(CNNMoney) - Una de las cadenas de cines más grandes de Estados Unidos tiene un plan para llevar a más gente a sus salas. Se trata de una estrategia que se gesta mientras Hollywood se está en medio de una depresión causada porque cada vez más personas se quedan en casa para ver Netflix, Amazon y canales de cable.

Cinemark presentó este martes el Movie Club, un plan mensual para comprar un boleto de cine al mes por un precio con descuento de 8,99 dólares. También incluye que los miembros puedan transferir los boletos no utilizados ese mes, lleven amigos a un precio más bajo y ofertas en los artículos de la marca.

LEE: Netflix por fin dará a conocer las cifras de audiencia de sus series originales

Cinemark cuenta con cerca de 350 multicines en Estados Unidos, que en conjunto operan más de 4.500 pantallas de cine. La compañía también posee alrededor de 200 multicines en Latinoamérica, con con casi 1.400 pantallas en dicha región.

Mark Zoradi, director ejecutivo de Cinemark, dijo a CNNMoney que el nuevo programa de precios va dirigido al público millennial, acostumbrado a pagar tarifas mensuales por televisión y películas en Netflix y Amazon, además de suscripciones musicales en Spotify.

Zoradi agregó que Cinemark comenzó a analizar esta idea de un servicio mensual desde inicios de 2017. En el caminó, precisó, se descubrió que la mayoría de los consumidores querían la opción de acumular boletos con descuento.

Es decir, si te registras en el Movie Club pero en realidad solo te importan los éxitos de taquilla de verano, podrías terminar con cuatro meses de entradas con descuento para usar justo cuando Hollywood comience a producir sus películas de acción y las secuelas.

Movie Club también se diferencia de un servicio llamado MoviePass, que introdujo un plan mensual de 9,95 dólares en agosto y que incluye ver un número ilimitado de películas en los cines. Posteriormente, también lanzó un ofrecimiento de tiempo limitado para un plan anual de 89,95 dólares.

MoviePass compra boletos de Cinemark y otras cadenas y los revende a los consumidores con un descuento. Se trata de un mejor trato si realmente te gusta ir al cine mucho pero no quieres comprar palomitas o refrescos caros.

El nuevo servicio Movie Club de Cinemark podría ser una forma de atraer clientes a los cines después de un duro 2017.

Este verano hubo tropiezos en la taquilla y aún no se sabe si incluso el exitoso debut de "Star Wars: The Last Jedi", a finales de este mes, ayude a que este año sea positivo para los estudios y cadenas de cines.

Las cadenas de salas de cine enfrentan muchos vientos en contra. Muchas están en modo inversión, gastando más para hacer que las salas de cine sean más atractivas y así atraer a más clientes.

Parte del problema es el fenómeno Alamo Drafthouse Cinema, ya que muchos consumidores en áreas urbanas van a cadenas como Alamo que ofrecen comida y bebidas más exclusivas, además de una película. El multicine estándar en el centro comercial suburbano puede estar perdiendo su encanto.

Zoradi admitió que era necesario hacer que la experiencia en el cine fuera más elegante para sacar a la gente del sofá y/o de sus dispositivos móviles. Eso se traduce en mejores opciones de comida y bebida, asientos más reclinables y otras características consideradas de lujo.

"Hemos gastado mucho tiempo y dinero para que la experiencia teatral sea única", dijo Zoradi. "Sabemos que la gente quiere salir de la casa y tener una experiencia compartida", agregó.

Las grandes cadenas también parecen estar reconociendo que el modelo de negocios de la industria solo necesita cambiar.

Mientras que Cinemark cree que un plan de suscripción plana podría funcionar, el director ejecutivo de Regal, otra empresa de multicines, les dijo a los inversionistas en octubre que la compañía planea cobrar más en boletos durante las horas punta de las películas y menos cuando la asistencia tienda a ser menor.

En otras palabras, es el tipo de aumento de precio empleado en Uber para las películas.

Entonces, ¿funcionará alguno de estos experimentos?

Zoradi cree que todavía hay muchas películas que la gente quiere ver en los cines en lugar de esperar que aparezcan en Netflix o bajo demanda.

Pero el tiempo dirá si un plan de suscripción mensual como Netflix es la cura para esta enfermedad que afecta a Hollywood.