(CNN) - Manifestantes progobierno en todo Irán marcharon este miércoles “en solidaridad con el régimen”, según la prensa estatal iraní, en un intento de neutralizar lo que los líderes del país han identificado como “agitadores extranjeros”.

“(El miércoles) es el día en que la gente está denunciando los recientes eventos y a los agitadores (manifestantes)”, reportó la agencia semiestatal de noticias Fars.

Imágenes en los canales de televisión iraníes mostraron este miércoles en la mañana a manifestantes en una variedad de ubicaciones, sosteniendo banderas de Irán y carteles escritos a mano apoyando al gobierno, con a fotos de los líderes del país.

Manifestantes progobierno se reúnen en el santuario de Massoumeh en la ciudad sagrada de Qom en Irán, a unos 130 kilómetros al sur de Teherán, el 3 de enero de 2018. (Crédito: MOHAMMAD ALI MARIZAD/AFP/Getty Images)

Las contraprotestas son una reacción común a la disidencia antigubernamental de Irán.

“Cada vez que tenemos una manifestación o disturbios hay un contragolpe de las instituciones progobierno”, le dijo a CNN Ramin Moshtagim, corresponsal de LA Times en Teherán. “El gobierno tiene sus propios seguidores y simpatizantes así que no es una sorpresa que encuentren una oportunidad para mostrar el apoyo a su gobierno”.

Las protestas de esta mañana son un contraste a las manifestaciones antigobierno, que empezaron más tarde y ganaron impulso hacia las horas de la noche.

Hasta el momento, al menos 21 personas en varias ciudades y pueblos del país han muerto en los enfrentamientos entre manifestantes y tropas del gobierno que han sacudido al país durante casi una semana. Más de 450 personas han sido arrestadas por el régimen, según fuentes oficiales.

Los manifestaciones tuvieron lugar en al menos 10 ciudades el martes en la noche. A medida que avanza la semana el número de manifestantes y de policías en las calles de la capital, Teherán, han disminuido, agrega Moshtagim.

“Desde el martes en la noche, las protestas en Teherán parecen disminuir en términos de número de manifestantes y en cuanto a policías antidisturbios ubicados en los alrededores” de las protestas en la capital, reportó el corresponsal.

En búsqueda de soluciones

El presidente de Francia Emmanuel Macron habló con su homólogo iraní, el presidente Hassan Rouhani, este martes, y le expresó sus preocupaciones por el número de muertos.

Macron pidió moderación y ambos acordaron posponer la visita del ministro de Relaciones Exteriores a Teherán debido al actual ambiente.

Entre tanto, la embajadora de Estados Unidos en la ONU elogió a los manifestantes iraníes este martes, y agregó que EE.UU. está buscando reuniones de emergencia en el Consejo de Seguridad en Nueva York y en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra sobre Irán.

“La gente de Irán está pidiendo libertad”, dijo la embajadora Nikki Haley. “Todas las personas amantes de la libertad deben respaldar su causa”.

Sus declaraciones, que fueron condenadas por los líderes iraníes, reflejan un esfuerzo más amplio y concentrado del gobierno de Estados Unidos de apoyar manifestaciones a más grande escala.

El líder supremo iraní, ayatolá Ali Khamenei, culpó este martes a los “enemigos” de Irán por agitar los disturbios en el país, sugiriendo que estaban involucrados en una “guerra de poder” y criticó a Donald Trump por tuitear su apoyo a los manifestantes.

¿Por qué protestan?

Las manifestaciones, que empezaron el pasado jueves en la ciudad nororiental de Mashhad antes de expandirse a otras ciudades, estallaron en un contexto de aumento de los precios de los alimentos y de la gasolina.

Desde su inicio se han vuelto en algunas ocasiones en protestas callejeras violentas con jóvenes descontentos en todo el país gritando eslóganes como “muerte a Khamenei”, refiriéndose al líder supremo de la república, ayatolá Ali Khamenei.

A pesar del alivio a las sanciones bajo el acuerdo de Irán, la economía del país sigue teniendo dificultades, con una cuarta parte de los menores de 25 años sin empleo.

Un grupo de personas protestan contra el gobierno de Irán.

Una protesta diferente

Si bien son más pequeñas en tamaño que las protestas de 2009, en las que millones de personas salieron a las calles de la capital, Teherán, la última ola de disturbios se ha extendido en todo el país.

“(Las últimas protestas) no solo no tienen líder, también están llegando a partes del país que no son activas políticamente, o están a la vanguardia de la política de la República Islámica de Irán”, le dijo a CNN Ellie Geranmayeh del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

“Entonces han protestado en pequeñas y grandes provincias, pero también en provincias pequeñas que ni siquiera los propios iraníes han oído antes”, agrega.

Las recientes protestas también han marcado una ruptura de las de 2009 en términos de su electorado demográfico. Mientras que en las manifestaciones de 2009 se vio a la clase media —un gran grupo de liberales y moderados— protestando, esta vez están manifestando los del extremo inferior del espectro económico.