(CNN) - Casi dos semanas después de que una demacrada joven de 17 años llamara a la policía para decirles que sus hermanos estaban siendo retenidos por sus propios padres, la familia Turpin todavía atrae la atención del mundo.

Pero más cerca de casa, vecinos, familiares y compañeros de clase se recuperan de la conmoción que les generan las acusaciones de que David y Louise Turpin privaron de alimentos, torturaron y encadenaron a sus 13 hijos, de entre 2 y 29 años, a sus camas.

LEE: Los 13 hijos Turpin sufrían hambre, pero los perros de la familia estaban bien alimentados

Ahora comienzan a recordar cada detalle de sus interacciones con la familia, y preguntándose cómo no pudieron notar algunas señales de advertencia.

Esto es lo que vieron.

Los vecinos vislumbraron ...

Salynn Simon, quien vive frente a la casa de Turpin en Perris, California, dijo a CNN el jueves que el vecindario todavía estaba en estado de shock.

"Simplemente pensé que eran muy reservados y que tal vez hicieron la mayor parte de sus actos en el patio trasero", dijo Simon, quien solía ver a la familia entrar y salir de casa por la noche.

De vez en cuando, Simon se acercaba a la puerta principal de Turpin para que su hija vendiera las galletas de la familia Girl Scout. "Louise nunca abría la puerta del todo", recordó Simon, pero veía a niños detrás de la mujer, saltando de un lado a otro porque estaban muy emocionados por las galletas.

Simon vio a seis de los chicos de Turpin en una fiesta de Navidad comunitaria hace un par de años. Ella dijo que el mayor era un varón, de unos 20 años, pero ella le dijo: "¡Te ves como si fueras un adolescente, no de 20 años!". Él solo sonrió y asintió, dijo Simon.

Julie Olah y Sharon Ontiveros, que también viven en el mismo vecindario, dijeron que estaban devastadas por las noticias.

"Me mata", dijo Ontiveros. "Eso me mata", agregó.

LEE: 13 hermanos prisioneros, ¿por que nadie se dio cuenta?

A pesar de que todo el mundo se pregunta cómo los vecinos no vieron ninguna señal de advertencia, los residentes han tratado de cuidarse, dijo Olah a CNN. "Entonces, cuando la gente se sienta y te juzga, no entienden todo lo que estaba sucediendo aquí".

El vecindario ha reunido 13 bolsas grandes con artículos de tocador, mantas tejidas a mano, juguetes y "todas las necesidades", dijo Ontiveros, asfixiado. Esperan darles las bolsas a los niños cuando sean liberados de los Servicios de Protección Infantil.

"Estamos haciendo esto con amor en nuestros corazones", dijo Olah, "solo para hacerles saber que nos preocupamos por ellos".

... y los compañeros de clase notaron un comportamiento extraño

La semana pasada, un excompañero de clase de una de las hijas de los Turpin, compartió su recuerdo de "una niña frágil" que "a menudo vestía el mismo atuendo morado".

La niña "era motivo de burla para los otros niños de tercer grado porque a veces su ropa parecía arrastrada por el barro", dijo la compañera de clase en una publicación de Facebook. También recordó cómo olía a heces, y cómo se burlaban sus compañeros cuando un maestro le pidió que tirara una mano hecha de "papel de aluminio desechado de un viejo chocolate Hershey".

MIRA: Los oscuros casos de niños secuestrados por décadas

Mientras que la mayoría de los niños de Turpin aparentemente fueron educados en el hogar, uno de los niños más grandes asistió a clases en el otoño de 2015 y la primavera de 2016, confirmó a CNN un vocero de San Jacinto College.

Angie Parra, una estudiante de dicha casa de estudios, le dijo a KNBC que recuerda al "dulce, pero extraño" joven en su clase de música que usaba la misma ropa todos los días y no hacía contacto visual. Ella recuerda cuán "hambriento" se mostró una vez, informó KNBC.

"Se paró junto a la mesa y no se sentó", dijo Parra. "Literalmente comía plato tras plato tras plato". "Pude ver la tristeza en su rostro", agregó.

Incluso los miembros de la familia se sorprendieron

Los familiares de los Turpin dijeron que tampoco sabían todo lo que hoy se conoce, y contaron haber sido rechazados cuando intentaron tener una relación con la familia.

Elizabeth Flores, la hermana de Louise, le dijo al programa "Good Morning America" de ABC que le rogó a su hermana que la dejara ver a sus sobrinas y sobrinos, incluso a través de Skype. Pero eso nunca se dio.

"Cuando eso pasa durante 20 años, y era antes de que los niños estuvieran allí, no crees que sea anormal", dijo Flores. "Si hubiera sido hace dos años que nos interrumpió, entonces podríamos pensar que algo no estaba bien. Pero esto ha estado sucediendo incluso antes de que tuvieran hijos".

MIRA: El inquietante caso de la pareja que mantuvo en cautiverio a sus 13 hijos

Una vez, dijo Flores, su padre intentó sorprender a Louise con una visita. Después de comprar un boleto de avión, Louise llamó y "le dijo que no viniera".

Flores incluso vivió con la familia durante unos meses mientras estaba en la universidad, hace años, cuando los Turpin tenían solo unos pocos hijos. "Pensé que eran muy estrictos", dijo Flores a GMA, "pero no vi ningún abuso".

Otra de las hermanas de Louise le dijo al programa "Today" de NBC que estaba preocupada por cuán delgadas eran las niñas, pero que su hermana simplemente "se rió de ellas".

"Bueno, David es tan alto y desgarbado que van a ser como él", recuerda Teresa Robinette que dijo su su hermana.

Darran Simon, Holly Yan, Steve Almasy, Madison Park, Sonya Hamasaki y Carma Hassan de CNN contribuyeron a este informe.