(CNN) - Construir cada uno de los ocho prototipos que buscan convertirse en el modelo para el muro fronterizo propuesto por Donald Trump, presidente de Estados Unidos, cuesta entre 300.000 y 500.000 dólares, y el Departamento de Seguridad Nacional está pagando la cuenta.

Sin embargo, desde que comenzó la construcción de los prototipos, en septiembre de 2017, los contribuyentes de San Diego han pagado aproximadamente 2,3 millones de dólares para protegerlos.

De acuerdo con el Departamento de Policía de San Diego y el Departamento del Sheriff de San Diego, estas dos entidades locales han venido dando seguridad alrededor de las estructuras. La mayoría de los 2,3 millones de dólares se gastó durante la etapa de construcción de un mes, del 26 de septiembre hasta el 26 de octubre de 2017. En ese periodo se proporcionaron 298 agentes del sheriff para tareas de seguridad.

LEE: El muro de Trump en México podría ser un regalo para los carteles de la droga

"No estamos allí para proteger muros, estamos allí para proteger a la gente", dijo el teniente. Karen Stubkjaer del Departamento del Sheriff de San Diego. "Brindamos protección de vida y seguridad a quienes podrían venir a protestar y ver los prototipos", agregó.

Los ocho prototipos fueron elegidos por Customs and Border Protection para ser construidos a lo largo de la frontera con México, en Otay Mesa, cerca de San Diego, California.

Visita presidencial

El Departamento del Sheriff de San Diego gastó 1,5 millones de dólares en salarios, pago de horas extras y suministros entre 26 de septiembre de 2017 y 13 de marzo de 2018, según documentos obtenidos mediante la Ley de Libertad de Información de California.

El Departamento del Sheriff ayudó principalmente a Aduanas y Protección Fronteriza durante las protestas y la visita de Trump en marzo. El mayor gasto individual fue en mano de obra, ya que los trabajadores ganaron 701.061 dólares en horas extras.

Esa fue la agencia principal que en una protesta en el sitio de los prototipos el 7 de diciembre de 2017. Ello costó al departamento 60.570 dólares.

"Basamos nuestra plantilla... en la cantidad de gente que esperamos en las protestas", explicó Stubkjaer.

Trump y el vicepresidente Mike Pence visitaron los prototipos en distintas ocasiones. Durante la visita del presidente, el 13 de marzo, elogió la construcción y dijo que prefería los muros con capacidades "transparentes". Esa visita costó 155.918,75 dólares al Departamento del Sheriff.

El Departamento de Policía de San Diego gastó un total de 751.375 dólares entre el 26 de septiembre de 2017 y el 27 de abril de 2018.

LEE: Las fotos que debes ver de la frontera de México y Estados Unidos

Las horas extra costaron 226.368 dólares, mientras que los salarios y beneficios fueron de 450.597 dólares. Los suministros y servicios ascendieron a 74.410 dólares utilizados para comprar Taser, lanzadores de balas de pimienta y proyectiles para usar durante las protestas. Se gastaron 10.602,60 dólares en micrófonos, auriculares y radios de dos vías.

Según el Departamento de Policía, hubo dos protestas programadas a la vista: una en octubre de 2017, durante la fase de construcción de los prototipos y otra durante la visita de Donald Trump.

Misión de seguridad pública

"La única vez que desplegamos agentes en el área fue durante las protestas de octubre y marzo", dijo el teniente Brent Williams del Departamento de Policía de San Diego. "No usamos municiones para ninguno de esos dos eventos".

Ninguna agencia de cumplimiento de la ley espera que el gobierno federal reembolse dichos gastos.

"Nuestra misión durante la construcción del muro fronterizo y la visita presidencial fue de seguridad pública y no se nos reembolsarán los costos incurridos en esa misión", dijo Stubkjaer.

Los ocho prototipos en Otay Mesa permanecerán como parte de la infraestructura fronteriza. Ocho prototipos duplicados se construyeron en un lugar no divulgado para que el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos pudiera realizar pruebas de los muros, incluidos los protocolos de seguridad contra violaciones, escaladas, antiexcavaciones y seguridad para los agentes de la patrulla fronteriza.

Un vocero de Aduanas y Protección Fronteriza dijo que la fase de prueba ya concluyó y que el departamento ahora evalúa qué muro (o partes de varios muros) usará.