Las acciones migratorias de Barack Obama, en la incertidumbre

(CNN)– Meses después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunciara nuevas acciones migratorias, emergieron nuevas dudas sobre cuándo —y si alguna vez— estas medidas tendrán efecto.

La administración de Obama dijo este miércoles que no le pedirá a la Suprema Corte de EE.UU. que reconozca las acciones ejecutivas controversiales, y optó por esperar a una corte más baja para decidir si las nuevas reglas pueden entrar en efecto o no.

Si esa corte decide a favor de Obama, millones de migrantes indocumentados que puedan beneficiarse del programa podrán empezar a aplicar para las deportaciones tardías este verano. Pero si la corte decide que la ley puede esperar, podría tomar años que las acciones migratorias entren en vigor.

Para la frustración de Obama y sus aliados, las reglas, que incluyen una amplia lista de protecciones para la deportación y nuevas pautas de permiso de trabajo, han sido instaladas desde febrero en una batalla iniciada por gobernadores republicanos en una corte.

Según los cálculos de la Casa Blanca, cerca de 5 millones de inmigrantes indocumentados que habrían sido elegibles para el programa estarán en el abandono.

En la página de la Ciudadanía y Servicios Migratorios de Estados Unidos, había beneficiados potenciales que podían confirmar su elegibilidad para una deportación tardía.

En el sitio web se lee una leyenda en letras rojas:

"Debido a una orden de la corte federal, (la agencia) no comenzará a aceptar solicitudes… a partir del 18 de febrero como estaba previsto originalmente”.

No se ofrece ningún día del comienzo del programa.

A un año y medio de que deje la presidencia, Obama se enfrenta a un reloj de arena en la promulgación de la que muchos de sus colaboradores y simpatizantes esperaban que formaría una parte importante de su legado.

Con la reforma migratoria legislativa, casi inconcebible, de cara a las elecciones presidenciales, surgen nuevas dudas sobre si las acciones de Obama estarán listas para cuando él deje la oficina en enero de 2017.

El gobierno dijo el miércoles que no le estaba pidiendo a la Corte Suprema revertir la decisión de un panel federal de apelaciones que el martes se negó a levantar un freno sobre las acciones de inmigración.

"El Departamento de Justicia se compromete a tomar las medidas que resolverán el litigio de inmigración lo antes posible con el fin de lograr una mayor rendición de cuentas a nuestro sistema de inmigración, dando prioridad a la deportación de los peores delincuentes, no a las personas que tienen grandes lazos con los Estados Unidos y que están criando a niños estadounidenses", dijo Patrick Rodenbush,un portavoz del Departamento de Justicia.

"El departamento cree que la mejor manera de lograr este objetivo es centrarse en la apelación en curso sobre el fondo de la propia orden preliminar".

Un alto funcionario del gobierno dijo que, aunque la Suprema Corte ha fallado a favor de Obama –permitiendo que las acciones de inmigración vayan hacia adelante— todavía habría un nivel de incertidumbre entre los solicitantes inmigrantes en cuanto a la situación del programa.

Dado que se esperan los argumentos orales sobre el mandato original en julio, por un grupo diferente de la misma Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, la medida cautelar podría regresar a su lugar si el panel decide detenerla.

El gobierno no ha descartado ir a la Suprema Corte si la orden es confirmada por el Quinto Circuito después de los argumentos de julio

Incluso si los tribunales fallan a favor de Obama, sus acciones migratorias no entrarían en efecto sino hasta dentro de meses, sino es que años.

Obama: "No estamos perdiendo contra ISIS"

WASHINGTON (CNN) - Evaluando su guerra contra ISIS luego de que el grupo tomara la ciudad iraquí de Ramada, el presidente Barack Obama dijo en una entrevista que su estrategia contra los terroristas "no es fallida".

"No creo que estemos perdiendo", dijo Obama este jueves en una entrevista con la revista The Atlantic, publicada este en su página web.

Calificando la caída de Ramada, la capital de la provincia de Anbar, como un "revés táctico", Obama responsabilizó al mal entrenamiento de las Fuerzas de Defensa de Iraq.

"El entrenamiento de las fuerzas de seguridad de Iraq, las edificaciones militares, los sistemas de comando y control no están siendo los suficientemente rápidas en Anbar, en las partes sunitas del país", dijo Obama a Jeffrey Goldberg de The Atlantic.

Mientras ISIS toma el control en las partes dominadas por fuerzas sufíes en Ambar, la administración ha trabajado para reforzar las fuerzas de seguridad de Iraq, incluyendo el apoyo de fuerzas multi sectarias conocidas como "Unidades de Movilización Popular" que incluye combatientes chiítas. Los funcionarios oficiales insisten que esas fuerzas deben mantenerse bajo el control del gobierno central de Iraq, una proposición que en el pasado ha generado dificultad.

En la entrevista, Obama respaldó el acuerdo nuclear con Irán en términos personales, diciendo que su propia reputación estaba en juego.

"Mira, de aquí a 20 años, yo aún voy a estar por ahí, si Dios quiere. Si Irán tiene una arma nuclear, es mi responsabilidad", dijo Obama.

Obama llega a Twitter... finalmente

(CNN) -  Ya es oficial. Después de años de firmar "-BO" al final de los tweets que escribía personalmente Barack Obama en las cuentas oficiales del gobierno, el presidente ahora tiene su propia cuenta en Twitter: @POTUS

"¡Hola, Twitter! Es Barack. ¡En serio! Después de seis años finalmente me dieron mi propia cuenta."

Para su foto de fondo, el presidente eligió una imagen poderosa del aniversario número 50 de la marcha de Selma a Montgomery, en el que junto con la primera dama y el congresista John Lewis encabezó una marcha conmemorativa.

Mediante un comunicado de la Casa Blanca se anunció que la cuenta @POTUS "servirá como una nueva forma para que el presidente Obama participe directamente con el pueblo estadounidense, con tweets que escribe exclusivamente él."

Obama debería reírse de la acusación de sexismo

Nota del editor: S.E. Cupp es la autora de 'Losing our Religion: The Liberal Media's Attack on Christianity', coautora de 'Why You're Wrong About the Right' y columnista en el New York Daily News. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) - Ahora que ya ha avanzado en su segundo mandato, creerías que el presidente se habría hecho un poco más fuerte.

Pero cuando de pruebas de la lealtad del partido se trata, el presidente Obama es demasiado sensible.

Así lo vimos esta semana, no en una sino en dos ocasiones en el marco de un único debate sobre su Acuerdo de Asociación Trans-Pacífico, el cual fue obstaculizado por los demócratas del Senado.

Primero, Obama le respondió a su amiga, la senadora Elizabeth Warren, por las críticas que hizo hacia el acuerdo comercial, al decir que estaba "absolutamente equivocada".

"Sus argumentos no pasan la prueba de los hechos y el escrutinio", dijo. Y el comentario final: "Elizabeth es, como ustedes saben, una política como todos los demás".

Una versión más diplomática y menos defensiva de eso podría haber sonado algo así: "La senadora tiene el derecho a tener su opinión y aprecio su pasión, pero simplemente resulta que estamos en desacuerdo".

Pero los sentimientos lastimados continuaron. Increíblemente, la Casa Blanca ha pedido una disculpa por parte del senador Sherrod Brown, quien, mientras defendía las críticas de Warren, acusó al presidente de tomarse una batalla legislativa de manera demasiado personal.

Brown también parece haber tocado una fibra sensible cuando sugirió que Obama había sido "irrespetuoso" con Warren cuando la llamó por su primer nombre. El demócrata por Ohio dijo lo siguiente en relación al presidente: "... ¿quizá no lo habría hecho con un senador hombre?"

Ahora, esa última afirmación es absolutamente descabellada. Obama y Warren son amigos, y él también llama a muchos hombres por su primer nombre. Pero, de hecho, es tan ridículo que la Casa Blanca no tenía que dignificarlo con una respuesta. Pedir una disculpa es algo que se espera de los maestros del jardín infantil, y no de los presidentes con un ego lastimado.

La belleza del tercer y cuarto año del segundo mandato es que para entonces, el presidente ya ha sobrellevado lo más difícil, y las intensas batallas y conflictos negativos que ocurren durante los tensos años electorales son cosa del pasado.

Usualmente ves a un comandante en jefe que finalmente siente que se puede relajar. Él bromea más con los cuerpos de prensa. Se muestra bromista con sus antiguos rivales en el Congreso. Puede reírse de sí mismo.

De cara a 2016, lo último que Obama querría es empezar a atacar a miembros de su propio partido. ¿Mi consejo? Relájese, señor presidente.

Obama: Estados Unidos usará la fuerza para defender a aliados en el Pérsico

THURMONT, Maryland (CNN) – El presidente Barack Obama, al enfrentar a los escépticos países del Golfo Pérsico con respecto al acuerdo nuclear con Irán, dijo este jueves que Estados Unidos usará su Ejército si es necesario para defender a sus aliados árabes.

Obama ha pasado los últimos días en conversaciones con líderes de la región en su residencia de Campo David y salió este jueves de ella para declarar su compromiso con la protección de los aliados de EE.UU. frente a cualquier agresión, en referencia a Irán.

Un comunicado conjunto dado a conocer al final de la reunión indicó que EE.UU. continuará enfrentando cualquier "agresión externa contra nuestros aliados y socios, tal como lo hicimos en la Guerra del Golfo", y que Washington está listo para trabajar con ellos para determinar una respuesta apropiada a cualquier tipo de agresión, "inclusive el uso potencial de la fuerza militar".

Las preocupaciones sobre las ambiciones nucleares de Irán estuvieron lejos de acabarse para cuando terminó la cumbre y Obama reconoció que hay diferencias entre él y las ricas monarquías petroleras en el bloque del Consejo de Cooperación del Golfo (GCC, por sus siglas en inglés), integrado por Arabia Saudita, Kuwait, Bahréin, Omar, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos. Pero los líderes expresaron su optimismo de que una mejor cooperación en materia de defensa mejorará las relaciones entre la región y Estados Unidos.

Al llamar la cumbre como "sin precedentes", el ministro de Exteriores saudita, Adel al Jubeir, dijo que las negociaciones de este día llevaran a las relaciones entre EE.UU. y las naciones del Golfo a "un nivel completamente distinto durante las próximas décadas".

Obama, al hablar con reporteros al concluir la cumbre, dijo que la relación entre su país y la región estaba por entrar a una nueva era.

"Fui bastante explícito”, dijo Obama. "Estados Unidos apoyará a sus socios del GCC contra cualquier ataque externo y profundizará y extenderá la cooperación que hemos tenido ante los muchos desafíos que existen en la región".

Antes de que iniciara la cumbre, diplomáticos árabes habían dicho que los Estados del Golfo habían decidido bajar la temperatura y acentuar lo positivo que se había logrado en reuniones con funcionarios estadounidenses.

Los países del Golfo habían estado buscando una mejora mayor en la alianza de seguridad a la que EE.UU. estaba dispuesta a conceder. Ahora quieren que esta cumbre se repita de forma periódica y que la próxima se realice en Riyad.

Al hablar con reporteros tras la cumbre, Obama dijo que está comprometido con atender futuras cumbres con el GCC.

El hecho de que varios líderes del GCC no hayan acudido a la cumbre en Campo David es visto como un signo de que muchos de sus miembros están en desacuerdo con lo que EE.UU. estaba por ofrecerles y querían mostrar con ello su descontento con varias de las políticas de Washington, incluyendo lo relacionado con las negociaciones con Irán.

Solo los líderes de Qatar y Kuwait asistieron a la cumbre, mientras que el rey de Arabia Saudita canceló de último minuto y el rey de Bahréin decidió ir al Royal Windsor Horse Show a las afueras de Londres. En el Reino Unido sostendrá una reunión con la reina Isabel II.

¿Fue la muerte de bin Laden una mentira?

Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, vicepresidente de New America Foundation y profesor de práctica de la Universidad Estatal de Arizona. Él es el autor de "Manhunt: The Ten-Year Search for bin Laden – From 09/11 to Abbottabad".

(CNN) - Seymour Hersh es uno de los gigantes del periodismo de investigación. Al inicio de su carrera, él dio a conocer la historia de la masacre de My Lai durante la cual cientos de civiles desarmados murieron a manos de soldados estadounidenses en Vietnam en 1968.

Hersh obtendría aún más reconocimiento luego del 11 de septiembre, al dar a conocer (junto con "60 Minutes") la historia de abusos que soldados estadounidenses cometieron contra prisioneros en la cárcel de Abu Ghraib en Iraq para The New Yorker en 2004.

Ahora surge otro informe de Hersh en el que asegura que "La hostoria de la Casa Blanca (sobre la redada llevada a cabo por los Navy SEAL de EE.UU. en 2011 en Paquistán que le dio muerte a Osama bin Laden) podría haber sido escrita por Lewis Carroll".

El artículo de Hersh fue publicado en el London Review of Books, no en el New Yorker, donde ha sido un colaborador desde 1993.

Debido a la estatura de Hersh, su artículo acerca de la redada de bin Laden atrajo tanta atención el domingo cuando fue publicado inicialmente, que el sitio web del London Review of Books colapsó.

¿Un encubrimiento masivo?

El principal argumento de Hersh en su nuevo informe es que, a diferencia de lo que funcionarios de la administración de Obama afirmaron tras el operativo contra bin Laden, los funcionarios estadounidenses y pakistaníes tenían pleno conocimiento acerca del paradero de bin Laden en la ciudad de Abbottabad, al norte del país, cooperaron en su captura y luego acordaron un encubrimiento masivo de todo esto, lo cual involucra a funcionarios en varios niveles distintos del gobierno de ambas naciones.

Estas son las principales afirmaciones que se hacen en el artículo de Hersh, las cuales en gran medida se basan en lo que indica un único funcionario de inteligencia retirado y no identificado de Estados Unidos:

• El operativo llevado a cabo en 2011 por los Navy SEAL en el complejo de Abbottabad donde bin Laden se escondía al norte de Paquistán no fue un tiroteo en el que los miembros de la unidad SEAL ingresaron a una situación peligrosa y desconocida, sino un ardid en el que el ejército de Paquistán había tenido a bin Laden cautivo en Abbottabad durante cinco años y simplemente lo puso a disposición de los SEAL, quienes llegaron al complejo en helicóptero la noche de la redada.

• Un funcionario de la poderosa agencia de inteligencia del ejército de Pakistán, el Servicio de Inteligencia (ISI, por sus siglas en inglés), acompañó a los SEAL en la redada y les mostró el complejo de Abbottabad, y los únicos disparos que se produjeron esa noche fueron los que los SEAL dispararon para matar a bin Laden.

• Un "desertor" en la Embajada de Estados Unidos en Islambad le avisó a la CIA que bin Laden vivía en el complejo de Abbottabad, y no era cierto —a pesar de las declaraciones de varios funcionarios estadounidenses después de la redada— que la CIA había rastreado al servicio de mensajería de bin Laden hasta el complejo de Abbottabad y que había desarrollado argumentos circunstanciales en relación a que bin Laden vivía ahí.

• Arabia Saudita financiaba el mantenimiento de bin Laden en su complejo de Abbottabad.

• Un médico del ejército paquistaní obtuvo una muestra de ADN de bin Laden que demostró que estaba en Abbottabad, una prueba que fue proporcionada a Estados Unidos para que toda la supuesta incertidumbre —mencionada por funcionarios de la administración de Obama después de la redada— acerca de si bin Laden en realidad vivía en el complejo fuera mentira.

• La "mentira más descarada", según Hersh, fue que "dos de los líderes militares de más alto rango de Pakistán —el general Ashfaq Parvez Kayani, jefe de personal del ejército, y el general Ahmed Shuja Pasha, director general del Servicio de Inteligencia de Pakistán (ISI, por sus siglas en inglés)— nunca fueron informados" de antemano sobre el operativo que Estados Unidos llevó a cabo en el complejo de bin Laden.

En resumen, según el relato de Hersh, el presidente Barack Obama y muchos de sus principales asesores mintieron sobre casi todo lo referente a lo que se considera como uno de los logros más destacados del presidente: autorizar a la redada en la que Bin Laden fue asesinado.

La evidencia

La versión de Hersh del operativo contra bin Laden es un fárrago de tonterías que va en contra de una multitud de recuentos de testigos oculares, datos inconvenientes y el simple sentido común.

Empecemos con la afirmación de que los únicos disparos que se produjeron en el complejo de Abbottabad fueron los que mataron a bin Laden. Eso ignora el hecho de que los dos SEAL que fueron parte de la misión, Matt Bissonnette, autor de "No Easy Day" y Robert O'Neill, han dicho públicamente que varias personas más murieron esa noche, entre ellas dos guardaespaldas de bin Laden, uno de sus hijos y la esposa de uno de los guardaespaldas. Su versión se complementa con muchos otros funcionarios estadounidenses que han hablado oficialmente conmigo o con otros periodistas.

Yo fui la única persona ajena en visitar el complejo de Abbottabad donde bin Laden vivía antes de que el ejército pakistaní lo demoliera. El complejo fue destrozado, quedó lleno casi por todas partes de vidrio roto, y varias áreas quedaron rociadas con agujeros de balas donde los SEALS le dispararon a miembros del séquito y la familia de bin Laden, o en un caso, intercambiaron fuego con uno de sus guardaespaldas. La evidencia en el complejo demostró que muchas balas fueron disparadas la noche de la muerte de bin Laden.

El sentido común te diría que la idea de que Arabia Saudita cubriera los gastos de bin Laden mientras vivía en Abbottabad es simplemente irrisoria. El principal objetivo de bin Laden era derrocar a la familia real saudí; como resultado de esto, su ciudadanía saudí fue revocada en 1994.

¿Por qué habrían los saudíes de pagar por el mantenimiento de su enemigo más mortal? En realidad, ¿por qué no habrían de hacer que sus aliados más cercanos, los pakistaníes, se hicieran de la vista gorda mientras enviaban a sus asesinos a Pakistán para acabar con él?

El sentido común también te diría que si los pakistaníes tenían cautivo a bin Laden y el gobierno de EE.UU. hubiera tenido conocimiento de esto, el camino más sencillo para ambos países no habría sido lanzar un operativo militar estadounidense en Pakistán, sino que le entregaran a bin Laden de forma discreta a los estadounidenses.

De hecho, los pakistaníes han hecho esto en varias ocasiones con otros líderes de al Qaeda, como Jálid Sheij Mohammed , el comandante de operaciones de los ataques del 11 de septiembre, quien fue puesto bajo custodia de Estados Unidos tras una redada en la ciudad pakistaní de Rawalpindi en 2003. Lo mismo ocurrió con Abu Faraj al-Libi, otro líder clave de al Qaeda a quien igualmente los pakistaníes pusieron bajo custodia estadounidense dos años después.

¿Por qué ocultarlo?

El sentido común también te diría que si los funcionarios estadounidenses se hubieran enterado de que los funcionarios pakistaníes ocultaban a bin Laden ahí, no hay razón por la que los estadounidenses hubieran tenido que encubrirlo. Después de todo, en la época de la redada contra bin Laden, las relaciones entre Estados Unidos y Pakistán se encontraban en un punto bajo histórico, debido a que los pakistaníes recientemente habían encarcelado a Raymond Davis, un contratista de la CIA que había asesinado a dos pakistaníes. ¿Qué tenían los funcionarios estadounidenses que perder al decir que bin Laden estaba siendo protegido por los pakistaníes, incluso si fuera cierto?

El hecho es que los altos funcionarios pakistaníes que Hersh afirma que protegían a bin Laden estaban tan sorprendidos como el resto del mundo por el hecho de que el líder de al Qaeda vivía en Abbottabad. La noche de la redada contra bin Laden, los funcionarios estadounidenses estaban monitoreando las comunicaciones de altos funcionarios militares de Pakistán como Kayani y Pasha, y sus reacciones de desconcierto confirmaron que los pakistaníes no habían tenido ni idea de la presencia de bin Laden ahí, según varios funcionarios con los que hablé mientras me informaba para "Manhunt", un libro acerca de la búsqueda de bin Laden.

En su artículo, Hersh señala correctamente que inmediatamente después de la redada contra bin Laden, funcionarios de la Casa Blanca hicieron inicialmente algunas afirmaciones falsas acerca del operativo —por ejemplo, que bin Laden utilizó a sus esposas como escudos humanos durante la redada— pero rápidamente fueron corregidas.

La única fuente que Hersh menciona por nombre en su artículo de 10.000 palabras es Asad Durrani, quien era el jefe del ISI durante la década de 1990, alrededor de dos décadas antes de que se llevara a cabo la redada contra bin Laden. Hersh describe a Durrani como una persona que en general respalda sus conclusiones.

Cuando le envié un correo electrónico a Durrani luego de que el artículo de Hersh fuera publicado, Durrani dijo que "no había evidencia de ningún tipo" en relación a que el ISI sabía que bin Laden se estaba ocultando en Abbottabad, pero que él aun así podía "hacer una evaluación en relación a que esto podría ser verosímil". Esto de ninguna forma es un buen respaldo para una de las principales afirmaciones del artículo de Hersh.

Durrani añadió que él cree que "el operativo contra bin Laden no podría haberse llevado a cabo sin nuestra cooperación". Esto pasa por alto el hecho de que los miembros de la unidad SEAL volaban en helicópteros furtivos a través de puntos ciegos en los radares de defensa de Pakistán, y la fuerza aérea pakistaní prácticamente no tenía la capacidad de volar de noche cuando ocurrió la redada. Por lo tanto, el operativo contra bin Laden se llevó a cabo de manera relativamente sencilla sin la cooperación pakistaní, según varios funcionarios estadounidenses con conocimiento sobre el operativo.

Por supuesto, todo tipo de cosas son verosímiles, pero tanto en el periodismo como al momento de escribir un artículo, uno busca evidencia, no verosimilitud.

Hersh ha tenido una carrera exitosa. Uno espera que no termine con un artículo sobre la administración de Obama y la redada contra bin Laden que parece tratarse de cómo Frank Underwood de "House of Cards" forma una alianza impura con Carrie Mathison de "Homeland" para producir una versión pakistaní de Watergate.

Reporte: Obama mintió sobre la muerte de Osama bin Laden

(CNN) -  El periodista ganador del premio Pulitzer, Seymour Hersh, afirma que el presidente estadounidense Barack Obama y su administración mintieron acerca de las circunstancias que rodearon el operativo que dio de baja a Osama bin Laden en 2011.

Citando una "importante fuente estadounidense", el periodista Hersh escribe en el London Review of Books que la administración de Obama cooperó con la inteligencia de Pakistán para matar al líder de al Qaeda, y que el jefe de personal del ejército pakistaní y el director general de la Agencia de Servicios de Inteligencia sabía de la misión, contrario a lo que había afirmado Obama al decir que los oficiales de Pakistán no habían sido avisados del operativo.

La administración dijo que recibió información del paradero de bin Laden cuando rastrearon su servicio de mensajería, y que bin Laden murió en un tiroteo con un equipo de élite de los Navy SEALs.

Pero Hersh escribió que el gobierno de Obama había acordado inicialmente decir que bin Laden había sido asesinado en un ataque aéreo; que la ISI tenía a bin Laden prisionero en el complejo de Abbottabad donde fue asesinado, y que un exoficial de inteligencia paquistaní había informado a Estados Unidos de su paradero por los 25 millones dólares que se ofrecían como recompensa en el momento.

La fuente que cita Hersh se identifica como un "oficial de inteligencia retirado que sabía sobre la información de inteligencia inicial acerca de la presencia de bin Laden en Abbottabad."

El periodista también dice que el discurso de Obama que anunció la exitosa misión se "hizo en un apuro" sin revisión o aprobación de los oficiales de seguridad nacional, lo que creó "caos en las semanas siguientes al anuncio".

"Esta serie de declaraciones egoístas e inexactas crearía caos en las semanas siguientes," dijo Hersh.

Hersh además afirma que su fuente dijo que: "El hecho de que había un acuerdo con los paquistaníes y ningún análisis de contingencia de lo que iba a revelarse si algo salía mal – eso ni siquiera se discutió".

"Cuando salió mal tuvieron que inventar una nueva historia de portada sobre la marcha."

La Casa Blanca no respondió a una solicitud para comentar sobre esta historia.

Hersh ganó el Pulitzer en 1970 por su informe impactante sobre la masacre de My Lai durante la guerra de Vietnam,  que fue ampliamente reconocido por contribuir a la reacción pública contra la guerra. Desde entonces ha informado sobre los conflictos en Irak, Irán y Siria. Hersh ha sido frecuentemente criticado porque frecuentemente usa fuentes anónimas.