CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

El presidente de Siria mezcla amenazas y promesas en un discurso al país

Por Juan Andrés Muñoz

El presidente de Siria, Bashar al-Assad, hizo vagas promesas de reforma y claras amenazas contra los manifestantes en un discurso al país este lunes en medio de protestas que han dejado más de 1.100 muertos en los últimos meses, según activistas de derechos humanos.

El líder sirio dijo que trabaja «para devolver a los militares a sus cuarteles en cuanto seas posible», pero también advirtió que el gobierno localizará «a todo aquel que derrame sangre o conspire en el derramamiento de sangre del pueblo sirio».

También Habló de la posibilidad de modificar la Constitución y se refirió a la necesidad de un «diálogo nacional», aunque dejó claro que su gobierno no participaría directamente con la oposición.

«No es un diálogo de la oposición con el gobierno sino que sería un diálogo que incluiría a todos los sectores de la sociedad siria», aclaró en su discurso, su tercero en tres meses.

Al-Assad culpó a las pandillas armadas y a los conspiradores de la violencia que afecta al país, y dijo que la revuelta ha empañado la imagen de la nación y ha debilitado su seguridad.

«Hay quienes están distorsionando la imagen de Siria en el extranjero, quieren abrir las puertas e incluso claman por la intervención. Tratan de debilitar la política nacional», aseguró en su discurso en la Universidad de Damasco.

«Hay quienes están matando en nombre de la religión y quieren esparcir el caos bajo el pretexto de la religión», aseguró, y se refirió a conspiraciones que funcionan como «gérmenes» que no pueden ser «exterminados».

Al-Assad ha recibido críticas de líderes en Estados Unidos, Europa y otros países por la represión violenta de los manifestantes.

En su discurso, al-Assad dijo que se había reunido con sirios que tenían demandas legítimas de mejorar la economía e incrementar las libertades personales.

Prometió «enmendar lo que ha sido dañado», aunque advirtió que tomaría tiempo.

«Para nosotros, el proceso de reforma es una convicción absoluta que será para el interés de la nación y los ciudadanos. No podemos simplemente saltar a lo desconocido. Estamos trabajando en construir el camino a nuestro futuro», dijo al-Assad.