CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Túnez celebra un año del derrocamiento del régimen

Por CNN en Español

TÚNEZ (CNN) — Miles de personas se reunieron en la principal avenida de Túnez esta sábado para conmemorar el primer aniversario de las protestas que derrocaron al presidente Zine Al Abidine Ben Ali y desataron una serie de revueltas a lo largo del Mundo Árabe.

Lo que se conoce como la Primavera Árabe vio caer presidentes en Libia, Egipto y Yemen así como surgir protestas desde Argelia hasta Irán e Iraq. Las manifestaciones continúan en Bahrein, mientras que en Siria hay una brutal represión contra quienes participan en las protestas.

La multitud que se reunió este sábado en la calle Habib Bourguiba era similar a la que se reunió en enero para manifestarse contra el Ministerio del Interior por el desempleo, la corrupción, los altos precios y la falta de derechos. La multitud reunida hace un año coreaba «fuera» al presidente Ben Ali, para exigir su salida.

Un día después, Ben Ali —el autoritario presidente que había gobernado el país del norte de África durante 24 años— huyó con su familia a Arabia Saudita.

Este año, entre la multitud había representantes de distintos grupos políticos, desde los ultraconservadores salafistas hasta los comunistas, así como muchos tunecinos que estuvieron en ese mismo lugar el año pasado. Se mostraron orgullosos de la hasta ahora tranquila transición política, aunque muchos expresaron señales de angustia por la economía y por la imposibilidad de la revolución de ofrecer trabajos y un mejor nivel de vida.

Moncef Marzouki asumió el cargo de presidente el mes pasado, se trata de un secularista conocido por su oposición al viejo régimen.

Líderes regionales, incluido el presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika; el jefe del Consejo Nacional de Transición libio, Mustafa Abdeljalil; y el príncipe de Qatar, Hamed el Thani, acudieron a la celebración oficial de la ceremonia en Túnez.

Movimientos opositores han expresado su descontento con la forma en que se organizó la celebración y la ausencia de representantes de alto nivel de países democráticos. Algunos grupos señalaron a Qatar por supuestamente interferir en los procesos internos de Túnez así como en su política exterior, y también señalaron vínculos entre el partido gobernante, Ennahda, y el extranjero.