¿Cómo puedo controlar mis ataques de pánico?

Por Charles Raison*

(CNN) — Los ataques de pánico se reconocen por la dificultad para respirar, dolor en el pecho y taquicardia. Pueden ocurrir a cualquier edad aunque tengas una buena condición de salud.

Son una de las experiencias más espantosas que un ser humano puede tener. Son sucesos muy extraños. Aunque no estés en ningún peligro físico en absoluto, sientes como si estuvieras en peligro mortal. En medio de un estado perfecto de salud, sientes como si estuvieras al borde de la muerte súbita. Y con frecuencia decirte a ti mismo que no hay ningún peligro real no es de ninguna ayuda.

Si los padeces, es importante que hagas una cita con tu médico inmediatamente. Algunos médicos se sienten cómodos tratando el trastorno de pánico o conocen a un médico que lo trata.

Como todo en la psiquiatría, las opciones de tratamiento son de dos tipos: medicamentos y psicoterapia.

El tratamiento de psicoterapia que ha tenido mejores resultados es similar en muchos aspectos a la terapia usada para el trastorno obsesivo-compulsivo. Tiene dos componentes principales, ninguno agradable, pero que en conjunto son muy eficaces. En primer lugar, el terapeuta trabajará contigo para exponerte poco a poco a situaciones que te causen pánico. Una vez que te encuentres en estas situaciones, te enseñará a tolerar los terribles sentimientos de angustia cuando inicien.

Sólo pensar en hacer esto podría causar sudor frío a una persona que padece ataques de pánico, y por eso es tan importante buscar ayuda profesional.

Entre los medicamentos psicotrópicos, existen dos clases particularmente eficaces para el pánico, y son muy diferentes entre sí. Las benzodiazepinas, como el Valium, el Ativan o el Klonopin, tienen poderosos efectos antiansiedad que se producen muy rápidamente después de ser ingeridos. Si tienes ataques de pánico largos, o los ataques vienen en ráfagas prolongadas, estos medicamentos funcionan con la suficiente rapidez como para interrumpir un ataque.

La mayoría de los antidepresivos también tratan ataques de pánico, pero a diferencia de las benzodiazepinas, requieren ser ingeridos diariamente durante varias semanas antes de poder apreciar sus efectos. Por esta razón, muchos médicos prescribirán a sus pacientes un antidepresivo y una benzodiazepina. Una vez que el antidepresivo ha sido ingerido durante varias semanas, las benzodiazepinas pueden ser interrumpidas.

Permítame que te advierta sobre estos tratamientos. La psicoterapia es genial, pero dependiendo de dónde vivas y el estado de tus finanzas, puede ser difícil encontrar y muy costosa. Las benzodiazepinas funcionan muy bien pero tienen un potencial adictivo cuando se toman a largo plazo. Si optas por el tratamiento con un antidepresivo, asegúrate de que tu médico te inicie en la dosis más baja posible, ya que –paradójicamente- los antidepresivos pueden causar ataques de pánico cuando son ingeridos por primera vez y, ciertamente, pueden empeorar a las personas ya afectadas.

La buena noticia es que todas estas opciones de tratamiento son eficaces, por lo que es muy probable que seas capaz de retomar el control de tus síntomas, encontrar alivio y continuar con tu vida.

*Nota del editor: El médico Charles Raison es profesor de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta en la Universidad de Emory y experto en la conexión entre cuerpo y cerebro.