El naufragio en Italia siembra las dudas sobre la seguridad de un crucero

(CNN) — La posibilidad de que un barco se hunda es en lo último en lo que quieres pensar cuando estás reservando unas vacaciones relajadas en el mar. Sin embargo, los coloridos anuncios publicitarios de gente divirtiéndose en grande en cruceros ahora compiten con las aterrorizantes imágenes de los pasajeros de Costa Concordia, algunos aún vestidos elegantemente para cenar en una desesperado intento por escapar del barco.

El viernes por la noche el crucero chocó con rocas de la costa occidental italiana y se volteó sobre un costado, dejando al menos 11 personas muertas. Más de 20 viajeros todavía se encuentran desaparecidos.

“Éste no es un simple remolcador de Italia. Es un moderno barco para cruceros, muy similar a aquellos que se utilizan actualmente en el Caribe”, dijo Fran Golden, experto en cruceros y colaborador de Budget Travel.

“No creo que nadie hubiera podido prever que un crucero moderno y hermoso de tan sólo seis años chocaría con una roca y se hundiría”, comentó a Early Start de CNN.

No extraño entonces que algunos viajeros estén cuestionando la seguridad de viajar en un crucero.

“Claro que un crucero de larga duración me asusta”, escribió Carolyn Spencer Brown, editora en jefe de Cruisecritic.com, respecto a lo rápido que fallaron las cosas en el Concordia. “Esta fue una falla sistémica que debería estremecer a la línea de cruceros hasta su núcleo”.

Pero la industria de cruceros afirma que hay poco de qué preocuparse, a pesar del incidente. Alrededor de 16 millones de personas se fueron de vacaciones al mar el año pasado, según la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros, la cual representa a 26 grandes cadenas de cruceros.

La asociación calificó el incidente del viernes como una terrible tragedia, pero le pidió a los viajeros verlo en perspectiva. “Los accidentes como éste son extremadamente raros en la industria de los cruceros, los cruceros seguirán siendo uno de los medios de viaje más seguros entre todos los tipos de vacaciones”, señaló la asociación en su página web.

Los barcos de cruceros modernos tienen equipo sofisticado diseñado para mantenerlos en curso, los alejan del mal clima y los mantienen estables en mares agitados. Aún así, ocurren accidentes y actos impredecibles de la naturaleza.

Algunos ejemplos recientes incluyen al Louis Majesty, el cual forma parte de Louis Cruise Lines, con sede en Grecia. En 2010, dos pasajeros murieron y 14 resultaron heridos cuando olas de 26 pies chocaron con el barco al noreste de España.

En 2007, el Sea Diamond, un crucero griego que llevaba a bordo 1,156 pasajeros y 391 tripulantes, se hundió en la isla egea de Santorini tras colisionar con un arrecife volcánico. Dos pasajeros se reportaron desaparecidos tras el incidente y nunca fueron encontrados.

Atiendan, por favor

Con la finalidad de aprender a sobrevivir durante una emergencia, se requiere por ley a los pasajeros de cruceros asistir a una plática sobre seguridad en un lapso de 24 horas antes de su viaje. Costa Cruises afirma que la mayoría de los pasajeros a bordo del Costa Concordia participaron en un simulacro de evacuación.

Durante un simulacro típico, el barco hace sonar las señales que llaman a la gente a sus puestos de salvavidas, para que sepan qué hacer si algo anda mal.

Pero el pasajero Benji Smith dijo que el informe de seguridad era más bien un "argumento de venta" para las excursiones en tierra. Otros, quienes se embarcaron en Civitavecchia, aproximadamente a una hora en tren de Roma, todavía no tenían la información.

Nancy Lofaro, una pasajera de New Rochelle, Nueva York, dijo que el simulacro estaba programado para el sábado, un día después de la catástrofe. Lofaro también dijo que parecía que la tripulación no sabía muy bien qué hacer durante la emergencia.

Entre el pánico, 'the panic' y 'die panik'

La confusión en parte se pudo deber a problemas de comunicación, dijo Golden. A diferencia de los barcos de crucero en el Caribe, el Costa recibe pasajeros procedentes de muchos países y por lo tanto hablaban diferentes idiomas.

"Sólo puedo imaginar el caos de tratar de comunicar a los pasajeros en, tal vez, ocho idiomas diferentes, cómo salir de la nave", dijo Golden.

El incidente pone de relieve la importancia de los simulacros de seguridad y prestar atención a ellos, agregó. "La gente va en un crucero, y creen que están protegidas en este país de las maravillas, y la realidad es que siempre hay que tener seguridad en la vanguardia de su pensamiento", dijo Golden.

"He visto a los pasajeros ir a los ejercicios de vida en barco y a la tripulación hacer esfuerzos sinceros para que usted aprenda a poner en su chaleco salvavidas, y al mismo tiempo, la gente está tratando de conseguir bebidas y tomarse fotos".

El entrenamiento de la tripulación en una situación de emergencia también es clave. Gran parte del entrenamiento se realiza por las mismas líneas de cruceros basadas en normas internacionales marítimas, dijo Golden.

La Guardia Costera inspecciona barcos de cruceros con banderas extranjeras en aguas de EU dos veces al año, estudiando la competencia de la tripulación durante un incendio y ejercicios de abandono del barco, dijo el comandante Buddy Reams, jefe del Centro Nacional de Cruceros de Experiencia de la Guardia Costera de EU.

Sin embargo, no importa cuántos protocolos de seguridad y de entrenamiento existan en el lugar, la imagen de un sumergido Costa Concordia se quedará tatuada en la mente de las personas cuando decidan si van a tomar un crucero, dijo Jonathan Bricker, un psicólogo de la Universidad de Washington.

Para evitar una disminución de las reservaciones, la industria de cruceros ha de comunicar que viajar en crucero es realmente seguro, agregó. "La gran mayoría de la gente que está pensando en tomar un crucero probablemente todavía van a tomar el crucero. Y ellos van a estar bien", dijo Bricker.