¿Un avión en tu garaje?
Este es el Transition, un avión de uso personal que sirve también como coche.

Por Anna Dietrich, especial para CNN

Massachusetts, Estados Unidos (CNN) – Los coches y los aviones comerciales movilizan a la gran mayoría de personas, pero como sabe cualquier viajero frecuente, ambos tipos de transporte tienen sus limitaciones.

Los coches están restringidos a las velocidades de las autopistas y a las rutas de la infraestructura vial. Las aerolíneas comerciales, con su alta seguridad, horarios programados y sistema de redes, ven opacadas sus velocidades de viaje con las largas esperas, y en todo caso uno tiene que conducir antes y después del vuelo.

La aviación personal, en donde los pilotos operan una pequeña aeronave, ofrece una alternativa con el potencial de llevarte a donde necesites de forma rápida, segura y bajo tu propio horario, pero también tiene sus limitaciones. Nosotros fundamos la compañía Terrafugia en 2006 para desarrollar una solución a muchas de las barreras del uso masivo de la aviación personal: nuestro trabajo llevó al desarrollo de un nuevo tipo de aeronave, que llamamos ‘Transition’.

Yo fundé Terrafugia como estudiante del Departamento de Aeronáutica y Astronáutica de MIT. Soy piloto, y estaba interesada en aprovechar la nueva ley de aeronaves deportivas y ligeras de la Administración Federal de Estados Unidos creada en 2004 para reducir las barreras de entrada al personal de aviación tanto para pilotos como para fabricantes.

Usamos los recursos disponibles en MIT y con la Asociación de Aeronaves Experimentales local empezamos a construir un equipo y un negocio mientras hacíamos los primeros diseños conceptuales del Transition. Desde el principio me ha gustado aplicar las habilidades en ingeniería de resolución de problemas a los retos de la creación de empresa: en muchas maneras, empezar una compañía es sólo un problema de ingeniería en un sistema.

También espero cumplir un sueño que he tenido desde que estaba en la universidad al ser capaz de volar algo que yo haya ayudado a diseñar y a construir.

Al describir al Transition, uso la frase “aeronave que rueda” en vez de “carro volador” para ayudar a establecer las expectativas de lo que es y de cómo será usado. Como una aeronave ligera deportiva, el Transition debe ser operado dentro y fuera de los aeropuertos por pilotos certificados. (Debido a que es una aeronave fácil de volar, la licencia de pilotaje requerida puede ser conseguida en semanas, en lugar de meses o años).

A diferencia de cualquier otro avión en el mercado hoy en día, el Transition puede doblar sus alas si se le pide, cambiar la energía de propulsor a los neumáticos traseros y conducirse como un vehículo de calle en cualquier vía de Estados Unidos. Diseñado para cumplir los estándares federales de seguridad de un vehículo motorizado, es el primer avión en incorporar características de seguridad similares a las de un automóvil como airbags en el tablero y zonas de absorción de la energía en caso de choque. Para mayor seguridad en el vuelo, hay un paracaídas completo para vehículo para ser usado en caso de emergencia.

Aunque el Transition no busca reemplazar al automóvil moderno, sí tiene el potencial de mejorar los viajes significativamente. Con alrededor de dos metros de alto, cabría en la mayoría de garajes, lo que permite ahorrar el dinero del alquiler de un hangar. Funciona con combustible sin plomo en lugar del combustible usual de la aviación, que es más costoso.

El Transition también puede usar cualquiera de los más de 5.000 aeropuertos de uso público en Estados Unidos, permitiéndole al operador evitar la congestión en grandes aeropuertos comerciales así como el tráfico en las vías. Después de aterrizar, el hecho de que pueda ser conducido a su destino final soluciona el “problema del último kilómetro”. Volando a más de 160 kilómetros por hora y viajando de punto a punto en el aire, bajo tu propio horario, el Transition puede ahorrarte varias horas que gastarías en un viaje regional típico.

¿Y en cuanto al clima, algo que usualmente dificulta los vuelos en aviones pequeños? Con el Transition, si el clima se pone mal, puedes doblar las alas sin salir del vehículo y seguir el viaje de forma segura en la carretera. Si el clima mejora, puedes ir a un aeropuerto cercano y volver al aire.

El Transition reduce tanto las barreras de costo, como la susceptibilidad al clima, la alta duración de un viaje completo de puerta a puerta y la falta de movilidad en tierra que ha impedido a la aviación personal tener un papel significativo para cumplir las necesidades de transporte de las personas.

En este inicio de 2012, Terrafugia está realizando numerosas pruebas en nuestros dos prototipos construidos. Estas aeronaves incorporan todas las mejoras que pudimos hacerles después de la finalización de las pruebas en vuelo y tierra realizadas en nuestra aeronave concepto en 2009.

Cubriendo tanto el uso aéreo como el terrestre, estamos usando una combinación de pruebas de energía y de carga con análisis sofisticado y estimulación para demostrar la conformidad con los estándares de aeronaves ligeras y deportivas así como los de seguridad de vehículos.

Si nuestro programa de pruebas sigue dando buenos resultados, podríamos estar entregándoles la primera aeronave a dueños privados al final de este año.

Aunque no es el “carro volador” de Los Supersónicos, el Transition es una solución de vanguardia para mejorar la movilidad personal de hoy en día. Considerando las reacciones que recibimos cuando mostramos la nave, está claro que a pesar de su enfoque práctico el Transition también está reavivando el sueño común de mayor libertad personal.

En medio de tantos productos innovadores, es difícil predecir a dónde nos llevará esta tecnología en el futuro, pero creo que el Transition es el próximo paso en el mejoramiento de cómo navegaremos nuestro mundo. Los motivo a pensar a qué lugar irían una vez tuvieran un avión en sus garajes.

Nota del editor: Anna Dietrich es presidente de Terrafugia Inc. en Woburn, Massachusetts. Ella se presentó en la conferencia global TED en Edimburgo, Escocia, en julio. TED es una organización sin ánimo de lucro dedicada a “ideas que vale la pena difundir”, que publica los videos de esas ideas en su página web.