CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Salud

¿Quién debe estar autorizado para enseñar yoga?

Por CNN en Español

(CNN) — Joe Palese tomó su primera clase de yoga en la década de 1990, justo cuando la práctica comenzaba a ganar popularidad en Estados Unidos.

“Ni siquiera tenían tapetes para yoga”, dijo, recordando el club deportivo en Nueva York que ofrecía la clase.

No fue hasta que comenzó a tomar clases en estudios de yoga que Palese se dio cuenta de que muchas de las sesiones anteriores eran versiones «diluidas» de yoga.

La interpretación libre no era lo que le molestaba, yoga por definición es una práctica diversa con más de una docena de estilos distintos. Pero, como recuerda Palese, algunas de las posturas que los profesores inexpertos demostraban simplemente eran incorrectas.

“Los instructores eran gente agradable y reproducían buena música, pero los estudiantes no sabían que estaban recibiendo lecciones pobres”, dijo Palese, quien se convirtió en instructor de yoga hace 14 años.

Y, según el autor y escritor de Ciencia del New York Times, William J. Broad, algunas de las posturas comunes de yoga pueden causar lesiones graves como daño en los nervios, cartílagos desgarrados, y apoplejías, entre otras.

Un artículo adaptado del próximo libro de Broad sobre yoga, presentado en Sunday Magazine del New York Times a principios de este mes bajo el título de Cómo el yoga puede destruir tu cuerpo (How Yoga Can Wreck Your Body), encendió un animado debate en la comunidad yogui sobre cómo mantener la seguridad de quienes lo practican.

En el artículo, Broad señaló que yoga es una “batalla campal” sin “jerarquía de funcionarios u organización que asegure la pureza y apego a conjuntos acordados de hechos y posturas, reglas y procedimientos, resultados y beneficios”.

Broad tiene razón: no existe un comité de supervisión gubernamental dedicado a la práctica de yoga. Y eso es debido a que muchos lo prefieren así.

“Yoga viene de India. Las cosas no son uniformes por tradición”, dijo Gyandev McCord, quien ha enseñado yoga durante 25 años.

En un esfuerzo por proporcionar una base común para las diversas prácticas de yoga, un grupo de practicantes experimentados —»yoguis»— se reunieron en 1999 para conformar la Yoga Alliance, una organización sin fines de lucro cuyo único propósito es crear los estándares mínimos para la formación de profesores de yoga.

Temiendo que las empresas gubernamentales o aseguradoras pudieran intervenir y empezar a tomar el control, la alianza se dispuso a autorregularse, dijo McCord, quien es cofundador y vicepresidente de la organización.

Es por los yoguis, para los yoguis. Después de todo, dijo McCord, “los que no entienden el panorama del yoga no están calificados” para regular los estándares de su enseñanza.

Cualquier persona entrenada en las escuelas registradas en la Yoga Alliance completa 200 o 500 horas de entrenamiento, con base en los siguientes cinco principios: técnicas de yoga, incluyendo posturas, respiración y meditación; metodología general de enseñanza; anatomía y fisiología; filosofía y ética del yoga; y entrenamiento, práctica, y enseñanza supervisada, en la que instructores de alto nivel observan a los alumnos para identificar y corregir cualquier problema.

McCord dijo que los cinco principios permiten tener “mucho espacio de maniobra”, y su objetivo es proteger y promover la individualidad del profesor.

Una vez capacitados, los instructores son certificados por la escuela y sus nombres aparecen en un registro que informa al público de los instructores en su área que han completado los estándares mínimos para la enseñanza de yoga. Los profesores entrenados por Yoga Alliance también pueden utilizar la marca comercial «RYT» —Profesor de Yoga Registrado, por sus siglas en inglés— antes de su nombre, lo que indica que han completado las horas requeridas.

Sin embargo, no todos los miembros de la comunidad yogui aceptan este enfoque.

Leslie Kaminoff, cofundador de Breathing Project, una organización sin fines de lucro que ofrece educación continua a practicantes de yoga, no está de acuerdo con la regulación de yoga de todo tipo. Cree que un enfoque de mercado libre hacia las regulaciones para el entrenamiento de los profesores de yoga.

“Yoga se trata de la libertad”, dijo. “El mercado es el supremo control de calidad”.

La enseñanza de yoga, dijo, se trata de una relación entre un profesor y un estudiante. Si un profesor está capacitado para enseñar yoga a través de internet o de un DVD en casa, y el estudiante está de acuerdo con eso, realmente no es asunto de nadie.

McCord dijo que no tiene problema con este enfoque. “No es ilegal enseñar sin la capacitación como instructor”, dijo.

Pero Palese es más cauteloso. Cree que aprender cómo alinearse correctamente es algo que necesita un “ojo experto”, lo cual no se puede lograr viendo un DVD.

“Cualquiera puede decirte qué hacer, lo principal es explicar cómo hacerlo”, dijo. Y eso es lo que separa a los profesores eficaces del resto, de acuerdo con Palese.

“Es alineación junto con conciencia”, dijo.

Palese entrena a profesores en un estudio donde da clases en los suburbios de Atlanta. Sus clases de 200 horas de entrenamiento se realizan un fin de semana al mes durante 10 meses, un largo periodo imperativo para el proceso de enseñanza.

“Se necesita tiempo para que el aprendizaje se asiente”, dijo Palese.

Ya que la enseñanza de yoga es mucho más compleja que simplemente dirigir a los estudiantes para que hagan posturas, Palese dijo que se reserva el derecho de extender el entrenamiento más allá de 10 meses si es necesario. Quiere dar a sus nuevos profesores el tiempo que necesiten para asimilar la información, con el fin de que puedan sentirse confiados al enseñar a los demás.

“Es la integridad y la conciencia que el profesor aporta a la clase lo que es más importante”, dijo Palese.

Palese dijo que los profesores exitosos están comprometidos con la seguridad de sus estudiantes y ofrecen sugerencias para modificar los ejercicios, así como accesorios como cinturones, mantas y bloques para hacer esas modificaciones. La voluntad de adaptar la práctica a los distintos públicos y entornos también ayuda.

“He enseñado yoga en los lugares más extraños”, dijo. Los buenos profesores “pueden enseñar yoga en un auditorio, una cárcel, un hospital”.

“Pueden transformar todo el asunto sólo por quienes son”.