CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tecnología

«Sweety High» les da poder a las jóvenes en la Red

Por CNN en Español

(CNN) — La cofundadora de Sweety High, Veronica Zelle, recuerda a una jovencita que desesperadamente quería cantar y compartir su voz, pero temía mostrar su rostro ante la cámara, así que lo cubría con una toalla oscura y cantaba en el fondo.

Pero a través de palabras de aliento de sus amigas y compañeras en Sweety High, una comunidad en línea exclusiva para preadolescentes y adolescentes, pudo mostrar su rostro.

Es un sitio que combina aspectos de una red social como Facebook con una convocatoria para ser creativas, en un entorno que incluye concursos con recompensas y puntos.

Historias como estas hacen que Zelle esté agradecida de ayudar a crear un refugio seguro en línea para las jóvenes, un segmento que no se atiende lo suficiente.

Su modelo es sencillo: Pregúntale a las jóvenes qué quieren y dáselo. Agrega sistemas innovadores de moderación de privacidad y seguridad para restringir el cyberbullying, y mamá y papá estarán felices de permitir que su joven hija se convierta en una sweetie.

Las compañías Privo y Crisp Thinking se unieron con Sweety High para ofrecer seguridad de primer nivel. Moderan todo el contenido generado por los usuarios, mientras que el personal la red social trabaja con psicólogos infantiles y policías cibernéticos para garantizar un entorno seguro continuo.

publicidad

Las personas que no son miembros no pueden ver nada en el sitio, lo que ayuda a prevenir de potenciales acosadores. Unirse es gratis, y por 5.95 dólares al mes, la membresía Sweety High Membership Badge ofrece mayores beneficios.

Esta red es para las chicas de entre ocho y 16 años y abarca la “mecánica de juegos de redes sociales en una plataforma de arte”, dice el CEO y cofundador del sitio, Frank Simonetti.

En lugar de depender de avatares animados como en el sitio Club Penguin, de Disney, o de un estilo minimalista utilitario como Facebook, Simonetti y Zelle querían que Sweety High fuera un destino donde las adolescentes pudieran expresar su creatividad y fueran recompensadas por ello.

“Hice este sitio exclusivo para chicas porque cuando las jovencitas se juntan en un entorno creativo, nueve de cada 10 veces, se alientan unas a otras”, dice. “Toma a esas mismas chicas, agrega a un chico, y van a ser diferentes. Sus posturas y reacciones serán diferentes. Ahí es donde entra el bullying. A los 12 o 13 años, las jovencitas no saben cómo comportarse cuando hay chicos y por buscar independencia se comportan mal”.

Los dos fundadores comparan la misión del sitio con el desarrollo de talento que se presentó en la película Fame (Fama), aunque en lugar de ser una prestigiada escuela de artes, Sweety High está disponible para todo el mundo. Pero las chicas pueden cantar con todo su corazón en los pasillos de esta idílica escuela en línea.

De manera irónica, los corazones son la moneda que las chicas ganan cuando navegan en los niveles de la plataforma de juegos de redes sociales de Sweety High. Cuando votan por otra usuaria en un concurso o apoyan su creatividad, dan uno de sus corazones, lo que crea un banco de karma que puede conducir a recompensas impresionantes más adelante.

“Vemos a muchas chicas que cuentan con una gran creatividad y talento”, dice Simonetti. “Parecía que no había nada adecuado para ellas en la red. Este es un destino de arte y entretenimiento que se centra en sus vidas, en lugar de la vida de un avatar. Recompensamos su creatividad en línea con premios reales”.

Las sweeties publican textos, arte, fotografías y videos con los que muestran su talento y las recompensas son un sueño vuelto realidad para las adolescentes y preadolescentes. La pianista Annie, de 13 años, compartió su talento musical en un video que publicó en Sweety High. Ganó el gran premio en un concurso que le permitió pasar un día con el músico Greyson Chance y ser parte de una de sus actuaciones.

Aunque la oportunidad fue increíble para Annie, dice que también se sintió feliz por descubrir un destino seguro en línea en donde puede conectar con chicas que comparten sus ideas y en donde puede expresarse sin temor a una crítica o un juicio duro.

Esto es especialmente importante para Annie, porque antes de Sweety High no le permitían tener una cuenta en Facebook o de correo electrónico por temor al cyberbullying. Ahora, Annie publica videos que crea con sus amigos y está aprendiendo a tocar la guitarra.

“Me alienta a ser yo misma, a seguir publicando cualquier tipo de video que quiero que salga y tal vez a intentar nuevas cosas para ver lo que otras personas piensan de eso”, dice Annie. “Sé que con cualquier cosa que intente, siempre habrá retroalimentación positiva, así que nunca me sentiré como que debo de dejar ser como soy”.

Para Karen, su madre, el sitio es un lugar seguro para que Annie explore sus oportunidades. Sweety High le da a los padres la capacidad de supervisar las cuentas de sus hijas menores de 13 años, sin que tengan una presencia dominante en el sitio. Pueden ver las solicitudes de amistad, mientras el personal de Sweety High supervisa el diálogo en línea para que no se convierta en acoso. Juntos, estos esfuerzos crean una atmósfera de etiqueta digital adecuada temprana que las preadolescentes y adolescentes pueden usar al crecer.

“Lo que me gusta como mamá de una hija es que tiene la oportunidad de brillar y crecer en muchas direcciones diferentes”, dice Karen. “Estas chicas son libres de sólo actuar como (personas de) 12 ó 13 años y no sentir que tienen que ser perfectas. Pueden darse cuenta de lo que les gusta hacer y fortalecerse y confiar en sí mismas”.

El sitio en fase beta de Sweety High, que empezó a funcionar el mes pasado, ya cuenta con 170,000 miembros y espera tener por lo menos un millón de usuarios registrados en los próximos seis meses. Algunos de los 100,000 egresados de Sweety High fueron contratados en programas de televisión y disqueras importantes o simplemente se animaron a unirse a la banda de marcha de la preparatoria, dice Simonetti.

Los concursos en el sitio como Be a Star, alienta a las chicas a “descubrir y ser descubiertas”. Al ganar los concursos, las niñas pueden ser presentadas con personas dentro de la industria del entretenimiento, para obtener mejores oportunidades.

Los miembros actuales y egresados también ven y tienen la oportunidad de participar en una serie de siete videos en la red que realiza Sweety High, incluyendo el último Food Star.

Las adolescentes y las preadolescentes son aficionadas a los programas de televisión de comida como Cupcake Wars, pero Simonetti y Zelle se dieron cuenta de que no había un programa de televisión que fuera producido específicamente para este mercado de jóvenes. En Food Star invitan a populares celebridades adolescentes a compartir sus recetas favoritas, junto con narraciones sobre su vida.

El panorama de Sweety High sigue creciendo y cambiando gracias a la retroalimentación.

Zelle tiene una cuenta en el sitio e interactúa con las chicas todos los días, siempre toma nota de lo que quieren ver más adelante. Después de trabajar en la industria del entretenimiento con personajes como Britney Spears, Madonna y Justin Timberlake, Zelle tenía una idea de lo que las jovencitas quieren, pero eso significa que tiene que estar interactuando y escuchando constantemente a sus sweeties, algo que considera como su dicha más grande.

Al animar a las chicas a alcanzar todo su potencial, a que cumplan con sus deseos y a inspirar las aspiraciones futuras en Sweety High, Zelle cree que las chicas se sentirán con poder hasta el punto en que nada las podrá desalentar.

“El poder de las chicas no se ha terminado”, dice. “Sólo se está reinventado”.

No se mencionan los apellidos para mantener la privacidad de los miembros de Sweety High.