Brasil prohíbe que ejecutivos de Chevron salgan del país por caso de derrame de crudo
George Buck, jefe operativo de Chevron Brasil, está entre el grupo de ejecutivos que no pueden salir del país en tanto pueden enfrentar cargos criminales por un derrame de petróleo.

Por Marilia Brocchetto y Maria P. White, CNN

(CNN) – Una corte federal de Brasil emitió una orden prohibiéndole a 17 ejecutivos del gigante petrolero estadounidense Chevron y de Transocean Ltd. abandonar el país mientras considera presentar cargos criminales contra ellos por un derrame de crudo el año pasado.

Entre los 17 a los que el sábado un juez federal de Río de Janeiro les ordenó entregar sus pasaportes, está en estadounidense: George Buck, jefe operativo de la división de Chevron en Brasil.

Kurt Glaubitz, vocero de Chevron, dijo que la empresa no ha recibido una notificación formal de la orden.

“Cualquier decisión legal será cumplida por la compañía y por sus empleados”, dijo.

El derrame de petróleo ocurrió en la profundidad del mar frente a la costa de Río de Janeiro en noviembre.

Al mes siguiente, fiscales federales brasileros demandaron a Chevron y al operador de la plataforma petrolera Transocean por 20.000 millones de reales, alrededor de 11 millones de dólares.

La demanda civil busca detener las operaciones en Brasil del gigante petrolero y de su operador, según dicen los fiscales federales en el estado de Río de Janeiro.

“Chevron y Transocean no pudieron controlar los daños causados por el derrame de casi 3.000 barriles de petróleo, lo que muestra la falta de planeación y administración ambiental de las compañías”, dijo la fiscalía en un comunicado en ese entonces.

Los daños serían mucho más graves que los identificados hasta ahora por las autoridades brasileras en noviembre tras el derrame. Sin embargo, expertos en el sistema legal brasilero dicen que la demanda probablemente no prosperará.

El derrame es pequeño comparado con el desastre en 2010 de la plataforma Deepwater Horizon en el que alrededor de cuatro millones de barriles de petróleo se derramaron en la costa estadounidense del Golfo de México. No obstante, el derrame brasilero llamó la atención sobre los riesgos ambientales en tanto el país desarrolla su llamada “región subsalina” en las profundidades del océano frente a la costa de Río.

El hecho también aumentó las tensiones con Chevron y otras compañías extranjeras que operan en el sector petrolero en Brasil.

El viernes, la Armada brasilera y funcionarios de Chevron identificaron una peuquina mancha de petróleo en la misma área en donde ocurrió el derrame. La mancha tiene un kilómetro de extensión, dijo Chevron.

Como resultado, Chevron suspendió por un mes la producción de la plataforma Frade –cerca de 60.000 barriles al día- y dijo que estaba usando dispositivos especiales para capturar el líquido filtrado.

La compañía estudia el nuevo caso y trata de determinar las características geológicas en el área que pudieron haber causado la mancha, dijo Glaubitz.

“Una vez determinemos eso, reiniciaremos la producción”, dijo.

Brasil busca ser el quinto mayor productor de petróleo para 2020.

“Según algunas estimaciones, el petróleo descubierto recientemente frente a las costas de Brasil podría duplicar las reservas que tenemos en Estados Unidos”, dijo el presidente Barack Obama durante una visita a Brasilia en marzo de 2011.

Asegurando que Estados Unidos quiere ayudar a Brasil con tecnología y apoyo para desarrollar las reservas petroleras, Obama agregó que su país “no puede estar más feliz con el potencial de una nueva y estable fuente de energía”.

“Y cuando estén listos para empezar a vender, queremos ser uno de sus mejores clientes”, dijo.