Obama pide una ‘rigurosa’ investigación para los agentes del Servicio Secreto
En este hotel de Cartagena se hospedaron los agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos que presuntamente llevaron prostitutas a sus habitaciones.

CARTAGENA, Colombia (CNN) – El presidente Barack Obama pidió una investigación “completa” y “rigurosa” sobre las acusaciones que involucran a agentes del Servicio Secreto y a prostitutas en Colombia.

Alrededor de 11 agentes y funcionarios del Servicio Secreto están siendo investigados por la revelación preliminar de que presuntamente llevaron a prostitutas al hotel en el que se hospedaban en Cartagena, le dijo a CNN una fuente del gobierno de Estados Unidos que conoce la investigación.

“Lo que pasó aquí en Colombia está siendo investigado por el director del Servicio Secreto”, dijo Obama, quien se pronunció en Cartagena, sede de la VI Cumbre de las Américas.

“Espero que la investigación sea completa y rigurosa. Si las acusaciones que ha hecho la prensa son confirmadas, entonces desde luego me enfadaré”, dijo.

La supuesta mala conducta ocurrió antes de que Obama llegara a Cartagena. El personal del Servicio Secreto fue regresado a Estados Unidos con licencia administrativa, dijo la agencia. El ejército estadounidense dijo que cinco de sus soldados que trabajaban con el Servicio Secreto también están bajo investigación por no cumplir el toque de queda y por presunta “mala conducta” en ese mismo hotel de Cartagena.

“Estamos representando al pueblo de Estados Unidos y cuando viajamos a otro país yo espero que cumplamos los estándares más altos”, dijo Obama. “Obviamente lo que ha sido reportado no concuerda con esos estándares”.

No obstante, advirtió: “Esperaré a que la investigación completa finalice para dar mi juicio final”.

Ninguno de los agentes o funcionarios que están siendo investigados era parte de anillo de seguridad personal del presidente y Obama no se hospedó en el Hotel Caribe, en donde los supuestos hechos ocurrieron. Pero los dignatarios y periodistas que reportaron desde la cumbre se hospedaban allí, dijo un funcionario gubernamental.

El representante Peter King, presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara, fue consultado sobre el caso y le dijo a CNN el sábado que el personal del Gobierno llevó prostitutas a las habitaciones en la noche del miércoles y “una de las mujeres no se fue en la mañana”.

Un administrador del hotel intentó entrar al cuarto, y eventualmente la mujer salió y dijo “que le debían dinero”, según afirmó King. Fuentes del Gobierno dijeron que hubo una disputa ente al menos un miembro del Servicio Secreto y una mujer que fue llevada al hotel y a la que se le prometió un pago.

Al menos una de las mujeres que fueron al hotel habló con la policía, y sus quejas fueron registradas en la embajada estadounidense, dijeron las fuentes.

“El Servicio Secreto vio ese reporte, e inmediatamente empezó una investigación”, dijo King.

El vocero del Servicio Secreto Edwin Donovon dijo que los agentes fueron  relevados de sus funciones el jueves –antes de la llegada de Obama a Colombia- y reemplazados después de “acusaciones de mala conducta”.

El subdirector de la agencia, Paul Morrissey, señaló que la agencia tiene “una política de cero tolerancia con mala conducta del personal”.

“El incidente no refleja el comportamiento de nuestro personal cuando viaja todos los días a lo largo del país y del mundo realizando sus labores en una forma dedicada y profesional”, dijo Morrissey el sábado. “Lamentamos cualquier distracción de la Cumbre de las Américas que esta situación ha causado”.

El ejército estadounidense está realizando su propia investigación e impartirá “castigos, si se necesitan, de acuerdo con las políticas establecidas y al Código de Justicia Militar”, dijo el Comando Sur de Estados Unidos en un comunicado el sábado.

Ronald Kessler, un experiodista del Washington Post que escribió un libro sobre el Servicio Secreto, dijo que el incidente es “claramente el mayor escándalo en la historia del Servicio Secreto”.

The Washington Post, el primer medio en reportar la historia, dijo que fue alertado de la investigación por Kessler.

Jon Adler –presidente de la Asociación de Agentes Federales, que representa a los agentes del Servicio Secreto- pidió cautela para no precipitarse, caracterizando el incidente como “aislado” y no necesariamente un escándalo.

“Esa es una interpretación muy dramática de un incidente aislado”, dijo. “Tenemos que confiar en el proceso de nuestra revisión interna”.

Aunque solicitar la prostitución es una acción legal en ciertas áreas de Colombia, es considerada una infracción en el código de conducta de la agencia, dijeron las fuentes gubernamentales. Funcionarios de alto nivel del Servicio Secreto y del Departamento de Seguridad Nacional quedaron enfurecidos por el incidente, dijeron las fuentes, señalando que la investigación indica que las prostitutas fueron llevadas al hotel que había sido asegurado para la cumbre.