CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Juicio del presunto cerebro del 9/11 inicia con distracciones

Por CNN en Español

(CNN) — La comparecencia de Khalid Sheikh Mohammed, señalado como autor intelectual de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, está programada para este sábado, pero algunas distracciones retrasan el proceso.

Es la primera presentación de Mohammed y otras cuatro personas ante un juez militar en Guantánamo, luego de que fueron acusados formalmente, hace un mes. Los otros detenidos son Walid Muhammad Salih Mubarak Bin ‘Attash, Ramzi Binalshibh, Ali Abdul Aziz Ali, y Mustafa Ahmed Adam al Hawsawi.

Los cinco están acusados de terrorismo, secuestro de aeronaves, conspiración, asesinato en violación de la ley de la guerra, ataques contra civiles, ataques contra objetivos civiles, causar intencionalmente lesiones corporales graves y la destrucción de la propiedad en violación de la ley de la guerra.

El primer reto que enfrenta la corte es la traducción.

El abogado de Mohammed dijo que su cliente «declinará comunicarse con la corte». Aunque inició el juicio, ningún defendido ha hablado.

Ya que no han declarado, el juez no ha podido confirmar que los defendidos escucharon la traducción de sus procesos. Mientras pasaba el tiempo, se instalaron bocinas para que la corte pudiera llevar a cabo las traducciones, pero algunos abogados objetaron esta solución.

El juez, el coronel James Pohl, dijo que interpondría una declaración de «no culpable» a nombre de Mohammed si él se negaba a hacerlo.

Dos de los acusados, Bin ‘Attash y Binalshibh, empezaron a orar en la corte.

Las acusaciones indican que los cinco son «responsables de la planificación y ejecución de los atentados del 11 de septiembre de 2001, en Nueva York, Washington DC, y Shanksville, Pensilvania, lo que resultó en la muerte de 2.976 personas», según el Departamento de Defensa estadounidense.

Si son declarados culpables, los cinco enfrentan la pena de muerte.

«He conversado con otras personas que creen que el circo va a comenzar con la primera comparecencia», dijo el contralmirante Donald Guter, que una vez sirvió como abogado de alto perfil de la Marina.

«Una de las cosas más importantes que va a suceder en la lectura de cargos es la programación de las pruebas y la programación de las audiencias de argumentos, y estoy seguro que habrá muchas», según Neal Puckett, un abogado y coronel retirado de la Marina que ha pasado la mayor parte de su carrera en los tribunales militares.

Técnicamente, una vez que los cinco están acusados, el tribunal ha cumplido con el requisito constitucional de un juicio rápido.

«La realidad, por supuesto, es que nadie en Guantánamo consigue un juicio rápido. Las reglas están escritas para que el reloj corra desde el momento en que los cargos son presentados, y por supuesto que el proceso corre una suerte de inicio y detención, inicio y detención, varias veces», dijo Puckett.

Inicialmente, el Ejército acusó a Mohammed en el 2008, pero el presidente Barack Obama dejó el caso como parte de su esfuerzo por cerrar el centro estadounidense de detención de la Bahía de Guantánamo.

Luego de no conseguirlo, Obama trató de trasladar el caso a una corte federal en Nueva York en 2009, pero se encontró con varios problemas políticos. El plan fue abandonado después de quejas sobre el costo y la seguridad.

En abril pasado, el secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, anunció que los cinco se enfrentarán a un juicio militar en Guantánamo.

La decisión fue criticada por algunos sectores, incluida la Unión Civil de Libertades Americana (ACLU, por sus siglas en inglés).

El mes pasado, Anthony D. Romero, director de la organización, dijo que el gobierno cometía un «terrible error en llevar a cabo los juicios más importantes sobre terrorismo fuera de tiempo y en un sistema de justicia de segundo grado».

«Cualquier veredicto que resulte de las comisiones militares de Guantánamo estará manchado por un proceso injusto y las políticas que de manera errónea sacan estos casos de cortes federales, que han manejado exitosamente y de manera segura cientos de juicios de terrorismo», dijo Romero.

Larry Shaughnessy contribuyó con este reporte