CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Egipto elige presidente en sus primeras elecciones libres tras Mubarak

Por cnninvitationsaccount

(CNN) — Egipto ha cambiado mucho desde las últimas elecciones presidenciales de 2005, en las que Hosni Mubarak ganó fácilmente las elecciones, en una votación amañada a su favor. En la actualidad, el expresidente se encuentra bajo guardia armada a la espera de su veredicto mientras que el país se dispone este miércoles y jueves a elegir nuevo mandatario en la primera convocatoria libre tras 30 años de régimen militar.

A pesar de las revueltas que acabaron con Mubarak, el país sigue siendo el mismo de alguna manera, ya que los militares están a cargo de Egipto a través del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (SCAF).

Desde la caída del régimen, el Ejército egipcio ha controlado el poder de manera provisional, sin embargo, muchos egipcios temen cada vez más que los generales se aferren al poder, y controlen las áreas ejecutivas y judiciales.

Ciudadanos frustrados en El Cairo protestaron este mes contra su presencia y la falta de paz durante la transición. Más de una docena de personas murieron en un enfrentamiento entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad en la capital egipcia.

Dentro de aquellos que pelearon por la revolución, existen dos opiniones: votar o no votar. “Es saludable ver que la gente no está pegada al televisor viendo football o novelas. Es bueno ver que de nuevo están interesados en la política de Egipto”, dijo Nour Nour, un estudiante de los muchos que protestaron en la plaza Tahir.

“Me hubiera encantado participar en las primeras elecciones presidenciales después de la revolución egipcia, pero no puedo participar simplemente porque no hay ninguna garantía en estas elecciones. No hay garantías legales o políticas que digan que los votos no serán manipulados”.

Kareem Kamel, un profesor de universidad que también participó en la Tahir, sí va a votar. “Para mí, esto es la mayor encarnación de la revolución. La gente ahora tiene la libertad de escoger. La gente ahora puede elegir quién los va a representar, sin miedo a ser castigados”, explicó.

Las mujeres egipcias también formaron parte de las protestas, pero algunas están desilusionadas con las elecciones y su posición en el país. “Lo único que los candidatos tienen en común es la banalidad de su compromiso con los derechos de la mujer y con preguntas sobre la igualdad entre los dos sexos”, escribe para CNN Hania Sholkamy, antropóloga y profesora en el Social Research Center of the American University de El Cairo.

Un 20% de mujeres trabajan y sólo cuentan con el 2% de representación en el Parlamento. En las elecciones parlamentarias, sólo ocho de 500 representantes fueron mujeres.

Entre los candidatos con más opciones, destaca el candidato laico Amro Moussa, exministro de Relaciones Exteriores y exjefe de la Liga Árabe, y Abdelmoneim Abol Fotoh, un aspirante islamista moderado y antiguo miembro de la Hermandad Musulmana. Los dos participaron en el primer debate televisado del país.

Moussa cuenta con gran popularidad en las provincias más pobres y las más densamente pobladas, donde muchos asocian la estabilidad con el viejo régimen. Es uno de los pocos candidatos con experiencia ejecutiva en el gobierno.

“Tienes que elegir a un presidente que pueda hacer el trabajo. No simplemente a un principiante quien al llegar empezaría apenas a aprender o pelearse con los otros”, señaló Moussa.

Abol Fotoh tiene el apoyo de los más educados y miembros jóvenes de la Hermandad Musulmana. Fue expulsado del grupo islámico cuando se postuló para presidente. Sigue siendo musulmán, y se ha enfocado en la ley y en la economía.

El candidato del Partido Libertad y Justicia, de la Hermandad Musulmana, Mohamed Morsi, goza de menor popularidad que el líder del mismo grupo y ha sido criticado por su visión islámica estricta, a pesar de que él asegura que descarta una teocracia fundamentalista islámica.

“No existe eso llamado ‘democracia islámica’”, dijo a CNN. “Hay democracia solamente, y la democracia es el instrumento presente ahora. La gente es la fuente de la autoridad”.

Varios analistas consideran que, si Morsi pierde las elecciones, especialmente a favor de Abol Fotoh, podría suponer una ruptura dentro del la Hermandad Musulmana. Está previsto que las autoridades publiquen las resultados de la primera vuelta este viernes. La segunda se celebrará el 16 y el 17 de junio.