CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Joven estadounidense denuncia que Apple no quiso venderle un iPad por hablar farsi

Por Juan Andrés Muñoz

(CNNEspañol.com) — Una joven estadounidense de origen iraní afirma que un empleado de Apple se negó a venderle un iPad en una tienda en el estado de Georgia tras oírla hablar en farsi.

«Entré en la tienda para comprar un iPad para mi hermana. Soy ciudadana de Estados Unidos. Ella es ciudadana de Estados Unidos. No hice nada malo», dice Saher Sabet, de 19 años.

Sin embargo, según Sabet, el empleado de la tienda Apple la trató a ella y a su tío como si hubieran cometido algún crimen.

«Me preguntó en qué idioma estábamos hablando, de una forma grosera. Le contesté que farsi. Somos de Irán. Dijo que no nos podía vender eso porque nuestros países tienen malas relaciones», relata Sabet.

La joven cuenta que se sintió conmocionada y que al día siguiente volvió a la tienda y el mismo empleado volvió a negarse a venderle el iPad esgrimiendo una política de Apple que prohíbe la venta de productos, directa o indirectamente, a Irán.

El problema con esa política, según Sabat, es que ella en ningún momento dijo que tuviera planes de llevar el producto a Irán.

El Departamento de Estado de Estados Unidos medió en el asunto diciendo que «no hay ninguna política en Estados Unidos que prohíba a Apple u otra compañía vender productos en Estados Unidos a alguien que vaya a usar el producto en Estados Unidos, incluidos los ciudadanos iraníes o de origen iraní. Si uno quiere llevar productos de alta tecnología a Irán, entonces necesita una licencia. Pero ese es un tema aparte».

El abogado de Sabet dice que lo que le ocurrió a su cliente es una clara violación de sus derechos como ciudadana estadounidense.

«No hay nada que faculte a Apple o a sus empleados a hacer esas suposiciones con respecto a si violaron alguna ley. Cuando discriminas a alguien en función de la etnia o nacionalidad eso va contra la esencia de lo que creemos como estadounidenses».

Apple emitió un comunicado en respuesta al incidente en el que dijo: «Nuestras tiendas se enorgullecen de servir a los clientes de todo el mundo y etnia. Los equipos de nuestras tiendas son multilingües y la diversidad es una parte importante de nuestra cultura. No discriminamos a nadie»:

La historia de Sabet se hizo viral y generó indignación en las redes sociales. Incluso se creó un logo que dice «iDiscriminate» (Yo discrimino).

También llevó a que grupos defensores de los derechos civiles enviaran una carta abierta al presidente de Apple, Tim Cook, exhortándole a aclarar las políticas de Apple y a entrenar mejor a sus empleados.

Sabet dice que habló con Apple por teléfono sobre el incidente y su mensaje para Cook es claro.

«Le diría que nunca me había sentido tan humillada o conmocionada por algo. Sobre todo en pleno 2012. Sé que mi país tiene un pasado de discriminación racial, pero nunca pensé que me fueran a discriminar en una tienda de Apple».