CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) — Cientos de personas se unieron el lunes en una sola voz con el mariachi en la Ciudad de México para despedir a Chavela Vargas, en un homenaje en el que las lágrimas y el tequila no dejaron de fluir.

Varios grupos y cantantes se alternaron para dar un adiós muy mexicano a Chavela en la Plaza Garibaldi, catedral de la música ranchera, y donde la intérprete de Macorina y La Llorona pasó tantas de sus legendarias borracheras con el compositor José Alfredo Jiménez.

Ni la lluvia que cayó durante algunos momentos hizo que la gente dejara de cantar hacia el féretro cubierto por el típico poncho rojo de La Chamana.

ARTÍCULO COMPLETO EN CNNMÉXICO.COM