CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

El mayordomo del papa Benedicto XVI enfrenta cargos por filtraciones

Por CNN en Español

(CNN) — El mayordomo de Benedicto XVI será acusado de robo agravado luego de la filtración de cientos de documentos secretos del apartamento personal del Papa a un periodista italiano, anunció este lunes un vocero del Vaticano.

Un segundo hombre, el experto en internet del Vaticano Claudio Sciarpelletti, será acusado de ayudar al mayordomo, Paolo Gabriele, informó Federico Lombardi, vocero papal.

Gabriele, uno de los asistentes más cercanos al Papa, fue arrestado en mayo bajo sospecha de entregar los documentos a un periodista italiano.

El escándalo ha sacudido a la jerarquía de la Iglesia Católica.

Gabriele fue confinado a una celda especial en el Vaticano por un mes y medio antes de ser puesto en arresto domiciliario en julio pasado.

Según El Vaticano, Gabriele admitió que filtró los documentos y está cooperando con los investigadores.

El arresto ocurrió luego de que se lanzó una investigación de alto nivel sobre documentos privados que aparecieron en el libro Sua Santita, de Gianluigi Nuzzi.

El Vaticano calificó la publicación del libro como “criminal”.

Al cardenal Julian Herranz se le encomendó el “mandato pontifico” de dar con la fuente de los cientos de documentos y cartas que llegaron a las manos de Nuzzi.

Nuzzi no confirmó la identidad de sus fuentes, pero dijo a CNN que su fuente primaria, a quien se refiere como María en el libro, arriesgaría la vida si es descubierta.

La fuente trabajaba dentro del Vaticano, de acuerdo con Nuzzi, que se negó a dar otros detalles sobre su género, edad o si él o ella es un clérigo.

El libro de Nuzzi destaca una lucha interna por el poder en el Vaticano, con base a numerosos documentos que incluyen faxes, cartas personales y memorandos. El periodista dijo que recibió los documentos durante un año de reuniones privadas en lugares secretos.

El Vaticano no ha negado la autenticidad de los documentos, y ha afirmado que la violación a la privacidad es un acto criminal.

Hada Messia y Barbie Nadeau contribuyeron con este reporte