5 secretos que pueden provocarte un infarto

Nota del editor: Este 29 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Corazón.

(CNN) — Nunca será una buena idea ocultarle información a cualquier médico. Sin embargo, los cardiólogos dicen que hay problemas específicos que pueden ser peligrosos o fatales si no se les informan.

Te presentamos cinco secretos que nunca debes guardar de tu cardiólogo:

Si tomas vitaminas o suplementos

La medicina alternativa o remedios herbales pueden ser efectivos para ayudar a tratar las enfermedades crónicas, pero los cardiólogos advierten que algunos suplementos pueden plantear graves riesgos para las personas que están tomando medicamentos para tratar alguna enfermedad cardiaca.

Desde la alfalfa hasta la yohimbina, pasando por el ajo y el ginseng, un estudio del Journal of the American College of Cardiology enlista más de dos docenas de productos herbolarios que los pacientes con enfermedades cardiovasculares deben evitar (lista en inglés).

Si te has hecho exámenes indicados por otro médico

Algunos pacientes prefieren ocultar a sus médicos que han recibido una segunda opinión o pruebas adicionales, dice el médico Richard Stein, portavoz nacional de la Asociación Americana del Corazón, en Estados Unidos.

"El objetivo es salir a buscar el mejor cuidado de salud posible; no se trata de hacer sentir bien al médico", dice. Si te aplicaron un análisis de sangre, un electrocardiograma, un ecocardiograma o una angiografía, Stein recomienda mantener tu propio expediente médico y llevarlo contigo a tu cita.

"No es justo esperar que un médico comprenda la gravedad de tu estado si no tiene toda la información”.

Si te has saltado tus medicamentos

"Los pacientes a menudo mienten acerca de medir su presión arterial o de tomar sus medicamentos para el colesterol", dice la médico Nieca Goldberg, directora del Programa Corazón de la Mujer en la Universidad de Nueva York.

Dice que los pacientes a veces creen que los medicamentos no son necesarios si modifican su dieta. Esto puede ser cierto a largo plazo, pero los efectos del cambio de dieta no son inmediatos, y al omitir su tratamiento, el paciente puede prolongar el problema.

Goldberg también dice que otro problema potencial surge cuando el cardiólogo toma la presión arterial del paciente y mide los niveles de colesterol sin notar cambios.

"No quieres que accidentalmente te recete una dosis más alta, cuando ni siquiera estás tomando la dosis más baja", explica.

Si estás pasando por tiempos difíciles

"Cuando se está bajo mucho estrés, y se produce exceso de adrenalina, esta puede estimular el corazón y causar arritmias y palpitaciones", dice el médico Alfred Bove, expresidente del Colegio Americano de Cardiología, en Estados Unidos.

Dice que los pacientes que han experimentado algún trauma serio en su vida —como una muerte, despido, divorcio, o incluso tener un trabajo muy estresante— pueden tener presión arterial elevada y deben ser controlados más cuidadosamente.

Tu dieta y hábitos de ejercicio

"Todo el mundo quiere aparentar lo mejor que puede, así que es fácil llegar y decir que comenzaste un programa de ejercicio, cuando en realidad no es cierto", dice Goldberg. "El sólo decir que has estado llevando a cabo una rutina de ejercicios no ayudará a mejorar tu salud cardiovascular”.

De hecho, podría ser perjudicial, dice Stein. "Si un paciente me dice que no siente dolores en el pecho, pero no está haciendo nada en términos de actividad física, entonces yo no estoy obteniendo un panorama correcto de la condición en la que realmente se encuentra su corazón", explica.

"Tal vez quiera practicarle al paciente una prueba de esfuerzo para ver lo que realmente sucede cuando se ejercita".

Si te sientes incómodo hablando con tu médico acerca de tu salud, es mejor cambiar de médico que mentirle.

Si tienes síntomas como falta de aliento y dolor en el tórax, busca a un médico con quien te sientas cómodo.