CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Inundaciones, muertes, incendios, apagones masivos y… Sandy aún no termina

Por CNN en Español

(CNN) — Incendios por corriente eléctrica e inundaciones masivas se unieron durante la noche del lunes y la madrugada del martes al repertorio de destrucción y muerte ocasionado por la tormenta Sandy en el noreste de Estados Unidos.

Hasta la mañana del martes, al menos 7 millones de personas permanecen en la oscuridad en 13 estados y el Distrito de Columbia.

Sandy causó 17 muertes a través de Estados Unidos y Canadá, que se añaden a otras 51 ocasionadas por la tormenta en el Caribe.

Columnas de humo emergieron entre las inundaciones debido a que los vientos y los niveles de agua afectaron las líneas eléctricas y desataron incendios en lugares como Lindenhurst, Nueva York.

Al menos 50 hogares se quemaron totalmente en Queens, dijeron bomberos locales, aunque la causa del incendio no fue inmediatamente conocida. Más de 200 bomberos luchan contra las llamas.

En otras partes de Nueva York, las líneas de respaldo de corriente fallaron. Una inundación de más de tres metros ocasionó la evacuación de 260 pacientes. Las enfermeras bombearon manualmente aire a los pulmones de los pacientes conectados a respiradores.

Atlantic City, en Nueva Jersey, se convirtió en una extensión del Océano Atlántico. El agua se elevó hasta nivel de las rodillas en las calles del centro histórico, mientras que el océano arrojó escombros.

En Connecticut, el personal de emergencias pidió a través de Twitter a los residentes atrapados por el agua que subieran a los niveles superiores de sus casas y colgaran una sábana blanca en una ventana que diera a la calle.

A lo largo de la Costa Este, los habitantes reportaron imágenes que nunca habían visto antes.

“Miramos por la ventana y había un río fluyendo a través de Manhattan”, dijo Earl Bateman, un corredor de bolsa que ha vivido en Nueva York por 30 años.

Como muchos de sus vecinos en Nueva Jersey, Montgomery Dahm quedó perplejo por los casi 30 centímetros de agua que inundaron Atlantic City.

Sin embargo, los efectos de Sandy aún no terminan. Los meteorólogos prevén que todo el noreste estadounidense soporte los daños de la tormenta.

Fuertes vientos soplarán desde el norte de Georgia hacia Canadá. También se prevé que una nevada lleve casi un metro de nieve a las montañas de West Virginia la mañana de este miércoles.

Miles de vuelos permanecen suspendidos este martes. Las oficinas del gobierno federal también están cerradas. Tomará entre 14 horas y cuatro días sacar el agua de los túneles del metro en Nueva York.

“El sistema de Metro de la ciudad de Nueva York tiene 108 años, pero nunca ha enfrentado un desastre y una devastación como la que experimentamos esta noche”, dio Joseph Lhota, presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte de Nueva York (MTA). “El huracán Sandy causó estragos en nuestro sistema de transporte completo, en cada ciudad y condado en la región”.

La dimensión de la destrucción por Sandy aún no ha sido determinada. Pero según una predicción del gobierno, solo los daños por viento de la tormenta podrían resultar en más de 7,000 millones de dólares en pérdidas.

Los cortes de energía se extendieron desde Virginia hasta Maine, y la icónica vista de Manhattan permanece en la oscuridad.

“Este será el apagón más grande relacionado con una tormenta en nuestra historia”, dijo el vicepresidente de la compañía de energía local Con Edison, John Miksad.

Después de matar a 51 personas en el Caribe, Sandy tocó tierra la noche de este lunes en el sur de Nueva Jersey, enviando un fuerte oleaje a las principales ciudades de la Costa Este de Estados Unidos.

Nueva York ha sido la localidad con más víctimas mortales, con cinco. Le sigue Maryland, con tres. Maryland, Connecticut y Pennsylvania registraron dos fallecimientos por entidad, mientras que en West Virginia murió una persona más. Otra muerte se registró en Canadá y al menos una muerte fue confirmada entre la tripulación del barco HMS Bounty, que naufragó frente a Carolina del Norte.