CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Las 10 peores ciudades de EE.UU. para las alergias estacionales

Por Funes

(CNN) — A pesar de que la temporada de alergias parece haber empezado tarde en los Estados Unidos, este otoño podría ser “una tormenta perfecta para todos aquellos que sufren alergias”, según la Fundación de Asma y Alergia de Estados Unidos (AAFA, según sus siglas en inglés). Y los residentes de diez ciudades a lo largo del país lo padecerán más que el resto.

La AAFA publicó su lista anual de “capitales de la alergia otoñal”, donde incluye los sitios más desafiantes para los alérgicos de Estados Unidos.

Los rankings están basados en varios factores: los niveles promedio de polen, la dependencia de los residentes en medicinas antialérgicas y la cantidad de de alergistas certificados de cada ciudad. Liderando la lista este año aparece Wichita, en Kansas, que ocupó el segundo lugar el año pasado.

Las 10 peores ciudades de Estados Unidos para las alergias estacionales son:

1. Wichita, Kansas

2. Jackson, Mississippi

3. Knoxville, Tennessee

4. Louisville, Kentucky

5. Memphis, Tennessee

6. McAllen, Texas

7. Baton Rouge, Louisiana

8. Dayton, Ohio

9. Chattanooga, Tennessee

10. Oklahoma City, Oklahoma

La lista completa incluye 100 ciudades de todo el país. Charleston, en Carolina del Sur, dio el mayor salto al pasar del número 42 al 26.

Las ambrosías, de las que existen 17 especies distintas en los Estados Unidos, son las principales culpables de las alergias estacionales, según la AAFA.

“Los científicos estiman que una sola planta de ambrosía puede liberar mil millones de granos de polen durante la temporada de ambrosía”, indica la fundación.

El clima también juega un papel fundamental en la intensidad de la temporada de alergias. Temperaturas más altas de lo común en el otoño pueden producir más polen. El moho provocado por inundaciones o tormentas también contribuye a los alérgenos exteriores, según la AAFA.

“Las condiciones meteorológicas extremas se traducen en una mayor exposición a los alérgenos, provocando que síntomas de las alergias estacionales lleguen a su punto más alto antes y duren más tiempo”, asegura la institución.