CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

La mitad de todos nosotros podría ser capaz de ver sin luz

Por CNNEspañol sjv

Por Jacque Wilson, CNN

(CNN) — Pasa lentamente la mano frente a tu rostro.

¿Tus ojos siguieron el movimiento? Si es así, tu cerebro ha creado un recuerdo de esa acción; recordará la apariencia del movimiento en caso que alguna vez vuelvas a hacerlo.

De hecho, un nuevo estudio sugiere que incluso si agitas la mano en la más completa oscuridad, tus ojos pueden «verla» simplemente porque lo han visto antes.

«Una de las cosas en las que nuestro cerebro es excepcionalmente bueno es detectar patrones fidedignos», dijo el autor principal del estudio, Duje Tadin, profesor de ciencias cognitivas en la Universidad de Rochester. «Piensa cuántas veces has movido tu mano y visto ese movimiento… Tiene sentido que nuestro cerebro aproveche este fuerte enlace».

Tadin y sus colegas condujeron cinco experimentos en donde involucraron a un total de 129 personas. Sus resultados fueron publicados en línea esta semana en la revista Psychological Science.

publicidad

Con los ojos vendados

Durante los dos primeros experimentos, a los participantes se les mostraron dos vendas. Se les dijo que una de las vendas «podría permitir pasar a una pequeña cantidad de luz». En realidad, ambas vendas bloqueaban toda la luz.

En otras palabras, a los participantes se les hizo esperar a NO ver con una venda y a PROBABLEMENTE ver algo con la otra. Esto produjo algo que se llama «expectativa experimentalmente controlada» para que los investigadores pudieran recabar información en una atmósfera menos subjetiva.

A los participantes se les pidió agitar una mano frente a los ojos con un ritmo lento y cómodo mientras tenían puesta una de las dos vendas. Los investigadores luego les preguntaron si habían visto algo, y, si lo hicieron, qué habían visto.

En el primer experimento, a los participantes se les dijo que ambas vendas serían utilizadas, por lo que esperaban poder ver en una de las dos pruebas. En el segundo experimento, a los participantes se les dijo que cada vez tenían una probabilidad de 50/50 de tener la venda «por la que se podía ver».

Alrededor de un 50% de los participantes informaron experimentar algún tipo de sensación visual en los primeros dos experimentos, a pesar de estar con los ojos completamente vendados; unos cuantos describieron formas bien definidas en la oscuridad. Algunos informaron con seguridad no haber visto nada.

Los investigadores concluyeron que la cinestesia, o el movimiento de las extremidades, puede generar percepciones visuales; sin embargo, es una aptitud adquirida.

«Nuestro cerebro predice lo que estamos por ver y genera una imagen de acuerdo a esto», dijo Tadin.

No puedo verte

En el tercer experimento, el investigador agitó su mano frente al rostro del participante mientras tenía puesta la venda.

En el primer experimento, ninguno informó haber visto la mano del investigador. En el segundo, únicamente dos de los 16 participantes informaron haber visto movimiento.

Esto sustentó la teoría de los investigadores que únicamente puedes «ver» tu propio movimiento corporal porque tu cerebro tiene tantas memorias fidedignas de tus propias extremidades.

Los súper videntes

En el cuarto experimento, un grupo selecto de usuarios con cinestesia replicaron el primer experimento. Las personas con cinestesia experimentan una rara mezcla de los sentidos; algunos ven colores cuando leen, otros experimentan sabores cuando dicen ciertas frases o palabras.

Lo que descubrimos inicialmente fue una combinación de los sentidos, nuestros sujetos tenían sensaciones visuales de lo que ocasionaba otro sentido», dijo Tadin. «Creamos la hipótesis que esta capacidad de ver tu mano en la oscuridad podría ser más fuerte en los que tienen cinestesia».

Los resultados obtenidos de aquellos que experimentan la cinestesia se salieron de las gráficas», dijo Tadin; todos informaron haber experimentado vívidas sensaciones de ver su mano en movimiento mientras tenían los ojos vendados.

Más información objetiva

En el quinto experimento, los investigadores retiraron las vendas y colocaron a los participantes en la oscuridad total con un rastreador de movimiento ocular colocado en la cabeza. La máquina registró su movimiento ocular cuando agitaron su propia mano frente al rostro, luego hicieron que un investigador agitara su mano y luego agitaron la forma de una mano en cartón.

Este experimento proporcionó evidencia objetiva para respaldar los hallazgos de los otros experimentos. Las personas que informaron haber visto su mano tuvieron movimientos oculares con el doble de fluidez que aquellos que no lo hicieron.

«Solamente podemos generar movimientos oculares fluidos si tenemos un objetivo en movimiento en dónde centrarnos», explicó Tadin. «Tuvimos una persona con cinestesia que tenía movimientos oculares perfectamente fluidos al seguir su mano en la total oscuridad. Con ella, llegamos a pensar que nos habíamos equivocado y habíamos dejado las luces encendidas».

Para llevar

Esto no significa que los humanos han sido previamente programados para ver en la oscuridad. Esto se aprende, dijo Tadin, y lo más probable es que únicamente aplica a tu propio movimiento corporal.

Tadin y sus colegas esperan que esta investigación pueda ser utilizada algún día para mejorar la coordinación entre manos y ojos. En la actualidad trabajan esta idea con un grupo de adultos mayores, una población que a menudo experimenta dificultades de coordinación entre manos y ojos.