CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Chile

Corte Internacional se dispone a fallar sobre la disputa marítima entre Perú y Chile

Por Juan Andrés Muñoz

Por Felipe Guler, para CNN


Santiago (CNN Español) — La Corte Internacional de Justicia de La Haya dictará este lunes el fallo de la demanda marítima que Perú interpuso en contra de Chile en el año 2008.

Casi 6 años de alegatos judiciales por un paralelo que marca la frontera marítima entre ambos países llegarán a su fin, un conflicto que tiene su origen en la Guerra del Pacífico del siglo XIX, pero que se desencadenó en el XX.

El entonces almirante de la Armada Peruana, Guillermo Faura, publicó en el año 1977 un libro titulado “El Mar Peruano y sus Límites”. En sus páginas, Faura fue el primero en sostener que la frontera con Chile no debería estar en el paralelo geográfico.

Estos textos inspiraron al expresidente de Perú Alan García a redactar la demanda peruana ante la corte de La Haya.

«Ese libro se tradujo en la misión diplomática que mandó García a Chile en el año 1986 y todas las tesis del libro son las que de una manera mucho más sofisticada han esgrimido los abogados peruanos en los tribunales de La Haya», sostiene el abogado y profesor de relaciones internacionales José Rodríguez Elizondo.

publicidad

En el año 1986, durante la dictadura militar en Chile, Perú envió al embajador Juan Miguel Bákula a negociar los límites afirmando que las fronteras actuales solo eran acuerdos pesqueros informales. Según el abogado Rodríguez Elizondo, las peticiones fueron ignoradas por el gobierno de Augusto Pinochet.

«No hubo negociación diplomática, se partió de la base que negociar era aceptar el cuestionamiento del límite y para nosotros el límite era exacto y correcto», sostiene el abogado.

Para la abogada constitucionalista Constanza Fernández, «ahí está el primer error de Chile. Que ese año, el 86, le señala con una nota diplomática de vuelta diciendo que se va a estudiar el tema y desde ahí comienzan a elaborar su tesis».

Finalmente, en el año 2004, luego de muchos intentos fallidos de conversación, Perú envía una nota diplomática a Chile dando el plazo de 60 días para comenzar las negociaciones. La Cancillería chilena estimó que no había nada que negociar ya que los límites marítimos ya estaban definidos por la Tratado de Santiago, un acuerdo de regulación marítima que fue firmado por ambos países en 1952.

«Perú toma esa nota diplomática como razonamiento suficiente como para decir: ‘Bueno, si ustedes no quieren negociar, entonces demandamos», según la abogada Fernández.

«La Cancillería peruana decidió presentar la demanda luego de la negativa de Chile para negociar. Chile reconoció expresamente la existencia de una controversia jurídica en 2005 y ello llevó a que el Perú presentara la demanda en 2008», explica Alejandro Neyra, consejero de Prensa del Ministerio de Relaciones exteriores de Perú.

Actualmente la frontera está trazada en un paralelo que nace desde el llamado «Hito 1» y se proyecta en el mar hasta 200 millas. Según la postura peruana el límite no debe ser un paralelo sino una diagonal que siga la forma de su costa, que en la práctica dejaría a Chile sin un territorio de casi 39.000 kilómetros cuadrados.

Para Mariana Durney, integrante del equipo de defensa de Chile ante La Haya, esta situación no es anecdótica.

«Para nosotros lo que está en juego es algo no menor. Para Chile éste es un caso de derecho de los tratados, donde hay un acuerdo perfectamente válido, vigente, aplicado por las partes reconocido por la comunidad internacional, que no se ha puesto en duda en 50 años y que es cuestionado por una de las partes que está obligado a cumplirlo, lo que es especialmente sensible y delicado en materia de fronteras», dice Durney.

Pero para Perú lo acordado en Santiago no es un tratado limítrofe. «El Perú considera la Declaración de Santiago como un instrumento declarativo que en su momento histórico permitió reivindicar las 200 millas marinas para los países que la suscribieron, pero de ninguna manera constituyó un tratado de límites», señala Neyra.

Por su parte, Ximena Fuentes, también del equipo de Defensa de Chile ante La Haya, dice que «Perú tiene muchas motivaciones para esta demanda. Una motivación que uno no debe descartar es la motivación política. Esta demanda de alguna manera busca un sentimiento de reivindicación porque Perú perdió territorio en la guerra. Es una reivindicación frente a Chile».

Los presidentes de Chile y Perú, Sebastián Piñera y Ollanta Humala, se han comprometido a acatar un fallo que quedará registrado en los libros de historia.