CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Las 4 lecciones que Atlanta (y otras ciudades) pueden aprender del caos tras la nevada

Por CNNEspañol sjv

Por Holly Yan y Joe Sterling, CNN

(CNN) — Las acusaciones empezaron casi de inmediato, y por una buena razón.

Unos cuantos centímetros de nieve causaron caos en Atlanta; los niños se vieron obligados a pasar la noche en las escuelas, conductores quedaron varados en las interestatales y la ciudad se convirtió en el hazmerreír del país.

¿Por qué ocurrió esto? ¿De quién es la culpa?

Y, lo más importante, ¿podría ocurrir en otra parte?

Tal vez.

publicidad

A diferencia de Boston y Nueva York, con sus infraestructuras bien establecidas desde hace mucho tiempo y distintos medios de transporte colectivo, Atlanta parece ser la nueva ciudad estadounidense.

No es solamente una ciudad sino también una región; un área metropolitana que reclama sus distantes suburbios como propios, al igual que Orlando, Dallas y Charlotte. Abarca 28 condados distribuidos en un área del tamaño de Massachusetts.

El martes, un singular fenómeno meteorológico combinado con una mala planificación y una sobre dependencia de los autos conspiraron para dar lugar a una tormenta perfecta

¿Qué pueden aprender otras ciudades del desastre ocurrido en Atlanta?

Analicemos las afirmaciones y realidades:

AFIRMACIÓN: Este fiasco pudo haberse evitado si Atlanta tuviera un sistema de transporte colectivo como el de Boston o Chicago.

Tanto el alcalde de Atlanta, Kasim Reed, y el gobernador de Georgia, Nathan Deal, le atribuyeron gran parte de la culpa al hecho de que todos -gobierno, negocios y escuelas- intentaron regresar a casa al mismo tiempo, y obstruyeron las carreteras durante horas.

«Ayer dije de inmediato que dejar ir a todas esas personas no fue la decisión correcta», dijo Reed el miércoles. «Si pudiera elegir, habríamos alternado los cierres».

REALIDAD: Sí, podría haberse evitado.

Sin embargo, el problema pone de manifiesto cómo Atlanta y otras ciudades dependen casi exclusivamente de los autos. Atlanta cuenta con un sistema de tren suburbano, pero éste no cubre la totalidad del área metropolitana.

Mientras la ciudad tiene una población de 1 millón de habitantes, la población del área metropolitana es de 6 millones.

Y cuando las oficinas y escuelas dejaron salir a todos el martes, las masas se subieron a sus autos para dirigirse a los suburbios. Un sistema de transporte público expansivo sin duda habría calmado algo del estrés producido por el tráfico vehicular.

El debacle de esta semana también es alarmante porque si ocurriera otra catástrofe y las carreteras fueran la única salida, Atlanta se volvería a encontrar en la misma situación.

Aunque una encuesta reciente muestra que muchas personas en el área metropolitana de Atlanta están a favor de la expansión del sistema de transporte colectivo, la ciudad no ha resuelto cómo pagar por él.

Una propuesta de impuestos sobre el transporte fracasó recientemente, ya que algunos dijeron que se habría gastado demasiado dinero en carreteras, en lugar de en trenes livianos.

AFIRMACIÓN: Atlanta necesita un gobierno de ciudad más parecido al de Nueva York.

El ex Teniente General Honore, quien coordinó las campañas de asistencia a lo largo de la Costa del Golfo tras el paso del huracán Katrina, dijo que las cosas se hubieran resuelto con más facilidad esta semana si el gobierno de Atlanta fuera más parecido al de Nueva York.

«En Atlanta, necesitan tener el mismo tipo de gobierno que tienen en la ciudad Nueva York, donde el alcalde controla la ciudad y todo a su alrededor, y el alcalde puede tomar decisiones respecto al cierre de las carreteras; él tiene autoridad en caso de emergencias como cuándo deben cerrar las escuelas», dijo.

Las escuelas y el gobierno deberían haber cerrado el martes, dijo.

REALIDAD: El área metropolitana tiene muchos líderes.  

El área metropolitana de Atlanta está compuesta por 140 ciudades y pueblos, la mayoría de los cuales tienen sus propios líderes que toman sus propias decisiones. E incluso dentro de la ciudad de Atlanta, Reed no toma todas las decisiones, como lo hace el alcalde de Nueva York.

Reed comentó que él no tiene la última palabra en algunos asuntos. Por ejemplo, Atlanta Public Schools es el responsable de decidir cuándo enviar a los estudiantes a casa. Y el estado es responsable de despejar las autopistas interestatales.

Pero el alcalde también dijo que hubiera hecho algunas cosas de otra manera.

«Cometimos un error al no alternar el momento en el que las personas debían irse, así que me haré responsable por eso; fue una lección aprendida», dijo Reed el miércoles.

«Si pudiéramos hacerlo de nuevo, diríamos, ‘Escuelas, ustedes salen primero, el sector privado, después y por último, el gobierno’. Y creo que eso hubiera ayudado».

AFIRMACIÓN: Ésta fue una «tormenta inesperada», y Atlanta no evitó arriesgarse, como lo hizo Nueva Orleans.

A medida que miles de conductores de Atlanta permanecieron inmóviles en las interestatales desde el martes en la noche hasta el miércoles, el gobernador de Georgia dijo que la tormenta tomó a los oficiales por sorpresa.

«Nos hemos enfrentado a una tormenta inesperada que ha azotado el área metropolitana de Atlanta», les dijo Deal a los reporteros el martes en la noche.

A partir de las 10 a.m. hora del este del martes, dijo que «la mayoría de los pronósticos tenían previsto que en la ciudad de Atlanta solo habría una leve nevisca o una acumulación muy pequeña, si es que había alguna, y que la mayoría de los efectos de la tormenta se darían al sur de aquí. Se hicieron preparativos para esas predicciones».

REALIDAD: No lo fue y Atlanta debería haber evitado arriesgarse.

El Servicio Meteorológico Nacional puso a toda el área metropolitana de Atlanta bajo una advertencia de tormenta de invierno a las 3:38 a.m. del martes. La agencia advirtió que habría de 2,5 a 5 cm de acumulación de nieve y que empezaría «tan pronto como a media mañana y duraría hasta esta noche».

El meteorólogo de CNN, Chad Myers, dijo que Atlanta recibió varias advertencias. El mismo Myers había predicho que caerían hasta 5 centímetros de nieve.

En realidad, solo un poco más de 5 centímetros de nieve cayeron en Atlanta. Aunque eso no es nada para la mayoría de las ciudades del norte, puede ser una gran carga para las ciudades del sur que no están acostumbradas a ello.

Comparemos la respuesta de Atlanta a la de Nueva Orleans. Esta ciudad también fue golpeada con nieve y hielo esta semana, pero decidió no arriesgarse al cerrar ciertas carreteras.

Si bien es cierto, Nueva Orleans respondió lentamente al desastroso huracán Katrina. Pero aprendió a prestarle atención a las advertencias.

El gobernador de Georgia dijo que también ha aprendido algo esta semana.

«Todos tenemos algunas lecciones que aprender de esto», dijo Deal. «Y creo que todos lo haremos».

AFIRMACIÓN: Atlanta no trató con anticipación las carreteras como Buffalo (y muchas otras ciudades del norte) lo hacen.

Éste fue un comentario que se repitió entre los conductores que estuvieron en las carreteras de Atlanta durante más de 10 horas: ¿Dónde están los camiones con la sal?

Ashley McCants pasó medio día en su auto antes de que se rindiera, se bajara del auto y caminara 3 kilómetros con su hijo de 2 años hasta llegar a la casa de un desconocido, donde pasaron la noche.

Durante esas 12 horas, ella no vio un solo camión de sal o un quitanieves.

«Fue desalentador», dijo McCants. «Me pareció que todo el mundo sabía que esto iba a suceder».

Ella comentó que la cantidad de nieve » no era tan terrible». Pero «Atlanta no estaba preparada para ello».

REALIDAD: Atlanta no es del todo responsable y la ciudad no tiene la capacidad.

Mientras muchos señalaron al alcalde, el único responsable de las calles locales de Atlanta,   en realidad es el estado el responsable de mantener las carreteras interestatales, donde ocurrió gran parte del embotellamiento.

El comisionado del departamento de transporte de Georgia dijo que los equipos ya habían sido enviados más al sur, pero luego permanecieron más cerca Atlanta, a medida que la tormenta se puso en marcha. Pero el tráfico que ya bloqueaba las carreteras también bloqueó los camiones de sal, arena y los quitanieves.

Myers, quien es originario de Buffalo, Nueva York, dijo que ahí se le aplica sal a las calles antes de que llegue la tormenta. Pero Atlanta no tiene la capacidad de ese tipo de tratamiento.

«Nosotros simplemente nunca hemos comprado la cantidad de equipo necesario», dijo. «¿Por qué habrías de hacerlo en una ciudad donde solo cae nieve una vez cada tres años? ¿Por qué habrías de comprar 500 quitanieves y camiones de sal, y dejarlos sin uso durante mil días en espera de la próxima ocasión en la que se necesitarían?»

Con información de Sean Morris, Carol Costello, Chelsea J. Carter y Dana Ford.