Chandrika Narayan, Catherine E. Shoichet y Haimy Assefa, CNN

(CNN) — Una nueva tormenta invernal cubrió la mayor parte del noreste de Estados Unidos este lunes, lo que causó problemas en las autopistas, en el tráfico aéreo y dejó paralizados a miles de fanáticos que querían volver a casa tras el Super Bowl.

La nieve está cayendo en Nueva York, Nueva Jersey y Pennsylvania, áreas que podrían ver hasta 25 centímetros de nieve.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

"El noreste enfrenta una triple amenaza esta semana", según Dave Hennen, meteorólogo de CNN.

"La tormenta de este lunes es solo una probada de las cosas que vienen. Se espera otra ronda de clima invernal este martes, y quizá una tormenta más grande el próximo fin de semana y a principios de la próxima semana".

La tormenta ya ha dejado hasta 15 centímetros de nieve en la ciudad de Nueva York este lunes, según Hennen. La temperatura seguirá bajando esta noche, lo que causará que se congelen las calles y banquetas.

La situación es tan mala en Nueva Jersey que el gobernador Chris Christie declaró el estado de emergencia.

Christie pidió a la gente no utilizar las vías para que estén libres para socorristas y otros funcionarios que respondan a cualquier situación de emergencia.

Durante una conferencia de prensa este lunes, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, también urgió a los residentes a no salir a las calles.

"La nieve está cayendo más rápido de lo que la podamos quitar, tenemos una operación muy agresiva con equipo quitanieves, pero la nieve está cayendo muy rápidamente".

La gran manzana se está preparando para las tres tormentas que se esperan en los próximos días, según el alcalde de la ciudad, donde se ha reportado una muerte relacionada con el clima.

Una advertencia de tormenta invernal también está en efecto para Philadelphia, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional. Boston estará bajo alerta de tormenta, a partir de este martes por la noche y hasta el miércoles por la tarde.

El clima invernal ya causó la cancelación de miles de vuelos un día después del Super Bowl.

Para las 17:00 horas (local) de este lunes, más de 1.900 vuelos había sido cancelados en Estados Unidos, de acuerdo con FlightAware.com, un sitio que divulga datos de vuelos. Más de 6.000 están demorados.

La mayoría de las cancelaciones son en LaGuardia, Newark Liberty, y  Philadelphia.

"Con las decenas de miles de fanáticos del Super Bowl queriendo regresar a casa este lunes, no hay muchos asientos disponibles para acomodar a todos", afirmó Daniel Baker, director ejecutivo de FightAware.

Los aeropuertos Newark, John F. Kennedy y LaGuardia están preparando frazadas y almohadas para los viajeros que no podrán volar esta noche, de acuerdo con Cheryl Albiez, vocera de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, que opera los tres aeropuertos.

Esta es la segunda ola invernal que afecta este año el noreste. El mes pasado, una fuerte tormenta invernal cubrió de blanco desde Nueva York hasta Massachusetts y Maine.

Holly Yan, Jason Hanna, Stephanie Gallman, Steve Almasy y Joe Sutton contribuyeron con este reporte.