(CNNMéxico) — Tres semanas después del despliegue de fuerzas federales en Michoacán, el gobierno mexicano indicó que con una inversión de 45.500 millones de pesos (alrededor de 3.400 millones de dólares) durante 2014 se impulsará el desarrollo económico y social de la entidad, afectada desde principios del año pasado por la violencia derivada de la acción del crimen y sus enfrentamientos con autodefensas.

El apoyo se distribuirá en cinco ejes que compondrán la segunda fase de la intervención federal en Michoacán, enfocada al “desarrollo integral" de la entidad.

Una primera etapa se centró en el control territorial por parte del estado mexicano, detallaron este martes el mandatario Enrique Peña Nieto y otros integrantes de su gabinete, en un evento en Morelia, capital michoacana.

Los cinco ejes anunciados para la estrategia son:

1.- Economía familiar y empleos.
2.- Educación y cultura para la prosperidad.
3.- Infraestructura moderna y vivienda digna.
4.- Salud y seguridad social.
5.- Desarrollo social y sustentabilidad.

Peña Nieto instruyó a los integrantes de su gabinete a designar a una persona encargada de seguir la aplicación de la estrategia en Michoacán.

LEE: Claves para entender el fenómeno de las autodefensas en Michoacán

También pidió al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, supervisar personalmente la evolución del plan al menos dos veces al mes. Incluso dijo que él mismo visitaría la entidad al menos en 12 ocasiones durante el año.

“Lo que quiero… es acreditar ante ustedes la firme convicción de que el gobierno de la república apoye con todas sus capacidades el desarrollo y el progreso de Michoacán, que se restaure nuevamente el orden”, expresó.

La última vez que Peña Nieto había visitado Michoacán fue en octubre pasado, cuando anunció la construcción de un aeropuerto en el puerto de Lázaro Cárdenas y otras obras de infraestructura, para ayudar al estado a superar los daños causados por el huracán Manuel.

Un mes más tarde, personal del ejército mexicano tomó el control de la seguridad en ese puerto, el más importante en esa parte del Pacífico, que había caído bajo control del crimen organizado.

El mandatario acudió al estado 22 días después de que se activara un operativo federal en la zona de Tierra Caliente, en el que participan agentes de la Policía Federal, el Ejército, la Marina y la Procuraduría General de la República (PGR), para contener una agudización de la violencia con enfrentamientos entre grupos del crimen organizado y las autodefensas civiles que tomaron las armas para repelerlos.

ARTÍCULO COMPLETO EN CNNMÉXICO.COM