Por Kevin Bohn, CNN

(CNN) - Ahora que el ex presidente George W. Bush mostrará por primera vez sus pinturas públicamente, dijo que espera que algunos de los líderes mundiales que fueron sus temas artísticos se sorprendan por la calidad.

"Creo que van a pensar algo así como 'vaya, George Bush es pintor'", dijo Bush en el programa "Today" de NBC durante una entrevista que saldrá al aire el viernes. "Estoy seguro de que cuando escucharon que estaba pintando dijeron: 'Vaya, ya quiero ver el muñeco de palos que pintó de mí'".

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Entre los líderes que Bush pintó está el ex primer ministro británico Tony Blair, el presidente ruso Vladimir Putin y el Dalai Lama.

Más de dos docenas de retratos nunca antes vistos se mostrarán al público el sábado en su librería presidencial en Dallas, en una exposición titulada "El arte del liderazgo: la diplomacia personal de un presidente". La exhibición, que también incluirá fotografías y artefactos, explorará las relaciones de Bush con líderes mundiales durante su mandato.

Las pinturas de Bush salieron a la luz por primera vez cuando un pirata informático obtuvo correos electrónicos privados de familiares de Bush que incluían fotos de algunas de sus obras. Entre las pinturas había autorretratos del presidente número 43 en la ducha y en la bañera mientras se miraba en un espejo, y algunos de los cuadros mostraban perros.

Cuando le preguntaron acerca de estas filtraciones, Bush dijo a NBC: "Es una invasión a la privacidad. Y sí, estaba molesto. Y tampoco quería que mis pinturas salieran. Me pareció muy interesante que el primer cuadro que salió fue en el que me pinté a mi mismo en la bañera. Lo hice porque quería impresionar a mi instructor".

Bush, quien comenzó las clases de pintura después que dejó la Casa Blanca en el 2009, dijo que espera que los líderes que eligió retratar lo tomen bien. "Ese fue el espíritu de amistad y que los admiro como líderes y me dispuse a darle una oportunidad en términos de lograr que la gente viera lo que sentía por ellos", le dijo Bush a su hija, Jenna Bush Hager, una corresponsal de "Today" para un segmento en el que se daba un adelanto de la exhibición.

Hasta ahora, había estado reacio a mostrar algunas de sus obras; comentó que no estaban listas para que el público las viera y que él todavía estaba aprendiendo.

Desde que dejó cargo, Bush ha dedicado su tiempo a dos proyectos importantes: el programa para salvar las vidas de africanos que padecen de SIDA y los esfuerzos para ayudar a los veteranos de la nación, como ayudarlos a encontrar trabajo. También se ha negado a hablar de política públicamente.

Si combinamos todo eso, los estadounidenses han comenzado a verlo con mejores ojos. El 49% tenía una opinión favorable de él, mientras que el 46% tenía una desfavorable, de acuerdo a una encuesta de Gallup realizada en junio del año pasado. Cuando Bush dejó el cargo en 2009, solo el 40% de los estadounidenses tenían una opinión favorable de él, un número que descendió a 35% en marzo de ese año antes de iniciar un lento ascenso de la posición donde se encontraba.