Por Ralph Ellis, Ray Sanchez y Barbara Starr, CNN

(CNN) — El sargento Bowe Bergdahl, un soldado estadounidense cautivo durante casi cinco años por terroristas durante la guerra de Afganistán, fue liberado, informó la Casa Blanca el sábado.

"Hoy el pueblo estadounidense está contento de poder dar la bienvenida a casa al sargento Bowe Bergdahl, cautivo durante casi cinco años", dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Bergdahl fue destinado a Afganistán en mayo de 2009 y capturado por los talibanes el 30 de junio del mismo año, en la provincia de Paktika. En julio, un funcionario militar estadounidense dijo que el soldado se encontraba detenido por el clan de señores de la guerra Siraj Haqqani.

Estados Unidos encontró “una apertura” y actuó rápido para salvar la vida del sargento Bowe Bergdahl, dijo el secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, este domingo.

“Creíamos que teniendo la información que teníamos, la inteligencia que tuvimos, nos daba como resultado que tanto la seguridad como la salud del militar estaban en peligro, con su salud deteriorada”, comentó Hagel. “Fue nuestro juicio el hecho de que si podíamos encontrar una apertura y nos movíamos muy rápido en ese sentido, necesitábamos sacarlo de donde estaba, esencialmente para salvarlo. Sé que nuestro presidente Barack Obama sentía muy fuertemente esta necesidad”.

Bergdahl, el último soldado estadounidense bajo cautiverio por los conflictos de Afganistán e Iraq, está en un largo viaje a casa después de ser liberado en un intercambio de prisioneros.

Se esperaba que llegara este domingo al Centro Médico Regional Landstuhl en Alemania tras cinco años de estar en manos de los militantes afganos.

El hombre nativo de Idaho de 28 años será sometido a tratamiento médico y luego será interrogado en Landstuhl, una facilidad masiva que se encarga de tratar a heridos de guerra de los conflictos de Iraq y Afganistán.

Su “proceso de reintegración” incluirá “tiempo para que nos cuente su historia, interrogarlo, y para reconectarlo con su familia por medio de llamadas telefónicas y conferencias de video”.

Un alto funcionario de Defensa dijo que Bergdahl podría acudir al Centro Médico Brooke en San Antonio, Texas, cuando esté listo para abandonar Landstuhl.

Así fue la liberación

Era un día más en los vividos en sus cinco años de cautiverio, y el sargento del Ejército estadounidense no sabía lo que los 18 combatientes talibanes estaban a punto de hacer con él el sábado en Afganistán.

Lo entregaron a un ejército que había llegado de visita, y Bergdahl se subió a un helicóptero que acababa de aterrizar en el este de Afganistán, cerca de la frontera con Pakistán. El relevo de su custodia fue bastante tranquilo, según un relato de los hechos proporcionados por un alto funcionario de Defensa de Estados Unidos.

Una vez en el aire, las palas del rotor del helicóptero aullaban tan fuerte que Bergdahl no podía comunicarse claramente con los extranjeros que componían la tripulación. Así que cogió un plato de papel y escribió tres caracteres:

"SF?"

La tripulación comprendió: ¿Fuerzas especiales?

Los comandos estadounidenses no se molestaron en escribir de nuevo. "¡Sí!", gritó al menos un soldado de EE.UU. sobre el rugido. "Hemos estado buscándote desde hace mucho tiempo!".

Bergdahl se derrumbó y rompió a llorar.

Erin McPike, Elise Labott, Ed Lavendara, Sophia Saifi en Islamabad y el periodista Zahir Shah Sherazi en Peshawar contribuyeron con este reporte.