Por Dean Irvine, CNN

(CNN) - Despegar en uno de los nuevos aviones de prueba Airbus A350WXB es una experiencia tranquila, que hasta podría parecernos extraña.

Impulsado por dos grandes motores Rolls Royce Trent XWB, esperarías escuchar algo más que un pequeño zumbido cuando el avión avanza rápidamente por la pista.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Pero al momento del despegue y el ascenso hacia los cielos despejados de una mañana en Hong Kong, es muy poco lo que se escuchaba en la más reciente incorporación a la aviación comercial.

El silencio lo complementa la naturaleza única del vuelo.

La mayoría de los pocos pasajeros selectos que iban a bordo del vuelo AIB 206 hacia Singapur eran parte del fabricante del avión, miembros de un dedicado equipo encargado de las pruebas finales para asegurar que el avión obtenga la certificación a fin de entrar en servicio en diciembre con su primer cliente, Qatar Airways.

El vuelo fue parte del viaje para probar la ruta del Airbus A350XWB, algo parecido a una gira mundial en la que clientes actuales y posibles clientes pueden dar un vistazo de primera mano a las características del avión, mientras los ingenieros continúan realizando pruebas y hacen ajustes.

El llamado MSN005, el avión que voló sobre el mar de China Meridional, la península malasia, y Sumatra, es uno de los dos únicos de la flota de cinco aviones de prueba que cuenta con una cabina totalmente equipada, por lo que el vuelo fue un buen indicio de lo que está por venir para millones de pasajeros en los próximos años.

Con capacidad para cuatro pasajeros en fila en la sección ejecutiva de 42 asientos, y para nueve pasajeros en fila en las dos cabinas de clase económica, este es el futuro de los viajes de larga duración, tal como lo presentó el fabricante europeo de aviones.

Cabina reluciente  

Es la competencia del Dreamliner 787 de Boeing y nuevas versiones del 777, y Airbus espera que tome una buena parte de la flota en expansión de aviones de doble pasillo en el mundo.

A primera vista, la reluciente cabina simplemente parece ser un bonito avión nuevo, pero en general cuenta con características que Airbus espera lo distingan de la competencia e impresionen a pasajeros y aerolíneas por igual.

"Con fibra óptica hemos integrado los cables para el sistema de entretenimiento a bordo, hemos movido las cajas de control a un panel debajo del asiento y el piso, y logramos hacer que el piso fuera plano", dice Roland Naudy, gerente de mercadeo de Aircraft Interiors.

Eso podría ser un verdadero alivio para las personas que no podían estirar los pies debido a la caja del entretenimiento a bordo.

Las pantallas en los respaldos de los asientos en clase económica serán de 10,6 pulgadas (26,9 centímetros), las cuales Airbus dice serán proporcionadas por ya sea Thales o Panasonic, dependiendo de la preferencia de cada aerolínea. Es posible conectar tabletas y teléfonos inteligentes en los respaldos de los asientos, algo que se está convirtiendo en un nuevo estándar.

La iluminación LED a bordo cuenta con la increíble cantidad de 16,7 millones de posibles combinaciones de color, las cuales no se completarían ni siquiera en un viaje intercontinental de 16 horas. Además, la cabina está presurizada a una altura equivalente a 6.000 pies (1.828 metros) en lugar de una medida más estándar de 8.000 pies (2.438 metros), lo cual se dice, reduce los efectos del jet lag.

Mientras se afirma que el avión tiene un cuerpo extra ancho (de ahí el XWB), la altura de la cabina sin los compartimientos superiores centrales es impresionante (aunque eso podría ser una opción solo para primera clase y clase ejecutiva).

Para quienes prefieren el asiento de la ventana durante los vuelos, pero sienten que la curva de la pared lateral no los deja dormir, el nuevo avión tiene una de las paredes laterales más planas de la industria, así que el dolor de cuello también podría ser cosa del pasado.

Otro pequeño toque es que la luz del baño se enciende y luego se atenúa al abrir la puerta.

Pruebas de temperatura extrema  

En general, el avión parece estar listo para entrar en servicio el día de mañana, pero a lo largo del mismo hay cientos de sensores que le trasladan información a una estación de pruebas de vuelo ubicada en medio de la cabina posterior de la clase económica.

Dos ingenieros de pruebas estudian minuciosamente los datos durante el vuelo, y recolectan hasta 120.000 parámetros. Todo, desde la temperatura en ciertos puntos de la cabina hasta el flujo de combustible, pudo ser transmitido en vivo a las oficinas centrales de Airbus en Francia.

Se ha programado más vuelos de prueba hacia África y Australasia, y aunque las pruebas para determinar si el avión está listo se han llevado a cabo durante más de un año (entre ellas pruebas a temperaturas extremas en el Ártico, entradas en pérdida, y casos en los que se debe abortar el despegue a toda velocidad) preparar el interior de acuerdo a los gustos de los clientes también es un proceso largo.

"Esperamos que el proceso dure más o menos 10 meses", dijo Didier Nasarre, jefe del programa de clientes.

De hecho, dijo, han sido más de 20 meses para el primer cliente, ya que todo tenía que hacerse más o menos desde cero.

Desde la altura de los mostradores de la cocina hasta el tipo de alfombra, cada detalle es examinado y evaluado por las aerolíneas, dijo Nasarre.

El avión está hecho de 53% de materiales compuestos que ayudan a su eficiencia en el consumo de combustible.

Las aletas agregadas del A350 lo podrían hacer tan reconocible en los aeropuertos de todo el mundo como las cubiertas almenadas del motor del Dreamliner.

"Básicamente, si un avión se ve bien, vuela bien," dijo Henry Craig, piloto de Cathay Pacific, mientras veía los extremos curvos de las alas detenidamente por la ventana.

"Soy un aficionado a las cosas hermosas, y esto es una belleza".

El A350 vendrá en tres tamaños, el A350-800, el A350-900 y el A350-1000, que ofrecen entre 276 y 369 asientos. En julio había 742 pedidos de 38 aerolíneas.