EE.UU. y ONU condenan bombardeo cerca de un refugio en Gaza

Por Matthew Chance, Samira Said y Holly Yan, CNN

(CNN) — Estados Unidos y las Naciones Unidas usaron el lenguaje más severo hasta el momento al condenar el más reciente ataque cerca de un refugio de la ONU en Gaza. Washington lo llamó “vergonzoso”.

Al menos nueve personas en una escuela, usada como refugio para cerca de 3.000 personas, murieron en el bombardeo.

Entretanto, Israel acordó un cese al fuego humanitario de 7 horas, según las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés). La tregua empezaría a las 10 a.m., hora local. Hamás no ha accedido al cese al fuego, dijo un portavoz del grupo palestino a Al-Aqsa.

Un bombardeo que causa indignación internacional

Las IDF dijo que su objetivo eran miembros de la Yihad Islámica Palestina que iban en una motocicleta cerca de la escuela.

Las IDF dijeron que revisan las consecuencias del ataque pero no dijeron si los supuestos milicianos fueron dados de baja.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo en un comunicado que el ataque fue “otra grave violación a la ley humanitaria internacional”.

Ban Ki-moon exigió una investigación del ataque, en el que hubo una explosión justo enfrente a la puerta principal de la escuela.

El departamento de Estado de EE.UU. dijo en un comunicado que está “horrorizado”.

“De nuevo enfatizamos que Israel debe hacer más para cumplir sus propios estándares y evitar víctimas civiles”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jan Psaki, en el comunicado.

“La sospecha de que milicianos están operando cerca no justifica los ataques que ponen en riesgo la vida de tantos civiles inocentes”.

Un vocero de las IDF reiteró que el argumento de Israel es que los milicianos usan como fachada los lugares en donde los civiles se congregan.

Al menos nueve personas murieron y otras más resultaron heridas este domingo en el ataque, indicó el vocero del Ministerio de Salud palestino. "Los muertos y heridos en Rafah siguen bajo escombros y en las calles", según informó Ashraf el-Qedra.

El médico señaló que el edificio era usado como albergue para desplazados en Rafah. Cientos de residentes de Gaza se quedaron en el albergue para escapar de la violencia, solo para encontrar más derramamiento de sangre.

Chris Gunness, vocero de la agencia de Obras Públicas y Socorro de la ONU, publicó en Twitter que la escuela albergaba al menos 3.000 personas desplazadas internamente.

"Puedo confirmar que un impacto ha causado múltiples muertes y heridos en las cercanías de una escuela", dijo Gunness a CNN este domingo. "No estoy diciendo que fue un impacto directo, y no confirmo de quién fue. Esperamos tener más detalles después".

Las Fuerzas de Defensa de Israel han callado algún tipo de comentario sobre el ataque reportado. Y no está claro si la escuela fue el objetivo, directamente impactado o si el bombardeo cayó cerca.

Pero al menos otras dos escuelas de la ONU en Gaza han sido destruidas por la violencia en el mes pasado.

El pasado miércoles, otra escuela convertida en refugio en Gaza fue impactada por artillería.

Sanaa Abugerad estaba entre los 3,000 palestinos en el albergue cuando fue atacado. "Vimos las bombas cuando impactaron, y los fragmentos caían como lluvia", dijo. "Tenía mucho miedo y la escuela se llenó de humo. Nos echamos agua en nuestros ojos para poder ver".

El Ministerio de Salud palestino informó que 20 personas murieron en ese ataque. Las Naciones Unidas culpó a Israel por el ataque; Gunness dijo que una evaluación inicial indicaba que la artillería israelí golpeó la escuela.

Pero Israel dijo que un grupo de militantes disparó a soldados israelíes desde las cercanías, y "respondieron con disparos hacia el origen del ataque".

Otra escuela atacada en el norte de Gaza el 24 de julio dejó 16 personas muertas, según indicaron oficiales de la ONU y oficiales palestinos.

Las Fuerzas de Defensa Israelí dijo que "un solo mortero errante israelí" aterrizó en el patio de una escuela, y en la imagen "aparecía vacío".

A lo largo de Gaza, la cifra de muertos sigue creciendo cada día.

Al menos 1,756 personas han muerto en Gaza desde que comenzó el actual conflicto entre Israel y Hamás el pasado 8 de julio, según informó el Ministerio de Salud palestino.

El mes pasado, al menos 64 soldados israelíes y tres civiles en Israel fallecieron por los ataques.

Funcionarios palestinos reportaron una crisis de salud pública debido a la falta de agua, el saneamiento y la atención primaria de salud.

Cirujanos en Gaza han informado que trabajan turnos de 20 horas para tratar de mantenerse al día con una avalancha de residentes heridos por ataques. Los suministros médicos son cada vez menores.

Un par de camiones del Comité Internacional de la Cruz Roja intentó entrar en Gaza para entregar equipos de ayuda de emergencia y sangre, pero tuvo que alejarse por razones de seguridad, dijo este domingo Cecilia Goin, portavoz del CICR .

"Los camiones están llevando unos 5,000 equipos para el hogar, para aquellos cuyos hogares han sido destruidos totalmente o parcialmente destruidas, y 3.000 unidades de sangre", dijo Goin.

Mientras el conflicto continúa, el presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi consideró que la iniciativa de un cese al fuego era una "oportunidad verdadera" para detener el derramamiento de sangre y la mejor forma de ayudar a Gaza e iniciar las conversaciones.

La propuesta egipcia se puso en la mesa de negociaciones el mes pasado. Israel la aceptó, pero Hamás la rechazó.

Un funcionario de la delegación palestina llegó este sábado a la capital egipcia El Cairo, informó la agencia estatal egipcia MENA.

En la delegación se encuentran un representante de la inteligencia Fatah y palestina, y los representantes de Hamás y la Yihad Islamista podrían llegar después, según el reporte.

Israel no enviará a nadie, según los informes noticiosos.

Matthew Chance reportó desde Jerusalén; Samira Said y Holly Yan desde Atlanta. Anas Hamdan, Ali Younes y Tal Heinrich contribuyeron con este reporte.