(CNN Español) - Después de 13 años de los atentados terroristas del 11 de septiembre, miles de sobrevivientes, trabajadores y socorristas que atendieron la emergencia en Nueva York continúan sufriendo los efectos de la nube tóxica que se formó en la Zona Cero.

Muchos de ellos, diagnosticados con cáncer y enfermedades respiratorias, entre otras, regresaron al lugar donde se alzaban las Torres Gemelas, para pedir que se extienda la vigencia de la ley por la que reciben tratamiento médico y compensación económica.

La atención a estas otras  víctimas de los atentados del 911 ha sido financiada con un fondo de 4.300 millones de dólares autorizado por la ley Zadroga, bautizada en homenaje al policía James Zadroga, quien murió luchando para que las autoridades reconocieran que sus enfermedades habían sido causadas por la nube tóxica que se formó tras el derribamiento de las Torres Gemelas.

Hasta ahora esa nube ha causado la muerte 70 bomberos, 60 policías y un número indeterminado de trabajadores de limpieza.

Diagnosticados con alguno de los 60 tipos de cáncer, relacionados con el aire tóxico de la Zona Cero, o con enfermedades óseas,  musculares, psicológicas  o respiratorias, muchos de estos trabajadores dicen no haber recibido todos los beneficios ni mucho menos la compensación económica que la ley les otorga.

Por razones como estas un grupo de congresistas presento una propuesta para que la ley Zadroga —que expira en octubre del 2016— sea extendida por 25 años y cobije a todo el personal que respondió y sobrevivió a la emergencia.

La iniciativa busca que todos los rescatistas, socorristas y trabajadores de limpieza reciban tratamiento médico y compensación económica  sin importar en qué lugar del país se encuentran  ni cuál es su estatus migratorio.

Los trabajadores indocumentados que estuvieron en la Zona Cero  también esperan que el presidente Barack Obama y el Congreso les conceda un tratamiento especial que les permita legalizar su estadía en Estados Unidos.