(CNN Español) - Uno de los inventos más innovadores nació por accidente, como muchos de los grandes inventos.

El 3Doodler, un bolígrafo que te permite 'dibujar' objetos en el aire, fue el resultado de un error de una impresora 3-D que no imprimió una capa, cuenta Maxwell Bogue, uno de sus creadores.

Para cubrir el espacio no impreso, Bogue y su compañero Peter Dilworth se imaginaron el bolígrafo, y acudieron a Kickstarter en febrero de 2012 para recaudar 30.000 dólares. Terminaron recaudando 2,3 millones de dólares.

"Nunca imaginamos las aplicaciones que han surgido. La gente ha hecho cosas como vestidos, camisetas", explica Bogue.

Tras la campaña en Kickstarter, los inventores fueron contactados por una comunidad de invidentes que querían usar el 3Doodler para escribir Braille, y ahora lo usan regularmente.

El emprednimiento de Boston detrás de este invento se llama WobbleWorks. “Sabíamos que era un gran producto. Pero no esperábamos que la respuesta fuera tan rápida”, dijo Daniel Cowen, vocero de los creadores del dispositivo, aún un prototipo. “La velocidad de la respuesta nos tomó por sorpresa. Es fenomenal”.

El 3Doodler se conecta a una fuente eléctrica y funciona más o menos como una pistola de pegamento. Mientras el bolígrafo dibuja, rezuma plástico caliente, que se enfría y solidifica con rapidez, lo que le permite al usuario construir una infinidad de patrones y formas. Sus creadores dicen que funciona sobre superficies y en el aire.

Los usuarios llenan el bolígrafo con hilos o hebras de plástico ABS, el material no tóxico de las impresoras 3-D (también sirve una forma biodegradable de plástico proveniente del maíz). Los creadores de 3Doodler dicen que una tira de plástico de 30 centímetros, disponible en varios colores, puede producir alrededor de 3.35 metros de material moldeable.

WobbleWorks ve al 3Doodler como una aplicación sencilla y barata de impresión 3-D, una nueva forma de fabricación que usa modelos computacionales para ayudarles a las máquinas a construir objetos plásticos. La impresora MakerBot Replicator 2, quizá la impresora 3-D para el hogar más conocida, cuesta 2.200 dólares. Cowen dijo que esperan vender el 3Doodler por 75 dólares, que incluye una pequeña bolsa de fibras plásticas.

Bobinas de un kilo de plástico estarán disponibles por 30 a 55 dólares, dice WobbleWorks. Los fabricantes del bolígrafo dicen que un promedio de un kilo de plástico ABS de 3 mm podría generar casi 1.220 metros de dibujos tridimensionales, o casi la altura de tres edificios Empire State.