(CNN) - Las misteriosas muertes de cinco miembros de una familia de Utah en su casa de Springville desconcertaron a las autoridades al principio.

Benjamin y Kristi Strack fueron encontrados muertos en su cama el 27 de septiembre. En el piso, cerca de ellos, en el dormitorio principal, cerrado con llave, yacían los cuerpos de tres de sus hijos, de 11 a 14 años.

No había señales de violencia, pero al lado de cada cuerpo, encontraron vasos que contenían líquido.

El martes, la policía de Springville dio a conocer la conclusión de su investigación: los padres se habían suicidado tomando niveles tóxicos de drogas y les habían dado niveles mortales de drogas —entre ellas la metadona, sustituto de la heroína— a sus dos hijos más pequeños.

Su hijo de 14 años, Benson, también había tomado niveles tóxicos de las drogas, pero se dictaminó que la forma de muerte "no se pudo determinar", ya que los investigadores no estaban seguros si podía haber tomado la decisión de unirse a sus padres en el suicidio.

Pero ¿por qué una familia haría esto?

De acuerdo con un comunicado emitido por J. Scott Finlayson, jefe de la policía de Springville, los padres habían caído en el engaño de "un probable apocalipsis".

Al hacer entrevistas con amigos y parientes de la familia Strack, según el comunicado, "se había hecho bastante evidente que el tema de 'abandonar' este mundo era un tema bastante común".

El mismo añadió: "Si bien algunos amigos pensaron que el suicidio era o podría haber sido parte de sus planes, otros creían que iban a mudarse a algún lugar y vivir en un lugar apartado".

La policía cree que, de manera trágica, los padres optaron por la primera opción y se llevaron a sus hijos con ellos.

No hay notas de suicidio  

No dejaron muchas pistas sobre lo que pensaban. Los investigadores encontraron un cuaderno que contenía el tipo de listas que escriben los padres a mano antes de irse de vacaciones —como alimentar a las mascotas y pedirle a alguien que vigilara la casa— pero no se encontró ninguna nota de suicidio.

Sin embargo, se encontró una nota que Benson aparentemente le escribió a un amigo, "la cual indicaba que Benson estaba consciente de que podría morir y que legaba sus bienes personales a su amigo", decía el comunicado de la policía.

"Esta fue la única carta o nota que fue encontrada y que dio alguna indicación de que los miembros de la familia sabían lo que podría ocurrir en el hogar".

Esta nota fue la que llevó a los investigadores a concluir que Benson podría haber sabido que iba a morir, después de haber sido fuertemente influenciado por las creencias apocalípticas de sus padres, y podría haber aceptado el plan.

"Los otros dos niños obviamente eran demasiado jóvenes, de 11 y 12 años de edad, para llegar a algún tipo de acuerdo para cometer suicidio", dijo la policía al referirse a su hermana Emery Strack y a su hermano Zion Strack.

Esto, y el hecho de que sus padres seguramente proporcionaron las drogas, llevó a la policía a determinar que sus muertes eran homicidios.

Informes de la autopsia  

El informe del médico forense decía que las drogas que causaron la muerte de los niños eran la metadona y la difenhidramina, un antihistamínico común que se vende sin receta y que se utiliza en medicamentos tales como Benylin y Nytol.

La autopsia de Kristi Strack, de 36 años de edad, reveló que la causa de muerte había sido "la toxicidad de los fármacos", pues se encontró metadona, dextrorfano, difenhidramina y doxilamina en su sistema.

Ella estaba recibiendo tratamiento con metadona, dijo la policía, por lo que ella habría sabido cuán tóxica sería esta combinación de medicamentos. Esto contribuyó a que ellos determinaran que había sido un suicidio.

Se determinó que su esposo, Benjamin Strack, de 37 años de edad, presentaba un nivel tóxico de heroína en su cuerpo.

Los investigadores dicen que creen que él fue el último en morir, con su familia alrededor.

"Su brazo y su pierna estaban sobre Kristi. Él estaba encima de la cubrecama, mientras que los otros miembros de la familia se encontraban bajo las colchas. Esto indicaría que probablemente él fue el último de la familia en sucumbir ante los niveles tóxicos de las drogas que se encontraban en su organismo", según se indicaba en el comunicado.

Esta fue la terrible escena con la que se encontró otro hijo de Kristi Strack cuando él y su novia, quienes habían notado un extraño silencio en la casa, entraron a la habitación que estaba cerrada con llave.

En una grabación de audio de la llamada al 911 que se hizo desde la casa, también dada a conocer por la policía, se podía escuchar a una joven y emotiva mujer que decía: "toda la familia está muerta" y que se habían "suicidado".

Finlayson expresó sus condolencias a los familiares de la familia Strack, diciendo que la naturaleza inesperada de la muerte debió haber intensificado su conmoción y dolor.

"En un caso como este, donde esta familia ha perdido no uno, sino cinco miembros de la familia, el profundo dolor emocional debe ser increíblemente difícil. Nuestros corazones y oraciones están con la familia", decía su declaración.

Teri Genova de CNN contribuyó con este reportaje.