CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
África

El presidente de Yemen que dimitió huye del arresto domiciliario para cancelar su dimisión

Por CNN en Español

(CNN)– El depuesto presidente yemení, Abdu Rabu Mansour Hadi ha logrado fugarse del arresto domiciliario en la capital, Saná, la madrugada del sábado. Ha huido a la provincia sureña de Adén, donde se espera que retirará su dimisión en un discurso televisado en las próximas 24 horas, dos de sus asesores, confirmaron a CNN.

Hadi, que había estado bajo arresto domiciliario desde que renunció bajo la presión de los rebeldes Houthi en Sanaa el mes pasado, huyó con la ayuda de fuerzas leales a él a las 4 de la mañana.

Un alto funcionario Houthi confirmó la fuga de Hadi. Huzíes están trabajando para capturarlo en Adén, dijo este funcionario que también habló bajo condición de anonimato.

Los detalles sobre cómo Hadi escapó de su arresto domiciliario – que había estado bajo vigilancia por personal de seguridad Houthi – no hicieron públicos en un primer momento. No se constataron enfrentamientos en relación con su fuga.

Hadi ahora tiene intención de retirar su dimisión en un discurso televisado. «El presidente Hadi escapó de su residencia después de que los huthis lo arrestaron a él y a su familia, y los mantuvieran oprimidos este mes», dijo uno de los asesores. «Él es el presidente constitucional de Yemen, y él tiene la capacidad constitucional de retirar su renuncia», añadió.

Tal medida complicaría aún más quién controla el país. La capital está en manos de los huthis, un grupo rebelde minoritario que tiene influencia en el norte del país, pero tiene una influencia mucho menor en otros lugares.

Hadi y el primer ministro Khaled Bahah renunciaron en enero bajo presión Houthi, pocos meses después de que los rebeldes entraran en la capital disparando sus armas de fuego, exigiendo una mayor influencia política.

Los Huzíes son musulmanes chiíes que durante mucho tiempo se han sentido marginados en país sunita de mayoría musulmana. Ellos habían estado en guerra con el gobierno central desde hace más de una década, pero su entrada en Saná en septiembre llevó las cosas a un punto crítico.

Los enfrentamientos ocasionados dejaron 300 personas muertas antes de un alto el fuego que se acordó ese mes. Luego los Huzíes presionaron a Hadi y Bahah para que dimitieran el mes pasado después de que la pareja se negara a aceptar ciertas demandas políticas.

La toma de posesión de los houthis de Sanaa sorprendió a los gobiernos de las naciones occidentales, que, junto con otros países, retiraron al personal diplomático.

Como parte de una investigación sobre la fuga de Hadi, los huzíes detuveron a decenas de sus propios agentes de seguridad responsables de su vigilancia el sábado, dijo el alto funcionario Houthi.

Los Huzíes también arrestaron a dos personas vinculadas a Hadi – su secretario de Medios Yahya Al Arassi y el médico privado de Hadi – después de su fuga.

En el Sur del país, donde hay un importante movimiento secesionista, ya ha habido resistencia al intento de los huthis de hacerse con las instituciones gubernamentales nacionales.

Los huthis cuentan también con la oposición del grupo terrorista suní Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), que ejerce influencia sobre muchas zonas rurales que se extiende desde el suroeste del país hacia el noreste. AQAP prometió atacar a los leales a los Houthi en todo el país el año pasado.

Estados Unidos ha tenido una larga relación con los líderes de Yemen, trabajando con ellos para atacar militantes de AQPA.

CNN Ed Payne y Ben Brumfield contribuyeron a este informe.