(CNN) - Todos los días, las imágenes de guerra y conflicto salpican nuestras computadoras de escritorio, cubren las pantallas de nuestras televisiones y se esparcen por toda la sección de noticias de nuestros teléfonos celulares. Debido a eso, nuestra respuesta a tales imágenes con frecuencia es que nos volvemos crueles e insensibles.

Este concepto de "cómo asimilamos las imágenes de guerra a través de los medios de comunicación principales" fue lo que llevó al fotógrafo Simon Brann Thorpe a iniciar su proyecto "Toy Soldiers". Esta idea de crear una perspectiva nueva lo llevó al desierto del Sahara Occidental, una región largamente disputada del noroeste de África.

Thorpe usa el paisaje árido del área como un poderoso telón de fondo para los soldados que posan como figuras de plástico verde... similares a los populares juguetes con los que muchos niños juegan.

Los soldados son parte del Frente Polisario, un movimiento independentista que ha estado en conflicto con Marruecos por la región desde mediados de la década de 1970.

Thorpe dice que su proyecto permite "la creación de una metáfora visual desde la cual un espectador desarrolla sus propias respuestas emocionales, físicas y políticas hacia la guerra y el conflicto, en el momento en el que comprende y enfrenta el hecho de que las imágenes no contienen soldados de juguete sino soldados reales".

La formación de Thorpe no incluyó el fotoperiodismo, sino la fotografía de paisajes, los cuales prestan la poderosa ubicación de los soldados en el desierto... sin mencionar que todos los lugares elegidos son ubicaciones donde se pelearon batallas entre Marruecos y el Frente Polisario.

"El conflicto en el Sahara Occidental prácticamente no recibe cobertura alguna a pesar de que el 2015 es el año del cuadragésimo aniversario del estallido de la guerra en el lugar", dijo Thorpe.

Después de un cese al fuego en 1991, el pueblo del Sahara Occidental ha estado viviendo en un estado donde no hay resolución. El pueblo se divide en dos campos –aquellos que viven en el territorio ocupado de Marruecos y aquellos que viven en campos de refugiados en Argelia.

Thorpe tuvo que obtener autorización para trabajar con los militares del Frente Polisario, y también tuvo que ser cauteloso respecto a cuántas tropas movía a la vez... pues de otra manera habría necesitado permiso de las Naciones Unidas.

En general, trabajaba con 50 o 60 soldados a la vez. Los meses otoñales no ofrecen mucho alivio a las largas horas que hay que pasar debajo del sofocante sol del desierto. Thorpe solía trabajar con el comandante de tropas para posicionar a los hombres, luego escalaba hasta la cima de las montañas arenosas con sus lentes gran angular y capturaba esas impactantes imágenes. Solían trabajar hasta el anochecer y luego pasaban la noche bajo las estrellas.

Los soldados no solamente estaban dispuestos a participar en este proyecto, sino que también ayudaron a construir las plataformas en las que estaban parados. Thorpe dijo que estas estaban hechas con viejos contenedores de petróleo.

Después de una elaborada producción de cinco semanas, Thorpe espera que sus imágenes generen preguntas acerca de "la manera en que las imágenes de guerra se consumirán en el futuro a través de períodos de atención y competencia cada vez menores para ellas".

El libro 'Toy Soldiers' de Simon Brann Thorpe está disponible para que lo compres por adelantado a través de la editorial Dewi Lewis Publishing.

El conflicto en el Sahara Occidental prácticamente no recibe cobertura alguna a pesar de que el 2015 es el año del cuadragésimo aniversario del estallido de la guerra en el lugar

Simon Brann Thorpe