CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Oceanía

Primer ministro de Nueva Zelanda se disculpa por halarle el cabello una camarera

Por CNN

(CNN) — El líder de Nueva Zelanda parece haber pasado de primer ministro a acosador de parque infantil.

El primer ministro, John Key, le pidió disculpas a una camarera de su cafetería local por halarle repetidamente su peinado de cola de caballo o coleta, luego de que la mujer se quejara de su comportamiento en una publicación de un blog.

El mensaje, publicado en el sitio político de Nueva Zelanda The Daily Blog, dice que el extraño comportamiento del primer ministro inició durante la temporada de elecciones del año pasado.

Fue una “forma de saludarme muy difícil de aceptar”, señaló la autora anónima de la publicación, quien al parecer trabaja como camarera en una cafetería llamada Rosie.

La mujer escribió que aunque no dijo nada, su lenguaje corporal “gritaba: ‘no me gusta esto'”.

“A medida que se me acercaba, él pensó que era apropiado levantar sus manos y hacer sonido de miedo y suspenso, como la música de la película Tiburón“, escribió la mujer.

“A medida que se elevaba por encima de mí, me escabullí hacia abajo, encogiéndome, mientras que su esposa Bronagh le dijo: ‘Deja a la pobre chica en paz'”.

Transgresiones frecuentes

El comportamiento continuó durante varios meses y en varias ocasiones, dice la publicación.

Finalmente, el gerente de la cafetería le hizo ver a Key que sus acciones eran molestas.

Key, quien visita regularmente la cafetería de Auckland con su esposa, les dijo a los periodistas que su comportamiento tuvo lugar en un contexto “un tanto bromista”, pero dijo que había pedido disculpas cuando le quedó claro que ella se había sentido ofendida.

La publicación del blog dice que el primer ministro le ofreció a la camarera ofendida dos botellas de su propio vino Pinot Noir de J.K. Carrier, cosecha 2012, como una manera de pedir disculpas.

“Nos divertimos y jugamos mucho allí, siempre hacemos muchas bromas y cosas. Es una relación muy cálida y amable”, les dijo a los periodistas en Los Ángeles, cuando se dirigía a las conmemoraciones del Día ANZAC en Galípoli, Turquía.

“Pero si lo vemos ahora, no es así. Cuando me di cuenta de que ella se sintió ofendida por eso, simplemente dejé de hacerlo de inmediato, le di unas botellas de vino, me disculpé y le dije que lo lamentaba mucho”.

Críticas hacia Key

Los comentarios de políticos y figuras públicas también giraron en torno a Key, ya que Metiria Turei, parlamentaria del Partido Verde, dijo que el primer ministro debe conservar los mismos estándares de comportamiento que el resto del electorado.

“Muchos neozelandeses saben lo que se siente cuando no los toman en serio en un trabajo. Como políticos, nuestro trabajo es hacer que las personas se sientan seguras en el trabajo, no intimidados”, les dijo a los medios de comunicación de Nueva Zelanda.

“Esa es una señal de cuán desfasado está John Key, cuando ni siquiera puede controlar su inapropiado comportamiento personal y cuando la gente no se siente cómoda con la forma en que se comporta”.

Jackie Blue, jefe de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo, hizo estuvo de acuerdo con este sentimiento.

“Nunca es correcto tocar a alguien sin su permiso”, según la citó la afiliada de CNN, TVNZ. “No hay excepciones”.

Aunque el Consejo Nacional de la Mujer de Nueva Zelanda acepta que Key estaba bromeando y que no tenía la intención de ofender, también criticó al primer ministro.

“El hecho de que nuestro Primer Ministro se haya unido a la lista de personas que han sido expuestas por sexismo destaca cuánto sexismo forma parte de nuestra cultura. Y empieza desde arriba”, declaró en una carta abierta la directora ejecutiva de la organización, Sue McCabe.

“A las personas las tocan en todo el país, día tras día, sin que les pidan o reciban su consentimiento. En un extremo de la escala, es un jalón de la coleta no deseado. En el otro extremo, están nuestros niveles alarmantes de violencia contra la mujer”.