CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Encuesta: adolescentes no usan anticonceptivos por temor a que sus padres los juzguen

Por Kelly Wallace

(CNN) — Padres, si el siguiente hallazgo no hace que se enderecen y tomen nota cuando de hablar con sus hijos sobre sexo y métodos anticonceptivos se trata, no estoy segura de qué llamará su atención.

En una encuesta reciente, el 68% de los adolescentes dijo que estaban de acuerdo con esta declaración: la principal razón por la que no utilizan métodos anticonceptivos o protección es porque temen que sus padres se enterarán.

Eso representa a casi siete de 10 adolescentes que dicen que los temores en cuanto a qué podrían pensar o hacer sus padres los impulsan a no protegerse cuando y si tienen relaciones sexuales, de acuerdo con una investigación realizada por la Campaña Nacional para Prevenir los Embarazos en Adolescentes y los Embarazos no Planificados. Se trata de un desarrollo preocupante incluso en una época en la que los índices de embarazos en adolescentes son menores que en cualquier otro momento en los 70 años que se han registrado.

Mayo es el mes nacional de la prevención del embarazo en adolescentes así que, padres, hablemos de sexo.

Bill Albert, el jefe de programa de la Campaña Nacional para Prevenir el Embarazo en Adolescentes y el Embarazo no Planificado, dijo que los adolescentes constantemente dicen, en las encuestas que la organización lleva a cabo año con año, que sus padres, no sus compañeros, parejas o la cultura popular, son quienes más influencia ejercen en sus decisiones en relación con el sexo, pero los métodos anticonceptivos parecen ser una “profunda excepción” a esta regla.

Muchos padres dicen que quieren que sus hijos usen métodos anticonceptivos o protección si tienen relaciones sexuales, pero no se sienten cómodos con ser quienes comparten esa información, dijo.

“Esto se debe a que de alguna forma, en el caso de muchos padres con los que hemos hablado, esto implica que es casi como una aprobación tácita. Es como si dijeras ‘Quieres tener sexo. Adelante. Solo protégete. Estarás bien’. Ese no es el punto de vista de la mayoría de padres”.

Lo que también está en juego, dijo Albert, es la sensación de muchos padres en relación con que no creen que pueden ejercer una influencia cuando de métodos anticonceptivos se trata.

“Pero eso simplemente no es así”, dijo Albert.

No una conversación de una sola vez

El paso número uno en ayudar a los padres a hablar con sus hijos sobre los métodos anticonceptivos es convencerlos de que lo que dicen importa para sus hijos, e importa mucho.

“Los padres necesitan ser claros sobre lo que piensan… incluso si deben decir ‘bueno, para empezar, preferimos que no tengas sexo con tu novio a los 16′”, dijo Albert.

Pero si la adolescente aun así planifica tener sexo con su novio, ¿la ayudarán los padres a proporcionarle los métodos anticonceptivos? “Necesitan dejar en claro eso, lo cual creo que es importante”.

Los padres también necesitan pensar en el sexo y los métodos anticonceptivos como algo que no será parte de una conversación que tendrán una sola vez. “Es una conversación de 18 años, y esa debería ser una noticia alentadora. Nadie quiere la presión de decir ‘Solo tengo una oportunidad en esto, y una oportunidad nada más'”, dijo.

Empezar temprano

Podría ser decepcionante escuchar esto, pero no existe una respuesta mágica en relación a cuándo es el momento adecuado para empezar a hablar con tus hijos sobre sexo y métodos anticonceptivos, dice Albert, al igual que otros padres. Cada chico es diferente, y son los padres quienes conocen a sus hijos y lo que pueden manejar mejor que nadie más.

“Creo que el punto importante es no esperar hasta que tengan 16 o 17 años para empezar a hablarles sobre sexo, porque ahí casi siempre será demasiado tarde”, dijo Albert, quien tiene un hijo de 21 años.

“En el caso de los hijos sobre casi cualquier tema, si creen que pueden acudir a sus padres… si sus padres no se alteran por estas conversaciones, eso resulta muy bien, tanto para los padres como para los hijos”.

Los recursos como una nueva prueba de embarazo en línea son herramientas que los padres pueden utilizar con sus hijos para que la conversación fluya, dijo.

Los verdaderos padres ofrecen consejos

Cuando le pedí a los padres alrededor del país que dieran su opinión respecto a cuándo y cómo tienen las conversaciones con sus hijos sobre el sexo y los métodos anticonceptivos, recibí una gran cantidad de respuestas que resultaban útiles, divertidísimas, o ambas.

Ellen Williams, cofundadora del blog Sisterhood of the Sensible Moms, dijo que cuando los niños son pequeños y vienen a sus padres con preguntas, es mejor responder específicamente lo que están preguntando.

“No hay necesidad de discutir todos los aspectos de la reproducción sexual en una sola ocasión”, dijo.

A medida que crecen, ella dijo que los padres deberían utilizar los medios —la música, la televisión y el Internet— para que las conversaciones fluyan.

“Si ven una madre adolescente en la televisión (o en la escuela), pregúntales cómo creen que esto afectará su futuro y qué podría haber hecho ella para prevenir que esto sucediera. Deja que las conversaciones se desarrollen de forma natural porque esto no es algo que se explique en una sola ocasión”.

Janeane Davis, una madre de cuatro, dijo que ella y su esposo le dijeron a sus hijos que preferirían que esperaran hasta el matrimonio para tener sexo, pero si eligen no seguir ese consejo, tienen que protegerse.

“Nuestra hija mayor ahora tiene 19 años. Cuando ella tenía 16 años y empezó a salir con sus amigos sin supervisión, le dijimos que si no iba a esperar, debía usar condones para protegerse de quedar embarazada o contraer enfermedades”, dijo Davis, fundadora de Janeane’s World.

“Mi esposo le dijo que así como protegía su celular con un estuche, así debería protegerse a sí misma”, dijo David, quien indicó que su esposo aún le dice a su hija que sacuda su celular como un recordatorio de que debe usar protección.

¡Es hora de comprar el libro de anatomía!

Muchos padres piensan que evitar el tema —nunca sacarlo a colación ni animar a sus hijos a que hablen al respecto— es la mejor opción, y la más segura. Pero tus hijos encontrarán lo que quieren saber con o sin tu ayuda, como lo señala Amanda Rodríguez en una divertidísima publicación para su blog Dude Mom.

“Mientras tener ‘La plática’ es incómodo, difícil y posiblemente vergonzoso para ambas, no se compara a lo vergonzoso que será enterarte de que tu hija de 12 años resultó embarazada o que tu hijo de 14 años se convertirá en papá antes del spring break”, escribió Rodríguez, una madre de tres niños.

Y según lo descubrió Buzz Bishop, un padre de dos hijos de 5 y 7 años de edad, y fundador del blog Dad Camp, los niños, incluso tan pequeños como sus hijos, obtienen algo de información sobre la reproducción en el parque infantil.

Cuando sus hijos vieron a una mujer embarazada y él les preguntó cómo resultó embarazada, uno de sus hijos respondió lo siguiente: “Los chicos tienen penes, las chicas tienen hoyos y los chicos ponen los penes en los hoyos”, escribió en una publicación de blog.

Su hijo dijo que aprendió esa información de otro niño en el parque infantil, un niño que tenía problemas de comportamiento, según Bishop.

Él le dijo a sus hijos que deberían acudir a su mamá y papá si tenían cualquier pregunta sobre estos temas del cuerpo. Él y su esposa entonces decidieron que había llegado el momento de comprar ese libro de anatomía.

“Sí, llegó el momento de dar un paso al frente en la historia, porque ahora que mis hijos están afuera en el mundo, ya no controlamos la narrativa”, escribió.