CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Negocios

Jenny Q. Ta: de novata de Wall Street a millonaria a los 27 años de edad

Por Parija Kavilanz

(CNNMoney) — La emprendedora en serie Jenny Q. Ta está en un apuro. ¿Su destino? Otra idea millonaria.

La velocidad es su amiga y, hasta el momento, le ha sido de ayuda.

«De niña, mientras crecía con ayuda del bienestar social en Fresno, California, aprendí desde muy temprano que tenía que hacer que las cosas sucedieran por mí misma», dijo Ta, de 44 años de edad.

Ta se graduó un año antes de la secundaria y obtuvo una licenciatura en sistemas de información empresarial de la Universidad Estatal de California en solo tres años.

A los 21 años de edad, ella obtuvo un trabajo de nivel básico en Lehman Brothers donde le pagaban 10 dólares la hora como encargada de cuentas nuevas. «Era un puesto más arriba que el de encargado de clasificación», dijo ella.

Rápidamente logró llegar a dominar los puestos de trabajo en el área del corretaje, pero renunció en un año. «Me dijeron que como mujer me llevaría años avanzar y convertirme en corredora de bolsa», dijo Ta.

Ta pasó los siguientes años trabajando como agente de bolsa independiente. Fue entonces cuando le picó el bicho empresarial.

Ella decidió abrir su propia empresa y llamó a todos los corredores con quienes había hecho amistad, con la promesa de pagarles más de lo que estaban ganando en ese momento.

Funcionó. Ta lanzó Vantage Investments en 1998 con 30 corredores. Ella tenía 27 años de edad.

«Me convertí en millonaria», dijo, añadiendo que eso sucedió en menos de un año.

El tomar riesgos es algo natural en cuanto al éxito temprano de Ta.

Es un rasgo que heredó de su madre, quien huyó de Vietnam en 1977 y llevó a Ta y a su hermano a Hong Kong. Dos años más tarde, cuando Ta tenía 9 años, la familia llegó a Estados Unidos.

Encajar fue difícil. «Yo no hablaba inglés y me hacían burla en la escuela. Me dieron una paliza un par de veces», dijo. «Al ver hacia atrás, me preguntó por qué en ese tiempo yo no era tan fuerte como lo soy ahora».

Pero su confianza creció cuando Ta se dio cuenta de que sobresalía en matemáticas. «El poder y la riqueza vienen de la educación. Yo quería tener éxito tan rápido como fuera posible», dijo.

Mientras sus amigos salían a jugar boliche y a bailar, ella se enterraba en los libros de la escuela. «Hacía esto el 99% del tiempo», dijo.

Ta vendió Vantage en 2001, por un monto que no se dio a conocer, tras hacerlo crecer hasta 250 millones de dólares en activos. Posteriormente, obtuvo su maestría en Administración de Empresas en la Universidad Estatal de Fresno y, en el año 2005, lanzó otra firma de corretaje, Titan Securities.

Sorprendentemente, ese mismo año se le acercó un comprador para Titan. «Me quedé atónita. Yo ni siquiera había acumulado activos todavía», dijo. «Al comprador le gustó el hecho de que la compañía era lo suficientemente nueva como para no haber tenido mucha exposición y que no era lo suficientemente antigua como para tener problemas escondidos».

Ta se quedó como vicepresidenta, aun cuando tenía el deseo de hacer algo más.

Así que, en enero, después de 20 años en Wall Street, Ta lanzó su tercer emprendimiento: Sqeeqee.

Financiado con 5 millones de dólares –1,2 millones de dólares de su propio dinero y el resto de su familia y amigos– Sqeeqee le permite a los usuarios monetizar y generar ingresos por publicidad a partir de sus actividades en las redes sociales.

«Nuestra plataforma te permite ganar dinero haciendo lo que estés haciendo en línea, como publicar actualizaciones de estado, compartir fotografías, presentando videos«, dijo. Ta dijo que los usuarios registrados de Sqeeqee saltaron desde 25.000 a los pocos días después de que se lanzó, hasta cientos de miles al día de hoy.

Sin embargo, escondida en su mente todavía tiene otra idea: «Está relacionada con el hardware. Me encantaría platicar con Tim Cook al respecto», dijo.

«Creo en mis ideas», agregó. «Si crees firmemente en las tuyas, algunas veces tan solo tienes que cerrar los ojos y llevarlo a cabo. No lo pienses mucho».