CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Elecciones 2016: el sucio secreto tras demora en anuncios de aspiraciones presidenciales

Por Dana Bash

(CNN) — Los republicanos como Jeb Bush y Scott Walker recorren los estados donde se llevarán a cabo las primarias, conceden entrevistas en televisión respecto a las posiciones de su política y se reúnen con los donantes de sus campañas.

Pero no se han postulado a la presidencia. No estrictamente hablando, al menos.

Es por eso que cuando Jeb Bush accidentalmente dijo la semana pasada que se estaba postulando a la presidencia, rápidamente hizo una corrección: “Si me postulo”.

Por supuesto que se postulará, pero existe una razón primordial para que Bush sea evasivo al respecto: el dinero.

El secreto sucio de la campaña de 2016 es que los posibles candidatos como Bush y Walker en particular pueden hacer uso de súper comités de acción política (PAC, por sus siglas en inglés), cuentas de campaña que permiten contribuciones ilimitadas, para recaudar millones de dólares siempre y cuando no sean candidatos oficiales. Hasta que alguien como Bush, Walker o Christie, el gobernador de Nueva Jersey, formalmente declaren su candidatura a la presidencia, se les permite legalmente que pidan dinero para un súper PAC que a la larga beneficiará a su campaña. Pero una vez reconozcan formalmente su candidatura, se levanta un muro entre el candidato y el súper PAC que los apoya.

Este es el confuso nuevo mundo de las finanzas de las campañas en la era después de que la decisión de la Corte Suprema en el caso de Ciudadanos Unidos en 2010 eliminara la mayoría de los límites de gastos políticos para las corporaciones y los sindicatos. Ahora, hasta que sean candidatos oficiales, los políticos pueden aceptar millones de un solo donante, aunque Bush se ha autoimpuesto un límite de 1 millón de dólares para su súper PAC.

El objetivo silencioso de Bush, Walker y, a un menor grado, de Christie, es recaudar tato dinero como sea posible, mientras sea posible, sin los límites de recaudación de fondos que vienen al momento en el que se declara una candidatura a la presidencia.

Las reglas son distintas para los senadores

Esta es una ventaja de recaudación de fondos que los senadores en funciones no tienen, y es la razón por la que Ted Cruz, Rand Paul y Marco Rubio anunciaron sus candidaturas en abril. El senador Lindsey Graham anunciará sus intenciones el 1 de junio.

Legalmente, un titular de un cargo federal —como un senador— siempre es un candidato a un cargo federal y, por lo tanto, ya se ve sujeto a los límites de recaudación de fondos en una candidatura presidencial: 5.400 dólares por cantidad máxima por donante, para las elecciones primarias y generales combinadas. Los súper PAC que los apoyen pueden recaudar dinero para utilizarlo en su nombre, pero no se pueden coordinar de la misma manera en que Bush, Christie y Walker lo hacen.

Así que en la carrera del dinero que siempre resulta importante, Cruz, Paul y Rubio van a ser juzgados por cuánto recaudan dentro de un trimestre de presentación dentro de una Comisión Federal de Elecciones tradicional. El trimestre actual va del 1 de abril al 30 de junio. Esa es una razón importante por la que la mayoría de senadores del Partido Republicano con intenciones de ocupar la Casa Blanca declararon su candidatura a principios de abril… para sacarle el máximo provecho al tiempo de recaudación de fondos.

El fenómeno del súper PAC surgió después de la decisión de la Corte Suprema en el caso de Ciudadanos Unidos, al igual que fallos de otros tribunales y de la Comisión Federal de Elecciones. Sin embargo, ha tenido que pasar cierto tiempo para que los operativos de las campañas determinen cuál es la mejor manera de utilizar las reglas a su favor.

Los asesores de las campañas pendientes de Bush y Walker en particular parecen haber hecho precisamente eso.

“Cualquier persona inteligente contratará personas conocedoras que puedan ayudarlos a sortear las complicadas aguas y sacarle ventaja a todo lo que puedan mientras permanecen del lado correcto de la ley”, dijo Ana Navarro, una operadora republicana que apoya a Jeb Bush.

Estar en el lado correcto de la ley significa que una vez un candidato declara su candidatura oficialmente, su campaña ya no puede plantear estrategias—o incluso comunicarse— con su súper PAC, el cual generalmente es dirigido por un consejero o asesor de larga trayectoria.

En el caso de Bush, Mike Murphy dirigirá el súper PAC “Right to Rise”. Keith Gilkes, quien ha sido jefe de personal de Walker durante mucho tiempo y quien también dirigió la contienda de Walker por la gobernación, dirigirá el súper PAC de Walker, llamado “Unintimidated” en referencia al libro de Walker acerca de sobrevivir a su destitución en Wisconsin en 2012.

Algunos grupos de control independientes argumentan que al esperar tanto tiempo para levantar lo que se conoce en los círculos políticos como “el muro”, ellos siguen la letra de la ley, pero no el espíritu.

“Ciertamente no afecta ser un candidato que no ha declarado sus aspiraciones y dirige su propio súper PAC hasta el momento en el que le entrega la dirección del mismo a sus partidarios políticos más íntimos, cuando anuncia oficialmente su candidatura a la presidencia”, dijo Dave Levinthal del Center for Public Integrity. “El mensaje tácito seguirá siendo más claro que el agua: apóyenme con dinero y que sea mucho dinero”.

Los asesores tanto de Walker como de Bush insisten en que ellos van más allá de la letra de la ley y limitan la comunicación internamente a fin de evitar preguntas cuando oficialmente declaran su candidatura a la presidencia.

Pero eso está siendo recibido con escepticismo.

“Básicamente es la diferencia entre un gerente de béisbol que les envía señales con la mano a sus jugadores y les susurra directamente el mensaje en sus oídos”, dijo Levinthal. “Reciben el mensaje de cualquier manera”.

Incluso después de que se levanta el llamado muro entre la campaña y el súper PAC, a los candidatos presidenciales se les permite asistir a los eventos de recaudación de fondos de los súper PAC; simplemente no pueden pedir dinero de manera explícita.

Los operativos políticos de todos los tipos dicen que eso hace una gran diferencia, porque es más difícil que los donantes le digan que no a un candidato y porque los donantes por lo general son personas acaudaladas y exitosas a quienes les gusta que los halaguen.

No es solo dinero

Los asesores de Bush insisten en que no es solo el deseo de recaudar decenas de millones de dólares inicialmente lo que impulsa su decisión de esperar hasta al menos junio para declarar su candidatura de manera oficial. Señalan que él dejó el cargo público hace casi 10 años, así que a diferencia de los gobernadores y senadores en funciones que se postulan a la presidencia, él no tenía una infraestructura existente que lo respaldara ya sea en cuestiones de política o logística. La fuentes de Bush rápidamente recuerdan que él está construyendo una organización desde cero, lo que requiere tiempo.

Los gobernadores en funciones Walker y Christie, quienes están rodeados por infraestructura, aún tienen un trabajo primario con un papel muy importante: guiar y eventualmente firmar los presupuestos de sus estados.

Tanto en Wisconsin como en Nueva Jersey, los presupuestos deben ser firmados antes de finales de junio, y los asesores de Walker y Christie dicen que es de fundamental importancia no declarar sus candidaturas a la presidencia antes de terminar el presupuesto en casa.

Eso es especialmente cierto en el caso de Walker, quien se convirtió en una figura nacional del Partido Republicano en gran parte debido a su lucha presupuestaria en 2011 relacionada con los sindicatos de Wisconsin.