Muchos padres se distraen con sus teléfonos móviles mientras llevan a sus hijos a un parque, y aunque sienten culpa por ello, les es dificil cumplir con sus obligaciones de padres, según un estudio (Getty Images).

(CNN Español) – Casi la mitad de los padres en EE.UU. que llevan a sus hijos a parques se pasan gran parte del tiempo observando sus teléfonos móviles en vez de ver lo que están haciendo sus hijos, según un nuevo estudio.

Al 44% de los padres se les dificulta poner atención a sus hijos  y aunque ellos sienten culpa, les es muy difícil poder cumplir con lo ideal: centrarse en sus retoños, según el estudio de la Universidad de Washington (UW).

"Las preocupaciones sobre este tema son muy prevalentes y muchas de las personas dicen sentirse culpables sobre sus propios comportamientos", asegura la autora principal del estudio, Alexis Hiniker, estudiante de doctorado de la UW.

Un equipo de investigadoras liderado por Hiniker pasaron varios días observando a padres interactuar con sus hijos en un parque en el norte de Seattle la primavera y el verano pasado.

El estudio —presentado el mes pasado durante una conferencia en Seúl— se centra en cómo muchos de los padres no contestaron cuando sus hijos les pidieron atención, ya que estaban ocupados, pero también ofrece una idea de cómo se sienten los padres con esta distracción.

En 32 ocasiones cuando los investigadores vieron a un niño intentando interrumpir a un adulto que usaba su teléfono, el adulto no respondió en un 56% de los casos. En cambio, en 70 ocasiones cuando el adulto estaba platicando con otro adulto o haciendo otra actividades no relacionadas con su teléfono, sólo el 11% no respondió.

Pero no todos sienten culpa sobre sus hábitos mientras cuidan a sus hijos. Casi el 25% de los entrevistados dijeron que no hay nada malo en ver el correo electrónico y navegar por internet mientras sus hijos juegan.

Según las investigadoras, la mayoría de los padres y niñeras se aburren viendo jugar a los niños. Vieron que estos realizaron llamadas telefónicas en mucho menos ocasiones; en su mayoría se distraían navegando por sus móviles táctiles.

La mayoría de las actividades en móviles incluyen el enviar mensajes de texto a amigos o familia, tomar fotos o enviar correos electrónicos.

Las investigadoras del Departamento de Ingeniería y Diseño Humano de la UW descubrieron que no hay mucha diferencia si se toma en cuenta el género de los padres. Papás y mamás se distraen por igual mientras sus hijos juegan.

Según el estudio, dicha distracción es preocupante, ya que la interacción cara a cara con los niños es la piedra angular del aprendizaje a una corta edad, lo que podría afectar sus habilidades de lenguaje y su capacidad para socializar.