CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

Cibercelebridad china que presumía en redes su riqueza podría pasar 10 años en prisión

Por Katie Hunt

(CNN) — Una de las celebridades de más alto perfil de las redes sociales de China podría enfrentar hasta 10 años en prisión por supuestamente operar una casa ilegal de apuestas, informó la agencia oficial de noticias Xinhua de China.

Guo Meimei, de 23 años de edad, mejor conocida por presumir su riqueza, apariencia y estilo de vida extravagante en Sina Weibo, la versión china de Twitter, fue arrestada el año pasado.

Xinhua dijo que el caso de Guo ha pasado a manos de los fiscales, agregando que según la acusación, Guo y otro sospechoso, Zhao Xiaolai, al parecer organizaron actividades de apuestas en repetidas ocasiones y que deberían ser procesados penalmente.

Si son declarados culpables, los sospechosos podrían ser sentenciados a pasar hasta 10 años en prisión.

En agosto, luego de ser arrestada, hizo una dramática confesión por televisión en la que detallaba una vida de apuestas ilegales y sexo pagado, lo cual se difundió en todos las portadas chinas.

La cuenta Weibo de Guo, la cual tiene casi dos millones de seguidores, muestra imágenes de ella posando en bikini junto a una moto acuática y junto a un Lamborghini.

publicidad

Sus seguidores consideraron las publicaciones poco cuidadosas, por lo que alertaron a la policía sobre sus actividades ilícitas.

Su mala reputación tuvo lugar inicialmente en el 2011 luego de que publicara fotografías de sí misma posando con autos deportivos de lujo y bolsos de diseñador en una cuenta de Weibo, en la que se identificaba como directora general comercial de la Cruz Roja china.

Sus ostentosas fotografías desencadenaron una indignación generalizada en relación a cómo una trabajadora de una organización benéfica podía llevar un estilo extravagante de vida, lo cual dio lugar a una reducción en las donaciones el año siguiente, a pesar de que la Cruz Roja negó cualquier conexión con Guo.