CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

Irlanda, ante un voto histórico sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo

Por Laura Smith-Spark

(CNN)– Irlanda acude este viernes a las urnas para un voto histórico sobre la conveniencia de cambiar su Constitución para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Si se aprueba, Irlanda se convertirá en el primer país del mundo en adoptar el matrimonio entre personas del mismo sexo a través de un referéndum.

En otros países que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo, la decisión fue tomada por el gobierno o los tribunales.

Se les pedirá a los votantes aprobar esta declaración: “El matrimonio puede ser contratado de conformidad con la ley por dos personas, sin distinción de su sexo.”

Si más votantes dicen “sí”, el cambio a la Constitución dará las parejas gays el derecho al matrimonio civil, pero no por la Iglesia.

Al igual que en muchos otros países de todo el mundo, el tema es polarizante. Y el referéndum será una prueba de que en Irlanda, una nación mayoritariamente católica, el pensamiento más liberal prevalece sobre inclinaciones conservadoras, tradicionales.

Las encuestas de opinión en el período previo a la votación sugieren que el “sí” va por delante, pero que la brecha se está reduciendo.

Según una encuesta publicada el domingo en el Sunday Times sobre Comportamiento y actitudes, el 63% de los encuestados apoya el cambio, con el 26% en contra y el 11% de indecisos. Esto representó una caída del 10% en el apoyo a la medida desde marzo.

Otra encuesta publicada la semana pasada en el Irish Times sugirió que el 70% de los votantes estaban a favor de la modificación de la Constitución, y solo el 30% se oponen. La encuesta no incluyó a los que estaban indecisos.

No fue difícil encontrar evidencia de la polarización en las calles de Dublín, en la víspera de la votación.

Daithi Galvin, 40 años y quien se describe a sí mismo como un ateo devoto, dijo a CNN que él votaría sí “porque Irlanda merece ser una comunidad de iguales” en el que “todo el mundo, ya sea sea joven o viejo, negro o blanco, rico o pobre, hombre o mujer, tiene derecho a ser feliz “.

Joanna Jordan, también de Dublín, está en el lado opuesto.

“Yo voy a votar que no, porque en lo que a mí respecta, el matrimonio siempre ha sido entre un hombre y una mujer desde el principio de los tiempos y no hay ninguna razón para cambiarlo”, dijo a CNN. “El matrimonio es, básicamente, para preparar el terreno para que los niños vengan al mundo de la mejor manera posible”.

“Sobre la igualdad del matrimonio civil”

La campaña por el “Sí” se ha articulado en torno al grupo Yes Equality (Sí Igualdad), establecido por grupos a favor de los derechos de los homosexuales, de la sociedad civil y activistas en todo el país.

También cuenta con el apoyo de los partidos políticos de Irlanda.

El derecho a la unión civil para parejas del mismo sexo en Irlanda se introdujo en 2010. Pero en su sitio web, Sí Igualdad sostiene que difiere significativamente del matrimonio en el nivel de reconocimiento y protección que ofrece a las parejas del mismo sexo y sus familias.

El grupo afirma que el derecho al matrimonio civil no representa ninguna amenaza a la libertad religiosa. “El referéndum es sobre la igualdad del matrimonio civil. Las iglesias podrán continuar con las ceremonias religiosas y no será necesaria llevar a cabo ceremonias de boda para parejas del mismo sexo”.

Permitir que las personas gays y lesbianas se casen no tendrá ningún impacto en el matrimonio de cualquier otra persona, dice el grupo.

“Los irlandeses son imparciales, acogedores y seguros. Este referéndum se trata de hacer nuestras leyes reflejan esos valores.”

“Amenaza a la libertad religiosa”

La oposición a la reforma constitucional se organiza en gran parte alrededor de grupos católicos, que centran su mensaje en la protección de la familia tradicional.

Un video producido por uno de estos grupos, Mandate for Marriage (Mandato para el Matrimonio), sostiene que “redefinir el matrimonio” es una amenaza global a la libertad religiosa impulsada por “activistas homosexuales” y que ya fue rechazada por los votantes en otros lugares, incluyendo algunos estados de Estados Unidos.

También plantea que la redefinición del matrimonio es malo para padres e hijos. “Sin excepción, todos los niños criados por una pareja del mismo sexo es negada ya sea de un padre o de una madre,” narra el video.