CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Televisión

David Letterman era amablemente malvado

Por Gilbert Gottfried

Nota del editor: Gilbert Gottfried es un comediante y actor. Síguelo en Twitter @realgilbert. Escucha su podcast, ‘Gilbert Gottfried’s Amazing Colossal Podcast!. Las opiniones expresadas en este texto pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN)– Aparecí en muchas ocasiones en el programa de Letterman cuando él estaba en NBC. Pero no puedo decir que conocía a David Letterman en absoluto. Con Dave, al igual que Conan y Jay, el anfitrión y el invitado no suelen hablar mucho. Después de todo, el anfitrión tiene un programa que hacer.

La primera vez que estuve allí, Paul Shaffer necesitaba música para mi introducción. En ese momento, mis dos fracasos más grandes eran mis temporadas de Saturday Night Live y Thicke of the Night. Paul conocía el tema musical de los dos y los combinó. Me advirtió que la música iba a tomar más tiempo que lo que me iba a tomar caminar hacia el set, y que yo tendría que esperar a que terminara. Le dije que me quedaría allí de pie y que esperaría.

Pero supongo que deberíamos hablar sobre David.

Lo que me gustaba de su estilo era que él era un gruñón adorable.

Recuerdo una vez cuando Sharon Stone llegó a hacerle propaganda a su nueva película. Ella acababa de realizar una sesión de fotos para la portada de Cosmo. Le dijo a David que había llevado su propia “Top 10 Cosmo Girl List” (lista de las 10 mejores chicas Cosmo). Metió la mano en su zapato y sacó un pedazo de papel doblado, lo desdobló y comenzó a leer.

Al principio la audiencia se rió y aplaudió, pero más por cortesía. A medida que continuaba la aburrida lista, esta había agotado su bienvenida. En este punto, David le dijo: “¿Estás segura de que te pusiste el zapato correcto?”

Ella terminó de leer la lista, a lo que Dave sarcásticamente respondió: “Agradezco el esfuerzo. De verdad, de verdad lo agradezco”.

Esto es lo que era tan divertido de Letterman. Siempre sabías que había algo cocinándose por debajo de la superficie. Nunca sabías cuándo te iba a salir con algo malvado o cruel, pero de una manera muy divertida. Esto es lo que te mantenía en ascuas cuando lo veías.

Luego pudimos ver el otro lado de Letterman. Eso ocurrió después del 11/9. El negocio del espectáculo no estaba muy seguro de qué hacer después del ataque terrorista, pero Letterman continuó con su programa. Le habló seriamente a su audiencia y al resto del país. Su voz se quebraba. Era evidente que estaba profundamente afectado, y mostró que debajo de toda esa superficie existía sensibilidad.

Pero la mayor parte del tiempo, me gusta recordarlo por su lado pícaro y malicioso. Como la ocasión en que contó con Sir Alec Guinness como invitado. Él incitó a Sir Alec para que recitara esa “famosa línea de Star Wars”. David continuó presionando. Sir Alec finalmente dijo: “Que la fuerza te acompañe”, y el público se volvió loco.

Y luego, Dave dijo: “Por cierto, esa no era la línea a la que me refería, pero gracias de todos modos”.