A diferencia de los esfuerzos anteriores, esta ley cuenta con sanciones... los infractores se enfrentarán a multas rigurosas (Getty Images).

(CNN) - En la capital de China se lanzó este lunes una nueva y severa prohibición para los fumadores, la que les prohíbe fumar en todas las oficinas, centros comerciales, restaurantes, bares y aeropuertos.

También se requerirá que muchos lugares públicos al aire libre, como áreas que se encuentran afuera de jardines infantiles y hospitales, sean libres de humo.

Los negocios e instituciones que no cumplan con la ley enfrentarán multas hasta de 10.000 yuanes (1.600 dólares) y a los infractores recurrentes se les podría revocar sus licencias.

Bernhard Schwartländer, el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Beijing, dice que es un "avance importante" en el control del tabaco en China, donde se fuman más cigarrillos que en cualquier otro lugar del mundo.

Estas son cinco cosas que debes saber mientras que China lucha contra su "dragón humeante".

Esta no es la primera prohibición

No es la primera vez que Beijing ha intentado abordar su problema con los fumadores... una prohibición anterior que fue lanzada en el 2008 fue ampliamente ignorada. Luego de cerrar las salas para fumadores con gran fanfarria, el aeropuerto silenciosamente las volvió a abrir en sus terminales.

Sin embargo, a diferencia de los esfuerzos anteriores, esta ley cuenta con sanciones... los infractores se enfrentarán a multas rigurosas. Los individuos tendrán que pagar 200 yuanes (32 dólares) —anteriormente era de 10 yuanes (1,60 dólares)— y los negocios se arriesgan a que se les impongan multas hasta de 10.000 yuanes (1.600 dólares).

Cualquiera que infrinja la ley tres veces será mencionado y avergonzado en un sitio web del gobierno.

Schwartländer de la OMS dice que la aplicación efectiva en una ciudad del tamaño de Beijing será una "tarea descomunal", pero esa ley "merece ser considerada como un paso importante en la lucha contra el dragón humeante".

Es popular y barato

China es el hogar de 300 millones de fumadores y unos cuatro millones de ellos viven en Beijing. Más de uno de cada tres cigarrillos del mundo se fuma en China.

Esos cigarrillos son baratos; el precio para una marca popular como Zhongnanhai es de 1,50 dólares. Según el Atlas del Tabaco, el 26% del precio de un paquete de cigarrillos corresponde a impuestos, comparado con el parámetro de la OMS del 75%.

La Corporación Nacional de Tabaco de China fabrica un tercio de los cigarrillos del mundo y es un monopolio estatal responsable de 3,6 millones de agricultores, cuatro millones de vendedores minoristas de tabaco y medio millón de empleados relacionados con el tabaco.

Las autoridades sanitarias han sido, quizás hasta ahora, reacias a enfrentarse a los intereses de una gigantesca industria.

Es peor que la contaminación

Los cielos llenos de smog del norte de China han sido vinculados con 1,2 millones de muertes prematuras por año, pero se puede decir que fumar es un problema de salud mucho más apremiante.

De acuerdo con la OMS, la concentración que existe en la ciudad de partículas menores a 2,5 micrómetros —conocida como PM2.5— a menudo puede alcanzar los 500 o más.

Aunque esto hace parecer pequeña la exposición por debajo de 25 recomendada por la OMS, el humo de tan solo tres cigarrillos que estén siendo fumados en un restaurante puede resultar en un nivel de 600.

"El humo de 20 o más fumadores, lo cual es viable en un bar o un restaurante abarrotado, resultará en un nivel PM2.5 superior a los niveles del gráfico", dice Schwartländer, al escribir en The Lancet.

Los cigarrillos son una moneda social

Fumar es un rompehielos práctico en China, una forma de saludar a alguien y son pocas las interacciones se llevan a cabo con facilidad sin ofrecer un cigarrillo.

Hasta antes de que el presidente Xi Jinping emitiera un edicto en el 2013, era común que los funcionarios del gobierno tuvieran un cigarrillo en la mano mientras llevaban a cabo sus funciones públicas.

El presidente Mao Zedong y el líder supremo Deng Xiaoping fueron fumadores bien conocidos.

Aunque la nuea prohibición limitará la publicidad del tabaco, podría ser ya demasiado tarde para la siguiente generación.

En el 2013, una encuesta de la OMS determinó que entre los niños de cinco a seis años, casi nueve de cada 10 pueden reconocer al menos una marca de cigarrillos y uno de cada cinco espera ser fumador cuando crezca.

Es un hábito de los hombres

Alrededor del 45% de los hombres fuman a diario, según cifras del 2013, en comparación tan solo con el 2,1 % de mujeres; esto significa que las mujeres chinas sufren uno de los índices más altos de exposición al humo de segunda mano a nivel mundial.

Se espera que este ejército de mujeres no fumadoras resulte ser un arma secreta en la aplicación de la nueva prohibición.

En un evento que se llevó a cabo en Beijing el domingo, algunos grupos de estudiantes y mujeres de mayor edad bailaron afuera del estadio olímpico "Nido de Pájaro", el cual estaba cubierto de carteles antitabaquismo.

Sin embargo, nueva información muestra que aunque el índice global de tabaquismo ha disminuido en la última década, ha existido un "incremento significativo" de mujeres fumadoras.