CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

Así es la vida en un centro de inmigrantes en Italia

Por CNN

(CNN) - Miles de inmigrantes han estado huyendo de África, arriesgando sus vidas en el mar, para tener un nuevo comienzo en el sur de Europa.

Sin embargo, muchos de sus barcos no son aptos para hacer el viaje, y los resultados pueden ser mortales.

Pero, ¿qué exactamente les sucede a los inmigrantes que pudieron sobrevivir al viaje?

La serie "Reaching Europe" de la fotógrafa Sofie Amalie Klougart documenta las condiciones que algunos migrantes enfrentan luego de llegar a la costa italiana de Sicilia, en un centro de recepción de migrantes en Pozzallo.

"Hay mucho fotoperiodismo sobre los migrantes que llegan a Europa y sobre las tragedias que ocurren en barcos, pero no hay muchas fotos sobre cómo es la vida en Europa y cómo es el sistema desde adentro", dijo Klougart.

publicidad

Hasta el 9 de junio, la Organización Internacional para la Migración calcula que 102.000 inmigrantes han viajado ilegalmente a Europa por mar este año, y 47.449 migrantes han viajado a Italia entre enero y mayo, lo cual representa leves aumentos frente al mismo período en 2014.

Klougart, quien tomó las fotos en abril, trabajó con la periodista Marie Louise Albers y su documentación fue respaldada por el grupo humanitario Médicos sin Fronteras.

Quienes aparecen en "Reaching Europe" son jóvenes de África Occidental —de países como Mali, Costa de Marfil, Senegal, Gambia, Guinea y Guinea-Bisáu— quienes salieron de sus hogares y se dirigieron a los puertos de Libia, donde emprendieron el peligroso viaje en barco hasta Italia.

Los migrantes dejan sus países de origen por varias razones, entre ellas la guerra y el conflicto, la persecución social o religiosa, y la falta de empleo y oportunidades.

A la larga, lo que "Reaching Europe" revela es que mientras los inmigrantes que Klougart documentó tuvieron la suerte de haber sobrevivido su viaje en el mar, los desafíos que enfrentan no desaparecen una vez llegan a tierra.

Para cuando Klougart y Albers llegaron, los inmigrantes que conocieron ya habían estado en el centro de recepción durante 13 días. No solo cada inmigrante tenía que ponerse la misma ropa que les dieron el día de su llegada durante esos 13 días —más que el tradicional período de cuatro días en este específico centro de recepción temporal— sino que no podían salir en ningún momento durante su estadía.

En este lugar, ellos se sentían bastante felices por el hecho de que hubiera alguien que les pusiera atención y estuviera dispuesto a hablar con ellos.

"Realmente no hay nada que hacer en el centro", dijo Klougart. "Y eso significa que a pesar de que había una pelota de fútbol ahí, no jugaban porque tenían miedo. Y a pesar de que algunos de los inmigrantes por supuesto tienen mucha energía, no pueden usarla".

Klougart señala que muchos de los inmigrantes no tienen energía, y en el lugar encuentran con que tienen problemas para dormir. Ellos parecen estar en un "estado de mareo" durante el día, dijo.

Klougart también vio una "enorme" presencia policial, lo cual ella siente, es parecido a una prisión y podría hacer que los migrantes "sientan que han cometido un delito".

"Había alrededor de 20 policías simplemente observando a los inmigrantes. Pensé que era muy incómodo", dijo Klougart. "Los policías no estaban en la misma habitación, pero, por ejemplo, lo primero que los inmigrantes veían cuando llegaban eran grandes patrullas".

El uso que Kougart le dio a la luz natural a lo largo de "Reaching Europe" sirve para poner a cada una de las personas en el centro de atención, y los transforma de ser considerados no solo como inmigrantes, sino como "seres humanos fuertes".

"¿Por qué no deberíamos tratar a estas personas con el mismo respeto con el que tratamos a las estrellas del pop y a los políticos? Por supuesto, los migrantes también tienen el derecho de ser fotografiados con respeto", dijo Klougart.

"La luz en estas fotos es tan hermosa y ayuda en ese sentido. Ves sus rostros hermosos y luego te das cuenta de qué se trata en realidad, que no es solo fotoperiodismo".

Klougart también señala que si bien su uso de la luz natural fue importante para sus fotografías, la luz del sol probablemente tuvo un significado mayor para los migrantes personalmente.

"Los migrantes a menudo se sentaban en sillas de plástico cerca de un haz de luz del sol que entraba por la ventana", dijo Klougart. "Ellos no habían sentido el sol durante 13 días, y extrañaban la sensación del sol en la piel".

Klougart espera que "Reaching Europe" les permita a las personas alrededor del mundo pensar en las vidas de los inmigrantes y en las contribuciones que pueden hacerse para mejorar las vidas de esos hombres, mujeres y niños que deben arriesgar sus vidas para encontrar un refugio seguro y estable.

Ella y Albers dicen que esperan que a través de su trabajo, puedan mantener el interés del público en los inmigrantes y obligar a las personas y a la Unión Europea a tomar acciones", dijo Klougart. "Porque no podemos esperar a que otro barco se hunda y ver que más personas mueran antes de hacerlo".

Sofie Amalie Klougart es una fotógrafa con sede en Copenhague, Dinamarca. Puedes seguirla en Twitter.