El papa Francisco toca el cristal que protege el Santo Sudario de Turín. (Crédito: ALBERTO PIZZOLI/AFP/Getty Images).

(CNN) – El papa Francisco oró este domingo ante el Santo Sudario de Turín, un manto que se cree fue utilizado para el entierro de Jesucristo.

La tira de tela parece llevar la imagen de un hombre que se parece a las imágenes alusivas de Cristo.

En completo silencio, el papa "sentado frente a la reliquia de Jesús miraba y bajaba la cabeza, en contemplación y oración. Finalmente se persigno, se levantó y camino subiendo los escalones que lo separaban de la misteriosa sábana y tocó el vidrio que la protege", reseñó Radio Vaticano.

"El sudario atrae hacia la cara y el cuerpo martirizado de Jesús y al mismo tiempo nos empuja hacia la cara de los que sufren o son perseguidos injustamente", dijo el papa después en una misa en la Piazza Vittorio.

"Nos empuja en la dirección del regalo que es el amor de Jesús", agregó.

Francisco habla en favor de los derechos de las mujeres

Fue el comienzo de un día ocupado para Francisco en su visita pastoral a la ciudad de Turín, en el norte de Italia.

Más tarde, habló con los trabajadores que se reunieron en Piazzetta Reale.

"Un trabajo no sólo es necesario por razones económicas sino por el ser humano, por su dignidad, su ciudadanía y para la inclusión social", dijo el pontífice.

"La inmigración aumenta la competencia, pero no tenemos la culpa de los migrantes, ya que son víctimas de la desigualdad, de esta economía de usar y tirar y de las guerras.

"Es triste ver el espectáculo de este último período, donde los seres humanos son tratados como mercancías", dijo el Papa.

También habló en apoyo de los derechos de la mujer y contra la discriminación laboral por razones de género.

Santa Sede apoya la autenticidad del sudario

Los científicos están divididos sobre cómo se grabó la imagen en la sábana y si es realmente la mortaja de Cristo.

En 1360, se escuchó por primera vez sobre el Santo Sudario de Turín, según el sitio web de New Advent. Dice que la autenticidad de la Sábana Santa se "da por sentada" por el Vaticano.