Los pasajeros de un Lexus auto-conducido de Google, como el que aparece en la imagen, sufrieron heridas menores en un accidente, cerca de las oficinas centrales de la compañía. (Crédito: Mark Wilson/Getty Images).

(CNNMoney) – El vehículo auto-conducido de Google ha logrado un notable primer accidente –aunque no uno por el que estuviera ansioso–, el primero con lesiones.

Afortunadamente, según la compañía, las heridas fueron menores. Y Google insiste en que, de la misma manera que todos los demás accidentes en su programa para el vehículo auto-conducido, la culpa fue de los humanos, no del vehículo sin conductor.

En una publicación de blog, Chris Urmson, el encargado del programa de vehículos auto-conducidos, escribió que el 1 de julio, el Lexus sin conductor de Google fue detenido en una intersección cerca de las instalaciones de Mountain View de la compañía.

La luz del semáforo estaba en verde, pero la congestión del tránsito provocó que el vehículo de Google, y los dos frente a él, no pudieran pasar la intersección sin bloquearla, escribió. Pero el conductor de un cuarto vehículo no se percató de que el tránsito se había detenido, solamente vio la luz verde del semáforo y se estrelló contra la parte trasera del vehículo de Google a una velocidad de 27,36 kilómetros por hora, sin frenar.

"Desde el inicio de nuestro proyecto en el 2009, en 14 ocasiones nos han chocado otros conductores (entre ellos 11 en la parte trasera), y ni una sola vez el vehículo auto-conducido ha sido el causante de la colisión", escribió.

"En su lugar, es evidente que la causa es el error humano y la distracción. Consideraremos todo esto como una señal de que estamos comenzando a compararnos favorablemente con los conductores humanos".

El Lexus fue uno de los 23 modelos híbridos RX450h que Google equipó con tecnología de auto-conducción, tal como el radar y las cámaras que permiten que los vehículos se conduzcan solos.

También hay 25 prototipos de vehículos compactos que Google ha construido de su propio diseño, aun cuando solamente dos de ellos están actualmente en la calle.

Todos los vehículos son propiedad de Google y están siendo probados por empleados de la compañía. Y mientras que los vehículos se conducen solos, las leyes de tránsito requieren que un conductor se siente detrás del timón en todo momento y que esté preparado para tomar el control si fuera necesario.

Según se informó, un par de vehículos auto-conducidos de Google y del fabricante de repuestos para autos, Delphi, casi chocan en una calle cerca de las oficinas centrales de Google el mes pasado, pero ambos autos se las ingeniaron para evitar impactar el uno contra el otro en el último momento.

Urmson escribió que en el accidente más reciente, las personas en ambos vehículos estaban bien, excepto por un "traumatismo cervical" menor.

El vehículo de Google sufrió tan solo raspones en su defensa trasera. Al vehículo que impactó contra el de Google se le cayó la defensa.

Según Urmson, el accidente fue tan leve que no hubo reporte policial.

Eso no es inusual. Un estudio de la Oficina Nacional para la Seguridad en las Autopistas (NHTSA, por sus siglas en inglés) en el que se examinó la información del 2010, se determinó que el 60% de los accidentes en los que solo existen daños materiales y el 24% de todos los accidentes en los que hay lesionados no son reportados a la policía, y que la mayoría de accidentes en los que hay lesionados involucran solamente lesiones menores.

Los vehículos auto-conducidos de Google ahora recorren aproximadamente 16.093 kilómetros al mes, o aproximadamente la cantidad de tiempo que conduce un conductor normal estadounidense en un año. Los vehículos han conducido solo un poco más de 1,6 millones de kilómetros en el modo de auto-conducción, y 1,3 millones de kilómetros con un conductor en el control.