Nota del editor: Les Abend es capitán de un Boeing 777 para una aerolínea importante y tiene 30 años de experiencia de vuelo. También es analista de aviación para CNN y colaborador principal para la revista Flying. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente las del autor.

(CNN) – Las mejoras en la tecnología láser han creado beneficios científicos para muchas industrias. De hecho, la comunidad de la aviación se ha beneficiado de la llegada del giroscopio de anillo láser como la base para la instrumentación de la cabina y los sistemas de automatización.

Sin embargo, los láseres también están siendo utilizados como herramientas destructivas en contra de las aerolíneas.

Ya sea que se trate de intenciones malvadas o simplemente de una irresponsabilidad insensata, apuntar un láser a la cabina de un avión que está en funcionamiento equivale a intento de asesinato.

Independientemente de las especificaciones en la ley federal, se trata de un acto criminal. Es así de simple. ¿Por qué?

El apuntador láser rojo promedio, que no tiene nada en particular, el cual se utiliza para presentaciones y en entornos educativos tiene muy poca potencia. A menos que lo apunten al ojo durante un tiempo prolongado, no es probable que ocurran daños.

Sin embargo, los láseres verdes son una historia diferente. La mayoría de los láseres verdes generan un haz de una potencia mucho mayor.

Estos son los tipos de láseres vinculados con los incidentes que han sido reportados por aviones comerciales, como los 11 casos de pilotos que vieron láseres el miércoles por la noche en las cercanías del Aeropuerto Internacional de Newark.

Los láseres de alta potencia pueden ocasionar ceguera temporal, puntos negros, desorientación y daño permanente a la retina.

No es necesario decir que esto puede resultar problemático para los miembros de la tripulación involucrados en controlar el avión durante una fase importante del vuelo como el acercamiento a un aeropuerto.

Un láser puede crear una breve explosión de luz que encandila dentro de una cabina que ya está oscura cuando opera de noche.

Afortunadamente, a estos eventos con láseres no se les ha atribuido ser la causa de ningún accidente o incidentes serios a bordo de un avión. Lo más probable es que esto se deba a que solo un piloto se vio afectado o a que el ataque solo crea un problema de visión rápido y temporal.

Los pilotos de aviones no tienen un procedimiento específico para los ataques con láser, sino utilizan el sentido común. Una vez se reconozca la situación, es mejor enfocarse en la instrumentación de la cabina y evitar ver hacia afuera.

Si un piloto se ve afectado, la solución sencilla es entregarle los controles al piloto que no ha sido afectado. En el evento poco común de que todos los miembros de la tripulación se vean afectados, asegurarse de que el piloto automático esté conectado mantendrá el control del avión hasta que se restablezca la visión normal.

Extraoficialmente, la mayoría de estos incidentes con láseres parecen originarse de una persona irresponsable que no tiene idea de los posibles peligros, y no se originan de una fuente nefaria que tiene la intención de ocasionar daños.

Como un mensaje a los tipos irresponsables, por favor consideren el potencial no solo de que haya circunstancias devastadoras, sino el hecho de que tales acciones con un láser podrían poner en riesgo la carrera de un piloto de avión. Los ojos de un piloto de avión son su medio de subsistencia.

Quizá llegó el momento de empezar a regular las ventas de láseres al igual que las pistolas.

A partir de cierto nivel de poder, deberían exigir un registro y revisión de antecedentes. Y ser acusado de un delito menor específico por su uso está bien, pero quizá una mejor disuasión sería considerarlo simplemente como intento de asesinato.