CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

El cáncer ha perdido hoy una batalla con Carter, ‘El Cigala’ y el amor

Por Camilo Egaña

Nota del editor: Camilo Egaña es el conductor de Encuentro. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

(CNN Español) — El cáncer se ha topado en las últimas horas con la horma de su zapato: en Atlanta el expresidente Jimmy Carter ha dicho sonriente que está listo para cualquier cosa tras anunciar que el cáncer se ha extendido a su cerebro.

En Los Ángeles, Diego “El Cigala” le dedica a Amparo, su compañera de toda la vida, un concierto. Se enteró de su muerte 45 minutos antes de salir al escenario y, como artista grande y bueno que es, salió al ruedo y ha hecho lo que pedía Cacho Castaña en el tango “Garganta con arena“, que él mismo canta como nadie:

Canta,
la gente está aplaudiendo,
y aunque te estés muriendo
no conocen tu dolor.

Cuenta el diario español El País que “El Cigala” llegó a duras penas al camerino, en pijama y con una frase que repetía como un karma desactivado: “Qué barbaridad, qué barbaridad”.

Y dice el periódico que durante el concierto no mostró un ápice de sensiblería. Eso sí, terminó con “Gracias a la vida”.

Hace un par de meses conocí a Diego en Punta Cana. Los de CNN fuimos a grabar un especial para el programa Encuentro y terminamos con un amigo nuevo que, además, es amigo de varios artistas cubanos que son como de mi familia.

Y en aquella entrevista, “El Cigala” dijo de Amparo cosas tan bellas que, al menos por un instante, el cáncer tuvo que recular ante un hombre que ama de ese modo a una mujer.

Jimmy Carter, demócrata que gobernó Estados Unidos entre 1977 y 1981, ha dicho que tras saber lo que se le venía encima, su preocupación mayor era no decirle nada a Rosalynn, su esposa  hasta que no tuviera al menos una certeza.

Ese escamoteo, ese secretismo, tiene que haber sido tremendo para un hombre cuya mujer le acompaña desde hace 67 años.

Carter, como “El Cigala”, le ha dado una buena paliza al cáncer; para empezar le han despojado de ese tufillo cursi y amedrentador que le acompaña. Cada uno lo ha hecho a su estilo. El gitano, cantando; el político, hablando con ese acento sureño que le va a resultando a uno cada vez más familiar y… querido. Pero los dos lo han hecho celebrando a los que más quieren. El cáncer ha perdido hoy una batalla.